Triple presencia de protagonistas en una nueva cita con los “Encuentros Digitales” del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca bajo el denominador común de la Sierra del Segura. Nuestras instalaciones han contado con la presencia del Gerente del Hotel Felipe II de Ayna, ; del Gerente de S.T. Sapin, Pablo Campillo; y del Director de Márketing de la empresa de productos lácteos ecológicos El cantero de Letur. Cada uno de ellos nos ha explicado la incidencia de sus distintos ámbitos de actuación en el desarrollo rural de la zona de la mano del Turismo, coincidiendo los tres en lo vital que es la sinergia de los diferentes colectivos implicados en este sector a la hora de lograr un mayor reconocimiento y una mayor diferenciación de cara a los visitantes.

Nuestros tres invitados han destacado que, la ingente creación de plazas hosteleras de los últimos años ha originado un excedente tras el que, ahora (y por esa enorme oferta), resulta fundamental para los distintos negocios y establecimientos la búsqueda de un valor añadido: cada vez menos los turistas se conforman únicamente con el alojamiento y cada vez más demandan, sobre todo, lugares que ofrezcan actividades diversas que completen su estancia y disfrute en los parajes de la Sierra del Segura.

En este sentido, el Director de Márketing de El cantero de Letur, ha destacado la proliferación de un tipo de público cada vez más atraído por lo que podría venirse a denominar “turismo industrial” (y es que, por ejemplo, la Quesería de El cantero de Letur goza de fieles adeptos que convierten su paso por ella en casi una tradición, aprovechando también para adquirir algunos de sus productos recién elaborados de manera ecológica).

Tanto León Molina como Juan Carlos Tébar y Pablo Campillo han destacado que, ahora mismo, “la Sierra está preciosa” tras las abundantes lluvias de este último año. Zonas de por sí muy conocidas (como las Lagunas de Ruidera) y otras que lo son menos, pero de igual o mayor belleza, están suponiendo un auténtico tirón entre el público. No en vano, Pablo Campillo (Gerente de S.T. Spain) incide en que, últimamente, son muchas las demandas que les llegan por parte de personas interesadas en visitar lugares “que tengan agua, que permitan la posibilidad de realizar actividades acuáticas y darse un baño con toda la familia en plena naturaleza”, (algo que tanto León Molina como Juan Carlos Tébar han respaldado como una de las grandes bazas a defender y ofrecer por parte de quienes se dedican al sector turístico de la zona tan propicia a esto como es la Sierra del Segura).

Igualmente, han ratificado el cambio que ha supuesto el uso de las denominadas Redes Sociales y de las nuevas tecnologías de la comunicación en este mercado: “prácticamente nadie, antes de hacer un viaje o ir a un determinado sitio, deja de consultar todo lo que pueda al respecto a través de Internet, (buscar valoraciones, comentarios, posibles actividades…)”, asegura el Director de Márketing de El cantero de Letur. En este sentido, Juan Carlos Tébar añadía que sí existe diferencia entre aquéllos que entienden su negocio turístico como una empresa y, como tal, la trabajan para hacerla crecer y mejorar, y aquéllos que lo tienen como “algo secundario”, fruto de alguna propiedad que poseen y que han acondicionado para alquilarla eventualmente a visitantes.

También el Gerente del Hotel Felipe II de Ayna ha explicado que, en su estrecha vinculación con el movimiento asociativo de la zona a nivel de Turismo, se está trabajando por crear un tejido de empresas que, desde distintos sectores, contribuyen a la dinamización y la búsqueda de nuevos clientes, fomentando la idea de crear un núcleo potente de “Turismo de Interior” junto a otras zonas punteras dentro del país (como Castilla y León), para ser una alternativa a la altura (a nivel de seguimiento) del “Turismo de Costa”, cuyos establecimientos se distribuirían también en categorías de estrellas (en este caso, verdes) hasta un máximo de cinco.

Tanto Juan Carlos como Pablo y León han mostrado la fortaleza que, a nivel de recursos, tiene la Sierra del Segura con todo un potencial aún por explotar de cara a un concepto de Turismo total (subrayando, por ejemplo, sus grandes cualidades para diversas prácticas deportivas y, cómo no, su alto nivel gastronómico a través de la cocina serrana de toda la vida, con productos de primera calidad y platos que se convierten en el referente de muchos turistas que no los olvidan.

Hotel Felipe II de Ayna

Este hotel mítico del municipio albaceteño de Ayna (“la Suiza Manchega”, tal y como muchos la conocen después de que un antiguo Alcalde de la localidad la calificase de esa manera por su contraste con la llanura que la rodea), se inauguró en 1982 tras la apuesta (difícil y decidida) que, por aquel entonces, realizó el padre del actual Gerente Juan Carlos Tébar.

Se trata de un hotel rural con una excelente relación calidad-precio que, además de un gran alojamiento con todo tipo de servicios, busca ese valor añadido antes mencionado ofertando especialidades gastronómicas de la zona y diversas actividades (desde excursiones a otros pueblos de la Sierra, a senderismo, rutas a caballo, rafting y, cómo no, algo de lo más habitual en la zona: escalada).

En parejas, familias o grupos, el Hotel Felipe II de Ayna siempre tiene la respuesta en un entorno natural único y digno de ser admirado.

S.T.Spain

Special Tourism Spain S.L. es una empresa de reciente creación (apenas un año) especializada en un turismo especial que aúna, como nadie, lo más tradicional con lo más innovador. S.T.Spain ofrece viajes turísticos tradicionales, pero adaptados a las demandas de los clientes en todo aquello que estos requieran. Por ejemplo, ponen a nuestra disposición tours especializados en distintas temáticas (como Historia, Arte, Gastronomía, incluso más festivas y populares o más orientadas al descanso). También adaptan cualquier viaje a la edad y condiciones físicas de los pasajeros (incluidas todo tipo de discapacidades).

S.T.Spain también ofrece a sus clientes una variante de viajes totalmente novedosa (de cuya marca son propietarios): los PSICOTOUR y los SENSITOUR. Un Psicotour es un viaje básicamente turístico pero diseñado especial y conjuntamente entre personal profesional del mundo del turismo y de la psicología. Está destinado a todas las personas, que desean añadir un gran valor a su viaje de turismo o descanso.

En el Psicotour todos los factores presentes en un viaje, como los paisajes, la desconexión del entorno habitual, el contacto con nuevas personas, pueblos o ciudades, el hotel, las propias visitas turísticas y tantos otros son especialmente elegidos. Supone una actuación psicológica continuada durante todo el viaje (que puede ser más intensa en determinados momentos con la realización de dinámicas específicas de asistencia voluntaria coordinadas por el psicólogo). Special Tourism Spain, como pionera del Psicotour y propietaria de su marca, y con la colaboración del , lanza este nuevo producto que añade un nuevo valor a los viajes turísticos habituales (pudiendo elegirse entre distintas modalidades: antiestrés, inteligencia emocional, duelo, familiar, Psicología positiva, Existencial, de pareja, comunicación interpersonal, jubilación y adaptación a una enfermedad).

Por su parte, un Sensitour es un circuito turístico especial en el que se potencian determinados efectos sensitivos a lo largo de la ruta. Es un “circuito de sensaciones” del que todos podemos disfrutar. Están especialmente diseñados para que las personas con determinadas carencias sensoriales, incluidas visuales, también puedan disfrutar de un intenso circuito turístico.

Además, S.T.Spain también pone a disposición de sus clientes viajes totalmente personalizados y circuitos especiales diseñados para quienes deseen un turismo de alto nivel cultural o sociológico (para lo que la empresa dispone de un equipo constituido por profesionales propios y colaboradores específicamente formados para cada actividad desarrollada, incluyendo la especialización en turismo, historia, arte, psicología, asistencia en minusvalías, etc.

El Cantero de Letur

Se trata de una empresa que nació en 1989 de la mano de Francisco Cuervo (el primero que, en aquellos tiempos, comenzó a hablar de agricultura ecológica). Su visión por aquel entonces fue “crear vida y trabajo, de modo que la salud, tanto de las tierras como de los animales, y de las personas que trabajan en ella, y de las que consuman sus productos se vea favorecida”. Se trata, por tanto, de una empresa que nace desde presupuestos ecológicos, preocupada por el medio ambiente y por el desarrollo rural (espíritu que, hoy día, continúa Pablo Cuervo -hijo de Francisco Cuervo- y su equipo de trabajo).

En 1995, se convirtió en la primera empresa productora de yogur de cabra ecológico del país. Hoy por hoy, sus productos son seguidos con fidelidad por más personas y El Cantero de Letur es una marca muy conocida (y reconocida) dentro del sector de productos lácteos de agricultura ecológica, valorada por su extraordinaria calidad.

En 1999, la empresa se instaló en una nueva fábrica que permitió mejorar mucho la calidad y la seguridad alimentaria. En la actualidad El Cantero de Letur significa 22 empleos directos y 7 ganaderías que dependen directamente de su actividad.

En El Cantero de Letur fabrican productos naturales, libres de aditivos y contaminantes; mantienen el máximo rigor en las normas (aplicando, de modo voluntario, las certificaciones más exigentes en materia de seguridad alimentaria a nivel europeo); velan por el bienestar animal; promueven el desarrollo rural; mantienen un compromiso social; respetan la naturaleza y se implican en la Cooperación al Desarrollo (dedicando parte de sus beneficios a proyectos de desarrollo internacional que gestionan directamente de modo autónomo o en colaboración con organizaciones en las que se integran).

Sus productos (también disponibles on line a través de su página web www.elcanterodeletur.com) son leche (de vaca, oveja y cabra; pasteurizada y semidesnatada, en envases de cristal de un litro); queso (de vaca, oveja, cabra y mezcla oveja-cabra en varios formatos); yogur (de leche de vaca, oveja y cabra, en cristal o cartón reciclable y varios tamaños); Kéfir (de vaca y cabra, en envases de cristal de varios tamaños); batidos (de sabores tradicionales: canela y limón, vainilla y cacao; de sabores funcionales: té verde, bergamota, nuez, miel con jalea real. Todos a partir de leche de vaca semidesnatada ecológica); postres (lácteos: arroz con leche, flan de queso y natillas; de soja: natillas de vainilla y de chocolate) y mermeladas ecológicas (de fresa, mora, frambuesa, arándanos, frutos del bosque y naranja, en envases de cristal).

Como pueden comprobar sólo con este pequeño aperitivo por escrito de lo que ha sido nuestro programa, se trata de tres empresas punteras y dignas de nuestro reconocimiento en sus respectivos ámbitos. Les invitamos a conocerlas mejor a través de esta entrevista que les mostramos a través del vídeo que acompaña a este texto.