Estas obras tienen un plazo de ejecución de dos meses, según ha informado el Ayuntamiento toledano en nota de prensa. En una primera fase se prevé que las restricciones de tráfico sean mínimas, tan sólo las necesarias para la carga y descarga del material de la obra.

En las intervenciones también se sustituirán los árboles existentes, que datan de los años 60, por cinco almeces adultos con una distribución que “garantice su desarrollo y crecimiento” para alcanzar así una cobertura óptima en la plaza, que quedará de esta manera “con una especie única, muy arraigada en la ciudad”. La intervención incorporará una protección de los alcorques para evitar el encharcamiento al objeto de proteger las raíces de los árboles.

El proyecto de la plaza de Zocodover plantea una mejora de la accesibilidad, del pavimento y del mobiliario urbano y contará con un presupuesto de 96.000 euros y un plazo de ejecución de dos meses.

A este proyecto se suma la iluminación de la plaza de Zocodover, en concreto de la fachada de la Delegación del Gobierno, con un presupuesto de más de 230.000 euros que ha llevado a cabo la empresa toledana . Un proyecto, este último, que está contemplado en el Plan de Inversiones con cargo al superávit 2016, gracias a “la gestión responsable de los recursos económicos municipales que practica el equipo de Gobierno de ”.

El inicio de las obras se acordó el pasado mes de noviembre en un encuentro mantenido por concejales del equipo de con responsables del Consorcio de la ciudad de Toledo, personal técnico, representantes de la , la Toledana (Fedeto) y empresarios del Casco Histórico.