La Asociación de Mujeres por la Igualdad y la Asociación Cultural Juvenil han explicado a Europa Press que esta idea surge “estando en el solano” —como denominan al momento en que varias mujeres se reúnen a las puertas de una casa del pueblo a coser—, cuando se percataron de que el toldo que protege la plaza para las fiestas “estaba para renovar”.

Fijándose en otras ideas de toldos hechos con ganchillo con bolsas recicladas decidieron ponerse manos a la obra “todas las que se juntan en el solano” con el objetivo de confeccionar un “toldo nuevo e original”.

Unas 10 personas participan en esta actividad —la mayoría mujeres pero también se suma algún hombre— y la mitad se encargan de cortar las bolsas y otras, con agujas de ganchillo e hilo, se ocupan de coser el ovillo.

Además del enfoque sostenible, estas mujeres se plantean este reto para contribuir con las fiestas del pueblo de la segunda semana de agosto, cuya población, que no sobrepasa el medio centenar de habitantes, se incrementa en estas fechas. “Las fiestas las organizamos nosotros, y esto es una manera más de colaborar”, señalan desde este colectivo.

Confían además que esta idea pueda servir de ejemplo a otras pedanías de la zona y estiman que en un año podría estar listo el toldo para la plaza.