formato y, muy probablemente, pertenecieran a la serie que los especialistas vienen denominando como ‘apostolado Arteche’, apellido del anticuario madrileño en cuyo comercio estuvieron a principios del siglo XX. Tras su venta se dispersaron, pero a pesar de ello hoy se conoce el paradero de al menos ocho, e indicios de alguno más. Son lienzos verticales de pequeño tamaño, en torno a los 26 centímetros de ancho por 36 centímetros de alto, ha informado el museo en nota de prensa.

Pertenecen a una colección privada de , y han sido depositados en el Museo temporalmente, para el conocimiento y disfrute de sus visitantes, ha informado el Museo en un comunicado.

En el Inventario realizado en 1614 por Jorge Manuel Theotocopuli a la muerte de su padre, se anotan “doze cabezas de apostoles con su christo”, sin especificar medidas, así como otras cabezas de apóstoles sin concretar. En el realizado igualmente por él en 1621, en el que se anotan de nuevo muchas de las obras pintadas por su padre o por el taller de ambos, se vuelve a hacer mención de “treze quadros de negro con los doze apóstoles i cristo, de tres cuartas de alto y dos tercias de ancho”, esto es, aproximadamente de 63 x 56 centímetros, por lo que no pueden corresponder con el apostolado al que pertenecieron los cuadros que presentamos.

Sin embargo, sí hace mención, en su conocida obra El Greco, de 1908, a un apostolado de pequeño formato procedente de y vendido por el anticuario , al que debieron pertenecer, casi con toda seguridad, las dos piezas que ahora se presentan. También hacen referencia a esta serie autores como Camón Aznar, Wethey o Gudiol.

Para este último, estas piezas serían bocetos-modelo de pequeño tamaño que darían inicio a las distintas series pintadas por el Greco y su taller, y los fecha hacia 1603-1608. Para otros autores son algo posteriores. En cualquier caso, ahora habrá dos de ellos en el Museo del Greco a disposición de los especialistas y del público interesado en su conocimiento y valoración.