La organización ecologista ha explicado en nota de prensa que el problema surgió cuando el Ayuntamiento de Hontanar decidió aprobar el expediente de contratación para pavimentar un tramo de este camino, señalando que para esta obra y para el arreglo de una calle del pueblo, el Consistorio recibió una ayuda conjunta de 21.997 euros.

Ecologistas ha detallado que las obras del camino se llevan a cabo “produciendo un gran impacto paisajístico, ya que el asfaltado se produce en un tramo en una ladera visible desde kilómetros a la redonda, a la par se genera un impacto en el uso público de este camino, destinado a labores agrícolas y a actividades recreativas, como el senderismo y la bicicleta”.

“A esta obra se le añade posteriormente el arreglo de dos tramos del mismo camino y que, según fuentes del Ayuntamiento, podrían haber sido subvencionadas por la Diputación de Toledo”, ha continuado.

A juicio de Ecologistas en Acción, resulta “lamentable que con ayudas públicas, máxime cuando algunas de ellas van dirigidas a la mejor conservación y uso público del entorno del Parque Nacional de Cabañeros, se hagan obras sin criterio medioambiental”, motivo por el que el equipo jurídico de la organización ecologista se ha puesto a trabajar “con vistas a denunciar los hechos por su impacto ambiental y a reclamar la devolución de las ayudas recibidas si se comprueban las irregularidades que presuntamente podría haber cometido el ayuntamiento en la tramitación de las mismas”.

“De entrada, Ecologistas en Acción solicita a las administraciones actuantes, Ayuntamiento, Organismo Autónomo de Parques Nacionales, Dirección General de Política Forestal de Castilla-La Mancha y Diputación de Toledo que informen de los trámites de autorización y de concesión de ayudas a los que ha sido sometida la obra y que se certifique si se ha cumplido con toda la legalidad y con todos los requerimientos ambientales que son exigibles”, ha pedido Ecologistas.

Además, la asociación se ha hecho eco de una recogida de firmas digital en la que se está reclamando que las administraciones no den subvenciones para deteriorar los espacios naturales, asegurando que ya se han recogido “más de 550 firmas”.