En declaraciones a Europa Press, una de las vecinas de Cebolla ha explicado que la tormenta ha comenzado al mediodía en plena celebración de las fiestas patronales, y el agua ha llegado a superar los dos metros de altura, aunque lo peor ha llegado con la acumulación en varios puntos del barro y la suciedad del arroyo que la riada ha arrastrado al centro del municipio.

De hecho, ha asegurado que se ha inundado la zona del campo de fútbol, el consultorio médico, la farmacia, numerosas viviendas e incluso ha llegado a saltar hasta la carretera.

A consecuencia de ello, también hay algunos vecinos que están incomunicados en sus propias viviendas pues algunos de los vehículos que ha arrastrado la riada “están empotrados en los accesos a las casas”. Algunos de los vehículos son los remolques de los feriantes que habían acudido a las fiestas de Cebolla.

En la zona están trabajando efectivos de Bomberos, y , así como operarios municipales y los propios vecinos que se han sumado a las labores de limpieza.