La época estival se vive en numerosos pueblos de la provincia de con un aliciente para todos sus vecinos y vecinas como son las fiestas patronales que concitan durante unos días a un numeroso público en torno a las actividades y actos que se celebran en los municipios.

Uno de estos pueblos es Camarenilla, que del 26 al 29 de julio celebra sus fiestas patronales en honor de la Virgen del Rosario y que hoy ha contado con la visita del presidente de la Diputación de Toledo, , quien ha querido acompañar a los vecinos y vecinas de este pequeño pueblo toledano en el cierre de sus festejos.

Álvaro Gutiérrez asistía, junto al alcalde, José Manuel de Miguel, a la misa celebrada esta mañana para rendir homenaje a su patrona, la Virgen del Rosario, cuya imagen ocupaba un lugar preferente en la parroquia que lleva su nombre durante el acto religioso.

Aprovechaba el presidente de la Diputación de Toledo para felicitar las fiestas a todos los camarenilleros y camarenilleras reconociendo su implicación y participación en los festejos, así como al alcalde y a su equipo de Gobierno por mantener las tradiciones en su localidad y por el esfuerzo en la programación de las fiestas de la Virgen del Rosario que, como es habitual en estos últimos años, se ha diseñado para pequeños y grandes.

Si hay algo que tiene tanta importancia como mantener las tradiciones es que los ciudadanos se vean involucrados en sus fiestas y puedan participar todo ellos en las actividades organizadas por el Ayuntamiento, como es el caso de Camarenilla.

Además de la misa, Gutiérrez también compartió el refresco que el Ayuntamiento ha ofrecido este mediodía a todos los asistentes en la Plaza de España.

También quisieron estar presentes en los actos festivos los alcaldes de las localidades de Huecas y de Arcicóllar, Julio Sánchez y Julio César Agudo, respectivamente, así como concejales de ambas corporaciones municipales.

225 aniversario de la pila bautismal del siglo XIV

Aprovechando su visita a Camarenilla, el alcalde informó a Álvaro Gutiérrez de un proyecto que quiere llevar a cabo el próximo año en el que se cumple el 225 aniversario de la llegada a la localidad de la pila bautismal del siglo XV que alberga la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Virgen del Rosario.

Una magnífica pila bautismal en barro cocido vidriado en blanco y verde, con adornos góticos del siglo XV, procedente de la iglesia de y que fue donada por el cardenal Lorenzana en 1794 a la localidad, donde ha permanecido hasta nuestros días.

Una joya que en 2019 cumplirá 225 años de su donación a la localidad, efeméride que José Manuel de Miguel y su equipo de Gobierno quiere poner en valor y conmemorarlo de una forma especial que en estos momentos están diseñando.

Álvaro Gutiérrez tuvo ocasión de contemplar y admirar esta bella pieza religiosa que con tanto orgullo han conservado los camarenilleros y camarenilleras durante más de dos siglos y que es uno de los tesoros del municipio.

El presidente felicitó al alcalde por su iniciativa de celebrar esos 225 años desde que el cardenal Cisneros donó la pila bautismal a Camerenilla considerando interesante y acertado hacerlo.