‘Cartel de lujo’ en el plató de La Cerca, el 8 de marzo, que quiere rendir merecido homenaje a una familia de toreros, de apellidos ilustres, y que son toda una referencia en su tierra, Albacete.

El director del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca, , arranca este ‘El Toro: Cultura, Historia y Tradición’ haciendo un recorrido por la biografía torera de cada uno de nuestros tres protagonistas, comenzando por Sebastián Cortés (del que se pueden visionar vídeos e imágenes durante el programa que nos relatan su trayectoria desde que tomara la alternativa en ).

‘El pellizco’ y la elegancia de Sebastián Cortés

Podrán rememorar también, por ejemplo un curioso audiovisual del NO-DO que es, sin duda, una auténtica joya con el sello del torero de Albacete. “Los toreros gitanos tienen un pellizco especial” afirma Manuel Lozano al visionar esas imágenes, destacando la elegancia de Sebastián; “eso se tiene o no se tiene…”, señala Manuel de Paz, refiriéndose también a momentos concretos de esas imágenes que se tiene oportunidad de ir comentando por ellos durante esta tertulia.

“A Sebastián lo quitó un toro, porque los toros matan y hieren y te dan todo o te lo quitan; si no le llega a pasar lo que le pasó en la Corrida de Asprona, estaríamos hablando de alguien más que extraordinario (por los condicionantes que él atesoraba); él tenía valor (a pesar de ser gitano) y tenía torería; a Sebastián le han tocado la música con el capote en siendo novillero, y eso es algo histórico”, dice de Sebastián su hermano, Manuel de Paz.

Actualmente, Sebastián Cortés sigue siendo director de la “hasta que me jubile”, señala.

Manuel de Paz: “Me comprometo a brindarme para torear el Festival de El Cotolengo del año que viene…”

En segundo lugar, comienza en el programa el recorrido por la trayectoria de ‘Manuel de Paz’ (Manuel Cortés Amador, hermano de Sebastián Cortés, que cuenta que eligió como apellido taurino ‘de Paz’ en honor al nombre de su ), y que arranca en Munera, lugar en el que tomó la alternativa. “Yo de los tres, soy el peor”, sonríe; “es el más diferente, y eso lo hace especial” apunta Antón.

“Sebastián ha sido torero de toreros; Antón ha sido un torero largo, ha tenido el valor de los payos con ese ‘algo’ que tenemos los gitanos; yo he sido el peor de todos pero he sabido transmitir mucho… he sido ‘el torero del pueblo’ y conmigo la gente ha pasado miedo igual que yo y disfrutaba igual que yo…”, añade Manuel de Paz.

Antón Cortés (hijo de Sebastián y sobrino de Manuel) dice viendo esas imágenes que siente orgullo y que, al fin y al cabo, su padre y su tío son “el tronco” del que él mismo viene. Cuando yo era niño mi padre estaba ya retirado; mi tío no, y siempre digo y lo diré: no había torero que entrenara más que él pero, claro, tenía una limitación…”, a lo que De Paz apostilla: “no tenía valor”, sonríen.

Hipotetizando sobre una posible vuelta a los ruedos de Manuel de Paz que le plantea Manuel Lozano Serna, el torero se compromete a brindarse para torear el Festival de El Cotolengo del año que viene (y asegura que volvería a los ruedos para festivales y, eso sí, advertido con tiempo para poder prepararse convenientemente); “los toreros somos toreros toda la vida”, indica.

En tercer lugar, el programa se detiene en el recorrido taurino de Antón Cortés Vargas, desde su alternativa en en 2002 con como padrino. “Creo que soy un hombre afortunado en mi profesión porque es verdad que desde muy niño me empezaron a ir las cosas bastante bien; el mismo año de mi alternativa, la confirmo en y en México, y eso es algo que poca gente puede decir… para mí América ha sido muy importante, me han tratado muy bien y he disfrutado mucho allí; sobre todo la Plaza de México es increíble, una experiencia preciosa”, pasos que incluso le llevaron también a Estados Unidos, donde asegura que fue “por defender la tauromaquia, por reivindicar mi profesión”.

Antón Cortés: “No me quiero separar totalmente del toro sin que yo me vuelva a vestir de torero ¿cuándo? no lo sé, pero espero que pronto

También tuvo oportunidad de confirmar en otra Plaza especial: La Maestranza de Sevilla; de sus silencios recuerda que “hay unos que son muy desagradables en tardes en las que las cosas no salen como uno quiere; y otros, que son los silencios del público expectante, que son increíbles para un torero”.

Durante el programa se tiene la oportunidad de visionar y comentar la gran faena que Antón Cortés realizó en Las Ventas el 12 de mayo de 2004, (incluida en una publicación entre las cien mejores que se han visto en el coso taurino), cuando brindó los toros a los (entonces) príncipes de España. “Ese día salí a morir a la Plaza, me daba igual; no tenía nada que perder y todo por ganar; me dieron el premio de triunfador de la Feria a mí (sin salir a hombros) y de la mejor faena” recuerda, mientras comenta ese cenit de la faena, con la mano izquierda.

Ahora lleva cinco años “apartado, no retirado” de los toros, decisión que tomó cuando tenía 32 años, y asegura que nunca ha dejado de sentir el respeto y el cariño de sus compañeros. “Lo que es lamentable es que, teniendo la edad que tiene y la torería que tiene, esté aquí…”, lamenta su tío; “decidí apartarme porque una mañana miré el vestido y sentí rechazo; ahora sí que siento ya que lo echo de menos; no me quiero separar totalmente del toro sin que yo me vuelva a vestir de torero ¿cuándo? no lo sé, pero espero que pronto”, explica Antón.

Si lo desean, les invitamos a visionar al completo este programa taurino dedicado a la estirpe de toreros Cortés-Amador. Pueden hacerlo a través del vídeo que acompaña a este adelanto por escrito del mismo.