“Habrá un II Congreso de Gastronomía en Albacete”

Con el objetivo de evaluar y analizar la gastronomía castellano-manchega, su evolución y futuro, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Albacete (APEO) celebró durante los días 27, 28 y 29 de octubre el I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha en el albaceteño Palacio de Congresos y Exposiciones.

Un evento que contó con las ponencias de 30 de los mejores cocineros del panorama gastronómico actual y más de 700 congresistas acreditados.

Verdaderas clases magistrales acompañadas de demostraciones al pie del fogón, a las que debemos sumar todas las actividades que giraron en torno a este Congreso, como por ejemplo las catas de vino, de aceites, quesos, cafés, espumosos o cervezas, así como las demostraciones de corte de jamón de bellota. Además, se abrieron mesas de debate sobre las escuelas de hostelería, la crítica gastronómica, la repostería o los productos regionales.

Con el objetivo de acercar toda la actualidad acontecida en este I Congreso gastronómico, a través de Internet, el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca llevó a cabo un seguimiento especial, contando para ello con un stand propio, durante los tres días que duró el evento, por el que pasaron las figuras más importantes del panorama gastronómico actual de nuestro país.

Técnica, elegancia y respeto a las raíces

El I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha comenzaba su andadura con una ponencia de excepción impartida por el Premio Nacional de Gastronomía 2009, Dani García, en la que además de su clase magistral se incluía una demostración con los tomates como protagonistas, haciendo especial hincapié en todo aquello que hay detrás de un buen plato, en lo que a Alta Cocina se refiere. Con tan sólo 33 años, Dani García esta considerado como el mejor cocinero andaluz de todos los tiempos por su técnica, elegancia y respeto a las raíces.

Según explicaba, recibir el Premio Nacional de Gastronomía de este año ha supuesto para él todo un orgullo y una gran satisfacción, sin embargo “lo importante no es sólo el premio, sino seguir trabajando y mejorando día tras día, porque lo más importante para mí es que el cliente se quede satisfecho”.

En lo que respecta a su técnica, Dani García señalaba que el objetivo es combinar “un tipo de cocina de corte popular a nivel gustativo con uno de corte moderno a nivel técnico y conceptual, presentando platos que a priori te produzcan una sensación de belleza al tiempo que son reconocibles y deliciosos en el paladar”.

El cocinero andaluz recordaba los motivos que le llevaron a dar sus primeros pasos en el mundo de los fogones, sin poder imaginar jamás que alcanzaría las cotas de éxito que ha logrado en la actualidad. “Me gustaba la cocina, pero con 14 años nunca me planteé ser cocinero”, añadía.

Tras formarse en la Escuela de Hostelería de Málaga, Dani García ha ido ganando protagonismo dentro de este mundo hasta conseguir el Premio Nacional de Gastronomía 2009, en merecido reconocimiento a su trayectoria imparable como maestro de la cocina.

En su opinión, la crisis económica se está dejando notar con mayor fuerza en los establecimientos gastronómicos de tipo medio, ya que en los de elevado poder adquisitivo o de precio popular a penas se están notando los efectos negativos de esta coyuntura económica.

En lo que respecta al I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha, Dani García señalaba que “iniciativas novedosas de este tipo son necesarias en tiempos de crisis, sobre todo porque enriquecen tanto a los cocineros que venimos de fuera como a los de dentro”.

Dani García se refería además a la gastronomía castellano-manchega destacando algunos de nuestros platos más típicos. “Es muy diferente a la cocina andaluza, pero tiene muchas similitudes con la gastronomía de interior de Andalucía”, añadía.

Si hablamos de futuro, el Premio Nacional de Gastronomía 2009 sostiene que “caminamos hacia una gastronomía más dinámica, moderna, accesible, de bajo coste, en la que el lujo esté al alcance de todos”.

El más bohemio de los chefs españoles

Como no podía ser de otro modo, el I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha contó con la presencia de uno de los mejores y más bohemios chefs del panorama nacional: Manuel de la Osa. Propietario del tan afamado restaurante “Las Rejas” en Las Pedroñeras (Cuenca), Manuel de la Osa destaca por platos tan emblemáticos como la sopa fría de ajos.

Reconocido en dos ocasiones como el mejor cocinero del año, en 1997 y 2004, cuenta en su haber con una estrella Michelín.

Manuel de la Osa ha destacado la sencillez como la base de su técnica. “Las cosas hechas desde el corazón”, añadía. Todo ello aderezado con un guiño a la cultura popular sin hacer un uso excesivo de las nuevas técnicas. “Me interesa hacer cosas muy sencillas”, apuntaba.

Cocinero de gran prestigio, es además pequeño productor de productos típicos de nuestra tierra como los ajos, la trufa, el queso y el vino, así como diversos cultivos ecológicos, entre otros.

Manuel de la Osa destacaba las grandezas de la gastronomía castellano-manchega, haciendo especial hincapé en los productos y materias primas que conforman nuestra seña de identidad.

En relación al papel tan importante que desempeña la industria agroalimentaria dentro de la economía castellano-manchega, siendo uno de los sectores más estratégicos de la región, Manuel de la Osa hacía referencia a la “enorme despensa” que existe en C-LM, con importantes Denominaciones de Origen y materias primas de gran calidad. En su opinión, “no tenemos nada que envidiar a las gastronomías de otras comunidades autónomas”.

Desde niño siempre había sentido un interés especial por el mundo de la cocina, sin embargo Manuel de la Osa jamás imaginó que llegaría tan alto, y menos aún que conseguiría una estrella Michelín con su restaurante Las Rejas en Las Pedroñeras (Cuenca).

Barreda: “Es necesario contar con una gastronomía de calidad para potenciar el turismo de C-LM”

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, valoraba positivamente la celebración de un evento de estas características al considerar que es el escenario ideal para poner en valor uno de los sectores más estratégicos de la economía castellano-manchega como es la industria agroalimentaria. “La gastronomía tiene una gran importancia y la tendrá más aún, al estar relacionada con uno de los sectores más importantes de la región como es el turismo de interior. La gente recuerda de un viaje lo que ha comido y dónde lo ha comido”, añadía.

Durante la entrevista concedida a La Cerca Televisión, Barreda señalaba que es necesario contar con una gastronomía de calidad y referencia, como es la castellano-manchega, así como con buenas comunicaciones para conseguir incrementar el éxito de nuestro turismo. En este sentido señalaba que “cada vez estamos mejor comunicados con el resto de España y por eso tenemos mayor recorrido para acoger a un gran número de visitantes”.

Barreda hacía referencia a la tradición gastronómica de Castilla-La Mancha, así como a los ingredientes y materias primas de primera calidad que existen en la región y que conforman nuestra seña de identidad, destacando la profesionalidad de los cocineros de nuestra tierra que actualizan de un modo magistral los platos tradicionales.

El presidente de Castilla-La Mancha auguraba un futuro “muy positivo” a la industria agroalimentaria de nuestra región. “Exportamos nuestros productos con éxito, sobre todo los vinos, donde no sólo somos los que más vino tenemos, sino los que mejores caldos estamos haciendo”, añadía.

“Somos lo que comemos”

Santi Santamaría está considerado como uno de los mejores chefs de España, avalado por siete estrellas Michelín. La última la ha conseguido precisamente en nuestra tierra, en el restaurante Tierra, en el Hotel Valdepalacios en Torrico (Toledo), donde dirige la cocina.

Proclamado defensor a ultranza de la cocina tradicional basada en nuestras raíces y elaborada con productos locales de temporada, Santamaría es crítico con los excesos y extravagancias de la cocina de los últimos años al considerar que “somos lo que comemos”.

La cocina comenzó siendo un hobby para Santamaría, quien recurría a ella para huir de la situación social y política en la que vivía y con la que no estaba de acuerdo. Una pasión que compaginaba con su trabajo como dibujante técnico y sus estudios en la Escuela Industrial, hasta que un día decidió cambiar el lapiz por los fogones.

Santi Santamaría cuenta en la actualidad con varios restaurantes en nuestro país. Can Fabes y Evo, en Barcelona, Sant Celoni en Madrid, y en nuestra región dirige la cocina de Tierra, en el Hotel Valdepalacios en Torrico (Toledo), donde ha conseguido la última de las siete estrellas Michelín que posee. Merecidísimos reconocimientos gastronómicos que demuestran una vez más que Santamaría es uno de los mejores chefs de España.

En su opinión, Castilla-La Mancha es una comunidad de acogida y se siente orgulloso de participar en la restauración de élite de calidad a favor de un turismo que ha denominado “tranquilo” por desarrollar un trabajo que “va más allá de la técnica gastronómica”.

Santi Santamaría considera que la gastronomía debe componerse de tres elementos fundamentales, combinados a la perfección entre sí, como son materias primas de calidad, técnicas adecuadas para realzar los productos elaborados y un profundo respeto a los principios esenciales de la hostelería clásica. En lo que respecta a las materias primas por excelencia de la gastronomía castellano-manchega, el afamado cocinero destacaba por encima de todas el azafrán, así como los productos de caza y el vino de nuestra tierra.

Defensor a ultranza de la gastronomía tradicional que respeta las raíces, y voz crítica contra los excesos y extravagancias de la cocina de los últimos años, Santamaría considera que “el camino hacia la muerte es un camino de responsabilidad y, en función de lo que ponemos en un plato, estamos diciendo qué tipo de sociedad queremos, por lo que si pongo petróleo y plástico en un plato, estoy diciendo que quiero una cocina artifical y de laboratorio.

Un gran antídoto contra la crisis y la burbuja gastronómica es la vuelta al placer de cocinar y comprar productos frescos. Valores que no deberíamos relegar a la gran industria”, apuntaba el gran maestro de la cocina española.

El destacado cocinero ha mostrado además un especial interés por la tradición cuchillera que existe en Albacete, destacando la producción de navajas y cuchillos.

Un elemento, en su opinión, imprescindible a la hora de otorgar calidad a la mesa. Según apuntaba, dentro de la alta restauración, “todas las mesas de España deberían contar con cuchillos de Albacete”. Entre los proyectos de futuro, Santamaría anunciaba que en la primavera de 2010 abrirá un nuevo restaurante en Singapur.

Presente y futuro del vino

El I Congreso gastronómico de C-LM contó con la presencia de importantes bodegueros de la región como Carlos Falcó, Víctor de la Serna, Francisco Uribes, Manuel Manzaneque, o Manuel Lorenzo, entre otros.

En materia vinícola, la Universidad de Castilla-La Mancha una vez más marca la diferencia con el resto de universidades españolas con la programación de unos cursos de análisis de catas de vino, con sus correspondientes créditos académicos. El objetivo: fomentar entre los universitarios el conocimiento del sector vitivinícola. “Una iniciativa pionera que será todo un éxito y seguramente exportable a otras comunidades autónomas”, según apuntaba el director del IVICAM, el Instituto de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha, Alipio Lara.

Lara se ha referido a las últimas novedades de la Fundación Castilla-La Mancha Tierra de Viñedos señalando que ya se han tomado algunas decisiones importantes, entre las que destaca la elección de la figura de nuestro Don Quijote como estandarte de su eslogan.

Además, según apuntaba, han presentado a la OCM del vino uno de los proyectos más importantes de España con el fin de promocionar los vinos de nuestra tierra en países como China, Estados Unidos, Japón o Alemania.

Vinos de la España de Don Quijote que vienen a mejorar la exportación en tiempos de crisis, llevando los caldos castellano-manchegos fuera de nuestras fronteras, solucionando así en parte el problema de comercialización existente. Según apuntaba el director gerente de la bodega Los Aljibes, Manuel Lorenzo, “el mercado español del vino está complicado y el 70% de la producción se vende al exterior”.

Alimenta regresa con éxito al calendario ferial de la mano del I Congreso de Gastronomía de C-LM

Una de las novedades de este I Congreso gastronómico es que se celebró compartiendo tiempo y espacio con la XIII edición de la Feria Alimenta.

Un evento que tradicionalmente se venía celebrando en el IFAB y que cambió su ubicación para complementarse con el I Congreso de Gastronomía y garantizar un elevado índice de asistencia y participación, después de de-saparecer del calendario ferial durante un año.

Finalmente, los resultados han dado la razón a la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Albacete, ya que esta última edición de Alimenta ha contado con 30 expositores, 250 marcas y cerca de 3.600 asistentes, poniendo de manifiesto el grado de importancia que este sector tiene en la provincia de Albacete.

Según han manifestado los expositores, el 75% han visto cumplidos sus objetivos, mientras que un 80% quiere repetir la experiencia con esta misma fórmula, es decir, englobándose dentro del Congreso de Gastronomía.

Entre los eventos organizados destaca la celebración de la final del Concurso Provincial de Tapas o el Rincón del Gin-Tonic, así como las degustaciones y exhibiciones que, de manera permanente, llevaban a cabo los diferentes expositores.

En total se repartieron 3.000 tapas y 2.500 pucheros entre los asistentes, lo que demuestra el elevado volumen de participación registrado entre ambos eventos.

“Es una obligación hacer una viticultura sostenible”

Carlos Falcó ha sido uno de los invitados de excepción del I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha, participando en una mesa redonda sobre vinos de Pago y ofreciendo una ponencia. A pesar del momento actual de crisis económica, el Marqués de Griñón augura un futuro brillante a los vinos de Pago porque “dan una imagen de altísima calidad a cualquier región”.

El Presidente de la Real Academia Española de Gastronomía, Rafael Ansón, describe al Marqués de Griñón como un gran conocedor del vino, bodeguero, viajero infatigable y gourmet.

Como presidente de la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha y vicepresidente de la Real Academia Española de Gastronomía, Carlos Falcó destacaba la importancia de la celebración de un evento de estas características en Albacete.

En su opinión, “esta región tiene mucho que ofrecer al contar con unas materias primas extraordinarias, por lo que promocionar esta riqueza a través de iniciativas de este tipo es fundamental”.

El Marqués de Griñón considera que debe existir “armonía” entre vinos y platos, caminando siempre de la mano la gastronomía y la viticultura para conseguir resultados excelentes. “El vino forma parte de la gastronomía en un país de cultura mediterránea como el nuestro”, añadía.

Carlos Falcó está considerado como uno de los precursores de la modernización de la viticultura y el vino en España, productor de algunos de los mejores caldos del país avalados por la crítica internacional. En 1974 introdujo las variedades de uva cabernet sauvignon que, posteriormente, se extendió a la chardonnay, petit verdot y syrah.

En 1989 construyó una bodega en Malpica de Tajo, a 50 kilómetros de Toledo, donde se encuentra su finca Valdepusa, dentro del Dominio del mismo nombre, para procesar el fruto de las 50 hectáreas de viñedo plantadas.

Se trata del primer viñedo de España en utilizar sistemas de viticultura sostenible mediante el uso de espalderas en Lira y Smart-Dyson, pionero en la aplicación del riego por goteo.

Carlos Falcó reconoce el extraordinario honor que ha supuesto para él que el Dominio de Valdepusa, la finca toledana donde plantó su primer viñedo, haya sido el primer vino de Pago que actualmente tiene reconocido en España el título oficial de Denominación de Origen (D.O.).

En este sentido, el Marqués de Griñón destacaba las ventajas que supone utilizar estos sistemas frente a otros métodos señalando que “permite producir mejor calidad por hectárea de un modo más eficaz para sacar rendimientos más altos, pudiendo mecanizar estos viñedos”. Algo fundamental para la supervivencia de este sector, teniendo en cuenta que los costes de la mano de obra cada vez son más altos.

En su opinión, “es una obligación para cualquier viticultor hacer una viticultura sostenible”.

Según explicaba, si se utiliza agua de riego, es necesario minimizar este aporte para utilizar el agua justa a la hora de regar el viñedo.

Para conseguir estos objetivos, en su finca Valdepusa están utilizando una tecnología pionera que permite medir el estrés hídrico de la viña. “Con muy poca agua se pueden conseguir resultados excepcionales”, señalaba.

Carlos Falcó cuenta con un nuevo viñedo en el que no se utiliza ningún producto químico. Si fuera necesario recurrir a ellos, el Marqués de Griñón sostiene que debe hacerse de un modo responsable, minimizando las cantidades.

Entre los principales problemas del sector del vino, Carlos Falcó considera que es necesario impulsar la comercialización de nuestros vinos con mayor fuerza dentro de nuestro país, ya que en la actualidad el volumen de exportación es mucho mayor. “Nosotros estamos en 43 paises y dos de cada tres de nuestras botellas están saliendo fuera de España”, enfatiza.

Para que los vinos de Castilla-La Mancha tengan una mayor presencia tanto dentro como fuera de nuestras fronteras “hay que salir a vender”. En definitiva, la calidad de los vinos debe ir unida a una buena campaña de marketing.

Carlos Falcó, además de impulsor de la modernización de la viticultura, es uno de los mejores embajadores de nuestra tierra, paseando el nombre de Castilla-La Mancha por todos los rincones de la mano de unos caldos de calidad que poseen el título oficial de Denominación de Origen.

El Marqués de Griñón se ha referido además a la nueva OCM del vino señalando que “abre nuevas posibilidades a la hora de promocionar los vinos europeos fuera de la Unión Europea”.

Carlos Falcó recordaba sus primeros pasos en el mundo del vino. Unos comienzos que no fueron fáciles, con multas por parte del gobierno, pero que no le impidieron seguir luchando por sus sueños. Según explicaba el Marqués de Griñón, “yo utilizaba el riego por goteo que había visto en Israel para aumentar la calidad de la viña, pero hasta que no tuve el aval de muchas personas y críticos, los diferentes gobiernos no me apoyaron. Una circunstancia que cambió cuando C-LM consiguió la autonomía”, añadía.

El Palacio de Congresos y Exposiciones y el Hotel Beatriz caminan de la mano por la senda del éxito

El gerente del Palacio de Congresos y Exposiciones de Albacete, Dionisio Gómez, y el director gerente del Hotel Beatriz, José Manuel Fernández, han destacado la importancia de celebrar un evento innovador y pionero en nuestra ciudad como es el I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha, compartiendo espacio y tiempo con la Feria Alimenta, en su XIII edición.

Una combinación excelente que viene a reforzar las relaciones profesionales de nuestro sector agroalimentario, con un nivel de participación que ha superado con creces las previsiones iniciales.

Según apuntaba Dionisio Gómez, una de las carencias que presentaba el Palacio de Congresos desde un principio ha sido la falta de alojamiento próximo al edificio para los asistentes a los diferentes congresos y eventos organizados. Un problema que se ha visto solucionado gracias a la apertura del Hotel Beatriz. Un hotel “moderno, majestuoso, acogedor y cálido” que contribuye positivamente a la hora de vender la imagen de Albacete a los visitantes. Según apuntaba el director gerente del Hotel Beatriz, José Manuel Fernández, “el objetivo no es sólo generar alojamiento, sino también otorgar un valor añadido a la ciudad de Albacete, ofreciendo a los clientes la posibilidad de conocer nuestra gastronomía, comercio, cultura y turismo”. El Hotel Beatriz y el Palacio de Congresos y Exposiciones se ubican en una zona estratégica del Polígono Industrial de Campollano, compartiendo espacio con más de 600 empresas y 12.000 trabajadores, actuando como nexo de unión entre el empresariado y la ciudad de Albacete.

Medalla de Oro al Mérito Turístico Gastronómico

Amante de la cocina saludable, Adolfo Muñoz participaba en el I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha celebrado en Albacete, centrando su clase magistral en la salud, los costos y las formas de elaborar ciertos platos de un modo más delicioso.

Adolfo Muñoz comenzó a trabajar a los 17 años como pinche de cocina en el restaurante Don Quijote. Desde ese momento hasta la actualidad, la trayectoria que ha recorrido este cocinero de renombre constituye una permanente lección de profesionalidad y superación.

Motivos no le faltan a Adolfo Muñoz para haberse convertido en una referencia inevitable cuando se habla de la mejor cocina de nuestra región.

En la actualidad cuenta con tres restaurantes en Toledo bajo los nombres de “Adolfo”, “La Perdiz” y “Adolfo Colección”, además de un magnífico cigarral “Santa María”, que lo sitúan en la cima de la gastronomía castellano-manchega.

Una cocina mediterránea, sencilla y saludable, de sólidas raíces tradicionales, son sin dudas las mejores señas de identidad de Adolfo Muñoz. “El mensaje que quiero transmitir es que cualquier materia prima se puede cocinar de un modo saludable”, añadía.

El objetivo que persigue cuando se pone delante de los fogones no es otro que llevar a los platos el menor colesterol posible.

Entre los motivos que le han llevado a decantarse por una cocina saludable, Adolfo Muñoz señalaba que “debemos de protegernos nosotros mismos e intentar comer mejor cada día. Si entendemos que el alimento que necesitamos es justo, podemos comer de todo sin abusar de nada, permitiendonos algún exceso un día determinado pero no todos”.

En definitiva, para Adolfo Muñoz, “la cocina no es para llenarte, sino para degustarla”. Hace casi dos meses, el Consejo de Ministros decidió conceder a Adolfo Muñoz la Medalla de Oro al Mérito Turístico Gastronómico.

Un galardón que ha recibido con gran orgullo y satisfacción y que sin duda le anima a seguir trabajando en la misma línea. “Esta medalla va dedicada a mi mujer y mis hijos”, añadía.

En su etapa como bodeguero, Adolfo Muñoz destaca por ser el propietario de uno de los cuatro vinos urbanos que existen en el mundo.

Ubicado en Toledo, bajo el nombre de Pago del Ama, ha sido merecedor de 94 puntos sobre 100 por el acreditado Robert Parker. Un vino que, según señalaba, “le gusta a todas las mujeres que lo han probado”.

Adolfo Muñoz valoraba muy positivamente la celebración de este I Congreso de Gastronomía regional señalando que se trata de una iniciativa novedosa y pionera, con ponentes de primera calidad, en la que “todos debemos colaborar en beneficio del futuro de nuestra tierra”.

Este cocinero toledano se caracteriza por ser un excelente embajador de la región, llevando la gastronomía castellano-manchega hasta los fogones nacionales e internacionales más prestigiosos. Para muchos es todavía más importante el que haya conseguido acabar con los complejos de nuestra cocina modernizándola y renovándola.

El cocinero destacaba su fructífera etapa en Japón donde abrió dos restaurantes, en Tokio y Yokohama, con un claro carácter español.

Ruiz Santos: “Nuestra provincia tiene un peso muy importante dentro del sector agroalimentario”

El presidente de la Diputación provincial de Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos, destacaba el caracter novedoso y pionero del I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha celebrado de manera simultánea a la XIII edición de la Feria Alimenta.

Después de desaparecer del calendario ferial del IFAB, Alimenta regresaba con más fuerza que nunca complementando de un modo magistral este I Congreso gastronómico. Ruiz Santos explicaba que el objetivo principal de esta Feria es reivindicar el sector a medio plazo.

En lo que respecta a nuestra provincia, el presidente de la Diputación de Albacete destacaba la calidad de las materias primas y productos de primera calidad de nuestra tierra. En su opinión, “la provincia tiene un peso importante en el sector agroalimentario y de servicios”.

En relación a la crisis que está afectando a todos los sectores económicos del país, Ruiz Santos sostiene que se está dejando notar con menos fuerza en el sector agroalimentario de la región. Según explicaba, “nuestra industria agroalimentaria está asentada sobre una tradición agraria potente que ha sabido transformar esos productos y conseguir referencias de calidad a nivel gastronómico”. En este sentido, destacaba la excelente labor que está desarrollando el Instituto Técnico Agronómico Provincial, ITAP, dependiente de la Diputación de Albacete, a la hora de transformar el conocimiento y aplicarlo al mundo agrario y ganadero. Investigaciones centradas en el cereal, la ganadería y la agricultura, sobre todo en los cultivos leñosos, ponen en valor el papel desempeñado por el ITAP a favor de las explotaciones agrarias y ganaderas de la provincia durante los últimos 30 años. “Gracias al ITAP, la Diputación se convierte en una institución dinámica”, añadía.

Visita del mejor pastelero de España al Congreso

Formado en Francia, profundo conocedor del patrimonio goloso europeo y amante de la estética japonesa, el pastelero alicantino, Paco Torreblanca, es un erudito que maneja a la perfección los conceptos y la técnica, convirtiéndose en autor de creaciones que merecen ser catalogadas como únicas.

El I Congreso de Gastronomía de Castilla-La Mancha puede presumir de la categoría de todos sus ponentes, siendo la figura de Paco Torreblanca una de las más esperadas.

Torreblanca valoraba muy positivamente esta iniciativa señalando que “me parece una quijotada extraordinaria, porque hay que ser muy valientes para poner en marcha una propuesta innovadora de estas características y de gran nivel en tiempos de crisis”.

En la actualidad, está considerado de un modo indiscutible como el maestro de la pastelería en España y, para muchos otros, se trata incluso del mejor pastelero del mundo. A pesar de ello, el pastelero alicantino nunca ha dejado de tener los pies sobre la tierra. “El éxito es efímero y nunca podemos olvidar nuestras raíces ni lo que somos”, añadía.

Paco Torreblanca señalaba que “soy pastelero accidental y no vocacional” al descubrir en Francia por casualidad esta profesión que tanto ama y admira.

Paco Torreblanca ha dejado patente su amor por los viajes, destacando su inquietud por conocer la cultura gastronómica, y más concretamente la pastelera, de otros países. “Lo invisible es la visión del que no ve”, según apuntaba. Torreblanca señalaba que resulta curioso comprobar en sus viajes cómo entre culturas tan diferentes existen tantos paralelismos. “Cada vez intento ser más observador porque la mezcla de culturas permite hacer cosas extraordinarias”, añadía.

Paco Torreblanca sostiene que “nunca debemos olvidar nuestras raíces ni los productos tradicionales”. Unas materias primas que, en su opinión, podemos “ponerlas al día”, minimizando las raciones y haciéndolas más ligeras con diseños espectaculares.

En relación a su técnica, el mejor pastelero del mundo señalaba que se basa en el rigor, la disciplina y la investigación. En su opinión, lo más importante de toda creación debe ser el sabor, señalando que “incluso sacrificaría la estética en un postre antes que el sabor, aunque si todo va unido, encontramos el conjunto perfecto”. En definitiva, Paco Torreblanca busca “felicidad y satisfacción” para sus clientes. Como director de la Escuela Europea de Pastelería y Gastronomía, creada hace 12 años, Paco Torreblanca destacaba el caracter internacional de las clases que se imparten, con contratos firmados con Escuelas en EEUU, Francia, Italia y Japón. “El balance ha sido muy positivo porque estamos dejando una línea de trabajo y de pensamiento importante”, apuntaba.

Artífice de la tarta de boda de los Príncipes de Asturias, tiene su centro de gravitación en Elda (Alicante) donde se encuentra su confitería llamada “Totel”. Desde esta localidad alicantina viaja habitualmente a Estados Unidos, Japón, Sudamérica, Italia, y Francia, entre otros muchos países, transmitiendo su sabiduría y enseñanzas, al igual que hace en su Escuela, por la que han pasado ya cientos de jóvenes procedentes de grandes restaurantes.

Su obra ha influido decisivamente en la Alta Cocina moderna. Los chefs admiran su forma de ser, su ética y su generosidad, ya que Torreblanca siempre ha compartido didácticamente todos los conocimientos que ha acumulado a lo largo de su trayectoria, intachable y reconocida por todos.

Para muchos, Paco Torreblanca es el mago indiscutible del chocolate, elaborando desde bombones de autor hasta las especialidades más sofisticadas.

Entre sus logros cabe destacar que ha inventado fórmulas revolucionarias con la mantequilla tostada, de cuatro especias a la sal, de regaliz, de piña colada, de vainilla, de coco y canela, de azafrán y de pailletté, entre otras.

Amante de la lectura, Paco Torreblanca cuenta en su biblioteca personal con más de 8.000 libros y conoce a la perfección las claves de la pastelería castellano-manchega, la cual admira. “Jamás hablo de un producto sino lo he probado antes”, añadía.

Artista de la perfección, su carrera es un cúmulo de premios, medallas y reconocimientos, desde Mejor Pastelero Artesano de España, en 1988, hasta Mejor Maestro Pastelero de Europa, en 1990. Además, su libro “Paco Torreblanca” recibió en 2003 el premio “Mejor Libro de Postres del Mundo” entregado por Gourmand World Cookbook Awards.

Entre los proyectos de futuro del maestro de la reposteria, Paco Torreblanca, destaca la publicación de un nuevo libro a medio plazo, así como la apertura de nuevas tiendas en diferentes puntos del mundo.