Asegura que haber sido elegido como Pregonero de la Feria de Albacete 2015 ha sido para él “una sorpresa muy agradable que supone darme una dignidad, quizá para mí inmerecida, pero para mí es un honor representar al Ayuntamiento en este caso para hablar a los ciudadanos de la Feria y de sus ‘bondades’; trataré de ser breve pero intenso, al final hay que hablar de la Feria de uno mismo, porque es la de cada uno lo que hace que sea tan extraordinaria y tan única”.

Es José Francisco Roldán, el ‘archiconocido’ Comisario Jefe del Cuerpo Nacional de Policía en Albacete y que tiene, entre sus muchas facetas y aficiones, la de escribir también con un sello muy personal (tal cual ejerce su labor profesional).

Nos cuenta que fue este pasado viernes (7 de agosto) cuando desde el Grupo Municipal de Ciudadanos (encargado, este año, de la elección de Pregonero) se pusieron en contacto con él para notificárselo y que, acto seguido, le llamó también el alcalde para confirmarle su respaldo a esa elección que el protagonista recibió “encantado” y que este mismo domingo (9 de agosto) se divulgaba a través de los diferentes medios de comunicación.

Nos confiesa que para él “es una responsabilidad tremenda, un reto” del que quiere estar a la altura. En varias ocasiones ha ejercido de pregonero de distintos barrios de Albacete así como de la Semana Santa, pero “esto ya es como pasar al ‘número uno’ del escalafón de pregoneros… por eso quiero no defraudar las expectativas y hacer un pregón como debe ser”.

Al hilo de esto, Roldán recuerda el último pregón, el que Arcos emitió el pasado 2014 desde el balcón del antiguo Ayuntamiento de Albacete; “fue un discurso muy entrañable, muy de su familia, de sus vivencias… y creo que es lo que debe ser; la figura de aquel pregonero que anunciaba lo que iba a ocurrir o los que se había preparado para la Feria no tiene ya sentido (porque están los medios de comunicación, los folletos y programas, las informaciones…), ahora lo que toca es pregonar las muchas cosas buenas que tiene esta Feria que es extraordinaria, muy original, y que merece la pena conocer; si tiene algún eco lo que yo diga desde esos micrófonos, mucho mejor; yo estado en muchos lugares de España en donde siempre he hecho de Pregonero, y todos somos en cierto modo ‘pregoneros’ de Albacete, yo soy uno más”, comenta.

El Comisario nos confiesa, cuando le preguntamos si le sorprendió la llamada del alcalde para confirmarle la noticia, que “ya no me sorprende casi nada porque me he considerado siempre de la ciudad, mi labor profesional ha sido algo que me ha impuesto mi obligación, pero mi devoción ha sido la de participar todo lo que he podido desde la Policía en las actividades de la ciudad; y yo he estado siempre dispuesto a todo, he participado en muchas cosas y querido que seamos parte de la sociedad a la que servimos, siempre he defendido (incluso tolerando a veces críticas) que el contacto con los ciudadanos es esencial y fundamental para la Policía, y dentro de esa dinámica de participación y de colaboración he entrado a veces en unos ‘jardines’ que a alguien sorprenderían (como ver a un policía en un acto hablando sobre literatura o leyendo sus sonetos…), creo que me veo como parte de la ciudad, como uno más, y también puede influir la edad”.

José Francisco Roldán es consciente de que sobre la Feria puede decir mucho, de hecho, afirma no tener tiempo en el pregón para hablar de todas esas cosas y pueblan sus recuerdos desde la infancia; avanza que “a los abuelos nos gusta mucho contar historietas… a los jóvenes porque no las saben y, a los mayores, porque les van a recordar detalles de cómo era la Feria y de cómo la vivíamos muchos hace cincuenta años desde la perspectiva de la gente humilde; recordaré esas Ferias de cuando yo era niño y adolescente y también diré lo que pienso de la Feria y de cómo la he vivido y la vivo como policía y como particular (sabes que yo tengo doble personalidad y que, para mí la Feria eran, como mínimo, dos turnos al día: el de tardes con los niños disfrutando de las atracciones, y de noche trabajando ya sea de uniforme o de paisano, ‘peleando’ con esa minoría que tenemos siempre dispuesta a no dejar que los demás seamos felices en la Feria)”, sonríe.

Pone en valor que, afortunadamente, en lo profesional todo ha ido muy bien cada Feria y afirma que “hemos tenido unos años estupendos y esperemos que éste se repita porque hay mucha gente que se sorprende cuando ve a tantísimas personas moviéndose en un espacio reducido de terreno y, sin embargo, al día siguiente, las noticias hablan de tranquilidad; esos pequeños ‘conatos de incendio’ que en materia de seguridad se producen, conseguimos ‘pagarlos’ muy pronto porque hay una especie de ‘bomberos’ vestidos de policías que van ‘sofocando pequeños fuegos’ y que no pasen a mayores… el alcohol sabes que a unas horas determinadas trastorna y puede ocasionar problemas en al ámbito de la seguridad y la tranquilidad en la Feria”.

Asegura que para él el ‘pregón perfecto’ es el que se basa en los sentimientos y, al hilo de esto (y cuando le preguntamos si tiene alguno favorito de los que han ido emitiendo a lo largo de los años) Roldán afirma que ha escuchado bastantes “y algunos he preferido no escucharlos”, y confiesa que como referencia siempre toma el último, “y el último va en ese sentido: Arcos hizo un pregón sobre sus referencias de la Feria; también como el de Ginés -Meléndez- cuando dio el suyo… tenemos unas edades en las que ya tenemos que ir remontándonos hacia atrás, y a mucha gente le agrada eso…”.

Entre ‘historieta’ a ‘historieta’ (como él las llama), Roldán nos habla de algunos de esos recuerdos que puede que queden plasmados en ese futuro pregón que protagonizará; aquellas mujeres que vendían tragos de agua de sus botijos a las puertas del Ferial; cómo un ‘apretón de manos’ sellaba (de forma ‘sagrada’) ‘contratos’ en la compra-venta de ganado en La Cuerda; cómo los interesados en comprar inspeccionaban bien los dientes de la mula que pretendían adquirir… Ferias pasadas que han dado forma a la Feria presente y a las futuras.

El Comisario Roldán recuerda que “la delincuencia y la picaresca siempre han ido de la mano, también en Feria; siempre ha habido artesanía en el delito, aunque cada vez sea más burda”, explica. Para él son treinta años ya hablando de la prevención del delito en general, y los periodistas (servidora, por ejemplo) recuerda con cariño cómo no hace tantas Ferias manteníamos ambos una ‘cita’ con el público para advertir a quienes iban a pasear la Feria de qué precauciones debían tomar, de los problemas que más se venían repitiendo, de dónde guardar el móvil o la cartera, de qué cuidados había que tomar para evitar sufrir un robo en los toros o lugares con mucho público, de cuál era la mejor manera de llevar el bolso… consejos dados siempre con la mejor de las intenciones y, espera, con buenos resultados (aun a sabiendas, admite, de que “hay un porcentaje de la población que no nos escucha nada -sonríe-, son posiblemente el ‘turno de noche’ que duerme de día, cuando hablamos nosotros… es la guerra de todos los años, el hurto al descuido en las zonas de casetas y aglomeraciones de personas (robos, sobre todo, de móviles y carteras)…”, advierte.

Sobre la preparación que el Cuerpo Nacional de Policía está haciendo de la Feria de Albacete 2015, Roldán avanza la ventaja de “la costumbre, cuando todo sale bien la costumbre se hace norma y todo es más sencillo; tenemos gente suficiente y muy buena para atender la Feria en nuestra misión de colaborar con la ”, concluye. Habla el Comisario. Y el Pregonero.

Pueden escuchar al completo la entrevista con el Pregonero de la Feria de Albacete 2015 (José Francisco Roldán, Comisario Jefe del Cuerpo Nacional de ) mediante el vídeo que acompaña a este texto.