“Muy activos con el empleo”. Así asegura Patricia Franco que están todos los miembros del . La consejera de Economía, Empresas y Empleo comienza relatando que “realmente era una de las cosas que había que empezar a trabajar con una estrategia a largo plazo por parte del Gobierno regional, y lo hemos hecho poniendo en marcha una medida extraordinaria como era el Plan de Empleo”.

Precisamente ese motivo la trajo hace no muchos días hasta Albacete, donde pudo acercarse hasta el Taller de Empleo LAGAR que, en materia de hostelería, se ha puesto en marcha a través del Ayuntamiento de Albacete y también conocer el proyecto ‘Quijotes 2016’ que protagoniza AFAEPS, ambas cuestiones bajo el marco de ese Plan Extraordinario por el Empleo de Castilla-La Mancha.

“He visitado alguna de las iniciativas que hemos puesto en marcha en colaboración con el Ayuntamiento de Albacete y la Diputación de Albacete: por fin, tres Administraciones juntas (con independencia de quién esté al frente de la gestión) trabajando unidas por el empleo, y creo que era un mensaje que había que poner en funcionamiento de manera normalizada y habitual en la región”, dice.

En el caso de la visita de hoy nuevamente a Albacete, la consejera ha podido acercarse hasta las instalaciones de AMIAB en ese trabajo por conseguir “que haya una plena inclusión de las personas con discapacidad, bien a través de la colaboración de la Junta de Comunidades con los Centros Especiales de Empleo (y este martes en aprobamos nuevas líneas para el apoyo a la contratación de las personas que conforman los 90 Centros Especiales de Empleo que hay en la región, con más de 3.000 personas contratadas; y también incentivos a la contratación de personas con discapacidad en el mercado laboral ordinario, de manera que podamos ir trabajando todo a la par)”, explica.

En definitiva, se trata de “un paquete de medidas con las que el Ejecutivo ha intentado atajar el paro y los altos índices de desempleo que todavía hay en la región -dice-, a pesar de que la EPA nos ha dado un respiro…”.

“Se habían generado bolsas de paro estructural en la región de difícil absorción por el mercado ‘natural’ laboral”

Ese ‘respiro’ se traduce, por ejemplo, en alcanzar niveles que no lográbamos desde el año 2011 y (en relación a la comparativa anual) en un 15’5% menos de parados de larga duración (27.500 personas desocupadas menos en Castilla-La Mancha que hace un año) y en 4.100 hogares menos en la Comunidad Autónoma con todos sus miembros en paro. Y un respiro en el que (preguntamos a la consejera) qué papel han podido jugar ya ese tipo de iniciativas que se han ido poniendo en marcha desde el .

Patricia Franco explica, en este sentido, que el Plan Extraordinario por el Empleo tiene dos partes: “Una de marcado carácter social y la otra basada en incentivar que el propio mercado de trabajo ‘vaya tirando’ una vez que hemos pasado los años más difíciles de la crisis y que la región empieza a recuperar un poco su tono de crecimiento (sin llegar todavía ‘a tirar cohetes’, pero sí hay un cierto tono de crecimiento) en el que nos queremos apoyar”, detalla.

Sobre esa primera parte de marcado calado social, la consejera subraya que “hay mucha gente que, en estos años en los que la crisis ha pegado duro en la región y en los que no se han puesto en marcha iniciativas de estímulo a la contratación (originando que las empresas, más que contratar, tuvieran que iniciar procesos de extinción de contratos laborales), ha ido formando una bolsa de paro estructural en la región que es de difícil absorción por el mercado ‘natural’ laboral; si nosotros hubiéramos dicho (como dicen otros Partidos en la oposición) que hay que dejar que el empleo siga la inercia que estaba establecida, estaríamos haciendo un flaco favor a la región porque habría muchas personas que no habrían podido ser absorbidas por ese mercado ‘natural’ laboral, y haber dejado que esas bolsas de paro estructural siguiesen creciendo hubiese provocado situaciones de difícil digestión para la región (no sólo en lo que respecta a la calidad de vida de las personas y de esas familias, sino también en lo que respecta al consumo y, por tanto, la influencia directa en mercados como el de servicios, comercios y hostelería que tiene la región)”.

Por esas razones, Patricia Franco explica que se quiso atajar esa parte poniendo en marcha ese Plan Extraordinario por el Empleo para esos colectivos y que la consejera considera que ya ha dejado ‘un poso’ importante “primero, porque hay más gente que ya se levanta todos los días y puede mirar a sus hijos a la cara y decirles que se marcha a trabajar… además, son personas que reciben una remuneración permanente (que, por ser ahora los contratos de seis meses de duración en este Plan, pueden llegar a suponerles luego hasta 21 meses de prestaciones posteriores); estamos haciendo que la gente se sienta útil, que pueda trabajar como una persona más, llevando dinero a su casa para poder tener una vida digna y, además, eso repercute en el mercado de los servicios”.

“Ahora mismo no hay ningún colectivo ni ninguna franja de edad en nuestra región que no tenga un incentivo a la contratación en el sector privado”

A la par, la consejera refiere esa otra línea puesta en marcha para incentivar la contratación por parte de la empresa privada y señala, con satisfacción, que “ahora mismo no hay ningún colectivo ni ninguna franja de edad en nuestra región que no tenga un incentivo a la contratación en el sector privado”.

Desgrana esta realidad partiendo del colectivo de jóvenes que, tal y como apunta la consejera, era el que más les preocupaba cuando llegaron al Gobierno. Contextualiza recordando que “con el consiguió ser la primera región del país en desempleo juvenil con una tasa de desempleo juvenil del 58’7%”.

Detalla que “casi 1.450 jóvenes menores de 30 años (más de 450 de ellos, el 30%, en la provincia de Albacete) se han beneficiado en toda la región de la iniciativa del ‘contrato joven’ que hemos puesto en marcha a través del Plan de Empleo y por parte de empresas”, logrando que tal y como este jueves reflejaba la EPA correspondiente al segundo trimestre del año, esa tasa de desempleo juvenil haya caído 7 puntos y que nuestra región haya dejado de estar a la cabeza en ese ‘fatal’ ranking para pasar al quinto puesto (mejor, pero todavía no satisfactorio).

La nuestra es la tercera Comunidad Autónoma del país en la que más ha bajado el desempleo juvenil en este Encuesta de Población Activa junto con y Castilla y , y esto viene a corroborar según la consejera que las políticas que se aplican dan frutos, lo que (asegura) les anima a seguir trabajando.

Continúa con otros colectivos y explica que recientemente el Gobierno regional aprobaba toda una batería de medidas “para incentivar la contratación de personas desempleadas de larga duración, mayores de 30 años y con especial incidencia en mayores de 45 años; las cuantías económicas varían en función de la tipología del posible beneficiario para ser contratado, de manera que hemos incidido en los jóvenes y también en los mayores de 45 años que también han sufrido mucho la pérdida de empleo durante la crisis (la franja de edad de entre 30 y 45 años lógicamente también, pero no ha sido la más afectada y, por tanto, ahí hemos centrado menos los esfuerzos porque es la que mejor ‘consume’ el mercado laboral de manera natural)”.

Más de 300 Ayuntamientos de toda la región han aportado proyectos para sumarse al programa ‘Garantía +55’

Se refiere también a otra medida (‘Garantía +55’), recientemente presentada, que ha sido pensada para otro de esos colectivos más vulnerables. La consejera asegura que “es una de las líneas más bonitas de este Plan de Empleo porque son personas mayores de 55 años que vienen de sectores que también han sufrido con especial dureza la crisis (mayoritariamente proceden del sector de la construcción o de la agricultura), que están percibiendo un subsidio mínimo del SEPES -Servicio Público de Empleo Estatal- de 426 euros (y, con lo que endureció el acceder a ese subsidio del SEPES, quien lo recibe sabemos que es porque están en unas situaciones límite…)”.

Esta iniciativa ‘Garantía +55’ lo que busca es, por tanto, complementar esos 426 euros “mediante la realización de un trabajo ‘colaborativo’ o ‘social’ (que también tiene su impacto en los municipios); y creemos que es un programa bonito porque hay gente que no puede dar su vida laboral por terminada con 55 años, es duro con esa edad pensar que nunca más vas a volver a trabajar; por eso le hemos dedicado tiempo, cariño y presupuesto, y hemos visto una buena aceptación por parte a los Ayuntamientos”.

En este sentido, concreta que más de 300 Consistorios de la región han presentado proyectos para este programa y que se van a beneficiar más de 2.500 personas (lo que supone el 80% de las pretensiones que inicialmente tenía el Gobierno regional), en el caso de la provincia de Albacete, más de 50 Ayuntamientos han presentado proyectos a esta iniciativa y se espera llegar a más de 600 personas. Patricia Franco incide en lo bonito del proyecto y confía en su continuidad en el tiempo, poniendo en valor que el objetivo es “que estas personas tengan una jubilación digna, porque han trabajado mucho, y creo que podemos conseguirlo”.

Un recorrido por los diferentes rangos de edad de población en la región y por las medidas que, para cada uno de ellos, se han empezado a poner sobre la mesa desde el Ejecutivo para comenzar a dar la vuelta a la falta de oportunidades sufrida.

Cambios o mejoras que se van incorporando al Plan de Empleo

Patricia Franco señala que a pesar de haberse encontrado “con una Consejería preparada casi para un encefalograma plano de actividad” se ha sido capaz de ir poniendo la maquinaria en marcha. Señala que han trabajado también en la doble vía de poder ir reconduciendo sus propias políticas ‘sobre la marcha’ fruto (incide) de ir “escuchando a las personas”.

El Plan de Empleo ha logrado llegar ya 15.500 personas en la región en las diferentes líneas de trabajo en las que se articula. La consejera afirma que se pretende llegar al final del año “con cerca de 20.000 beneficiaros de este Plan: los 15.500 que ya llevamos; los 2.500 del programa ‘Garantía +55’, y otros 1.500 de una nueva convocatoria del Plan de Empleo (que también aprobamos este martes y que se publicará a mediados de agosto)”; esta última ‘remesa’ para 1.500 personas, es fruto de ‘poner de nuevo en el circuito’ el sobrante de la parte que se había reservado para la contratación por parte de entidades sin ánimo de lucro y que no se había agotado en su totalidad.

Patricia Franco señala, además, que esta última convocatoria lleva implícitos ciertos cambios o mejoras en función de la evolución que han visto que ha tenido la primera convocatoria del Plan de Empleo. Concretamente, explica que “por ejemplo, el Plan se dirigía a las personas que habían agotado protección en la región (porque se había duplicado el número en años anteriores de esas personas y, por tanto, entendíamos que era el colectivo más sensible para nosotros y por el que empezamos), y eso ha podido provocar ciertas ‘injusticias’ en municipios porque había personas que quizá no estaban percibiendo la contributiva pero sí algún otro tipo de ayuda del Estado que, automáticamente, les excluía de la posibilidad de acogerse al Plan de Empleo; ahora pedimos que sean parados de larga duración y que no estén percibiendo la contributiva, pero pueden estar recibiendo alguna ayuda por parte del Estado y eso no las exime de formar parte del Plan de Empleo”.

También avanza que se ha tenido la sensibilidad de “incorporar casos (que, con nombres y apellidos, se han dado en municipios) de mujeres que a lo mejor se habían separado, que no habían tenido nunca un trabajo y que ahora se ven con (por ejemplo) 50 años, sin formación, sin la figura del marido que era quien aportaba el dinero a la unidad familiar y sin capacidad para entrar en el Plan de Empleo (porque estaban excluidas automáticamente por no haber trabajado nunca); de modo que para esta convocatoria pequeñita de 6’5 millones de euros para 1.500 personas (con el objetivo de, posteriormente, extrapolar ese modelo en la convocatoria del año que viene) hemos incorporado que el 15% del porcentaje total de contratos que realicen los Ayuntamientos permitan beneficiarse tanto personas sobre las que los Servicios Sociales de los Consistorios nos digan que están viviendo situaciones familiares dolorosas (y, por tanto, tengan un acceso directo con independencia del cumplimiento del resto de los requisitos), como esas otras personas que no hayan trabajado nunca y que tienen difícil absorción por el mercado laboral”.

Se trata, en definitiva, de cambios o mejoras que se van incorporando y que pueden ir acompañándose, a futuro, de otros en las diferentes líneas de actuación del Plan de Empleo que se seguirán poniendo en marcha.

El ‘Plan Adelante’ para empresas en Castilla-La Mancha

En cuanto al trabajo en pro de dinamizar económicamente la región ofreciendo facilidades directamente a las empresas, el Gobierno regional ha puesto en marcha el denominado ‘Plan Adelante’ que, con una inversión total de 260 millones de euros, posibilita que las empresas de Castilla-La Mancha (especialmente, las pequeñas y medianas) puedan acceder a ayudas hasta en seis líneas de actuación diferentes: creación, inversión, innovación, comercialización, internacionalización y financiación.

Se trata de una iniciativa ambiciosa que, con el propósito de facilitar al máximo posible todo al tejido empresarial regional (y, al mismo tiempo, acercarlo todo lo que se pueda al propio Gobierno autonómico en la búsqueda de un interés común: la creación de oportunidades en nuestra tierra) ha incorporado tanto oficinas virtuales (a través de la web www.adelante-empresas.castillalamancha.es) como físicas (en todas las provincias de Castilla-La Mancha).

La consejera nos cuenta que la acogida que las empresas están dando a este plan está siendo “francamente buena”. Remontándose a la llegada del actual Equipo de Gobierno al frente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Patricia Franco afirma que “no había una estrategia definida sobre qué es lo que se pretendía hacer para fortalecer el tejido empresarial en nuestra región; por eso nada más llegar nos pusimos trabajar también en la línea del ámbito empresarial (por ejemplo, definiendo esos seis ejes de actuación del ‘Plan Adelante’ y que están perfectamente consensuados con las demandas de los empresarios con respecto a qué es lo que nos preocupa a ambos, y dotando todo esto con un presupuesto de 260 millones de euros)”.

“Pienso que en la región hay una especie de ‘microclima’ que nos hace poder conseguir que las empresas se sientan cómodas y que puedan crecer en Castilla-La Mancha”

La principal intención es la de “estar cercanos a los colectivos y a las necesidades de la sociedad (en este caso, a las empresas)”, de ahí que se hayan puesto en marcha esas oficinas con la idea de que exista “un punto de encuentro directo entre la Administración y el tejido empresarial para que tengan el conocimiento directo de todas las líneas que tenemos abiertas sobre la mesa (que ahora mismo son muchas) y sobre las que, quizá, no tenían conocimiento”.

Bajo esa filosofía también se ha creado la versión virtual de dichas oficinas “para que de una forma muy sistemática y bien organizada, cualquier empresa (con independencia de su tamaño aunque incidiendo en las PYMES) pueda conocer qué le puede aportar la Administración y cómo podemos colaborar más estrechamente; hay que estrechar lazo y acercar puentes y hay que comprometerse, y es lo que hemos hecho (tanto en la parte del Empleo como de las Empresas)”, señala.

Afirma que en las distintas visitas que tiene oportunidad de hacer a empresas, comprueba que la buena respuesta que recibe “cuando ven que tenemos respuesta a sus necesidades y que casi lo podemos hacer ‘a medida’ (que es algo en lo que también estamos trabajando mucho porque creemos que hay que tener un único canal y que en eso también somos nosotros los que nos tenemos que organizar internamente como Gobierno para facilitar las cosas al empresario)”, y señala que prácticamente desde la Consejería se le facilita a la empresa que acude una especie de ‘tutor’ para ir buscándole las alternativas concretas que pueden beneficiar a su empresa o proyecto y que sea productiva para la región”.

A pesar de que sabe perfectamente que “el sector empresarial lo ha pasado muy mal con la crisis”, se muestra optimista en este sentido: “Ahora sólo nos queda crecer (y ahí están también los datos de crecimiento de empresas, de crecimiento de la confianza empresarial en la región, etc.); a pesar de la inestabilidad política a nivel nacional, sí que pienso que en la región hay una especie de ‘microclima’ que nos hace poder conseguir que las empresas se sientan cómodas y que puedan crecer en Castilla-La Mancha (con independencia de qué está pasando en nuestro entorno)”.

El tendrá por primera vez un stand en la Feria de Albacete

Esta entrevista concluye con una ‘buena nueva’ especial para Albacete (como lo es todo lo que tiene que ver con su Feria): tal y como nos ha adelantado la consejera, “por primera vez el Gobierno de la región va a tener un stand en la Feria de Albacete; intentando promocionar el Turismo como lo estamos intentando en nuestra región, que en una Feria como la de Albacete (con tantos visitantes no sólo de la región sino de toda España) no hubiera dedicado al Turismo en la región; y estamos muy contentos de tener por fin un hueco en ese ‘pulmón’ que es a todos los niveles la Feria de Albacete”, dice.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista realizada a la consejera de Economía, Empresas y Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Patricia Franco, mediante el vídeo que acompaña a este texto.