Agenda apretadísima la de Nora Favalukes, presidenta de QW, Wines Experts (una consultora que se dedica a las Relaciones Públicas, el marketing y la venta de vinos importados) que, desde , pasa estos días en España para participar en la Feria Nacional del Vino (FENAVIN) que se celebra en Ciudad Real entre el 12 y el 14 de mayo. “Son días intensísimos, pero estoy encantada de poder estar aquí”, comenta.

Asegura que viene a esta nueva cita con FENAVIN “con un ánimo explorador, para probar, conocer y ver”. Nora explica que se trata de “la Feria de vinos más importante de España y, en un solo lugar, durante tres días, hay múltiples regiones, muchísimas bodegas, dando gran opciones a esa exploración; además, están los seminarios y distintos eventos que permiten conectarse, conocer y ver oportunidades de compra”.

Afirma que FENAVIN ha ayudado a dar a conocer el vino de Castilla-la Mancha, sin bien añade que “el factor fundamental son los bodegueros y las organizaciones oficiales (como las Denominaciones de Origen)… es fundamental todo junto, es como los dedos de una mano: FENAVIN, las bodegas, las organizaciones instituciones (Denominaciones de Origen), las organizaciones comerciales, los medios de comunicación… todo junto hace que se cree una imagen de exportación”.

Sobre otras Ferias del sector que se celebran en otros puntos de la geografía mundial, Favelukes asegura que “Vinitaly es una Feria de mucho reconocimiento en cada mes de abril: durante muchos días y en un mismo lugar uno camina y camina por pabellones que están distribuidos por regiones, como en FENAVIN”.

“EE.UU. es el mayor país consumidor de vinos del mundo y, lo interesante es que, como país productor, es el único donde el consumo crece”

(Desde el minuto 4’10’’)

Le preguntamos por la necesidad de acercar la ‘cultura del vino’ a los consumidores, ayudar a reducir esa ‘distancia’ que, muchas veces por desconocimiento, se crea entre el público.

Nos sitúa explicándonos que vive en Estados Unidos desde hace veintisiete años (su empresa se encuentra en Nueva York) y que ése es “el mayor país consumidor de vinos del mundo y, lo interesante es que, como país productor, es el único donde el consumo crece mientras que en otro países productores (como España, , Argentina…), está decreciendo”.

Apunta que “la razón, el punto diferenciador, está en que en Estados Unidos los que propulsan el crecimiento son los jóvenes mientras que, en el resto de países productores, los jóvenes están más orientados a otras bebidas; sobre el caso concreto de España, pienso que falta información porque la comunicación es que el vino es una especie de droga, que hace mal, que es peligroso… y, en realidad, el vino es salud, da una oportunidad para aprender (a los jóvenes de Estados Unidos eso les interesa muchísimo, son muy curiosos)”.

Al hilo de esto, considera que “el consumidor de mayor edad bebe vino por costumbre (porque lo hacía su abuelo, su bisabuelo…) y bebe la misma botella que tomaba la familia (porque van al mercado y no mira otra etiqueta que aquélla que tomaban hace cuarenta años en su familia) -sonríe-; pero el consumidor joven busca siempre otras cosas: quiere aprender, y ahí tiene que haber más servicios como les de ustedes, bodegas que realicen seminarios y cursos, asociación entre las bodegas y los sumillieres… para atraer a los jóvenes”.

Al hilo de esto, Nora afirma que los jóvenes, en el vino, “van a encontrar placer, un mundo de conocimiento (no importa donde una está, siempre va a haber alguien que sabe menos y alguien que sabe más)… no hay que ser un erudito para disfrutar del vino; también el vino es cultura, es tradición, es geografía… cuando uno se mete en el mundo del vino, empieza a aprender geografía de las distintas regiones productoras; y el vino es también un campesino arando, y es Dios diciendo ‘este año les tiro mucha lluvia, o no les tiro nada, y arréglense…’; y todo eso no está siendo transmitido”.

“No se necesita ser experto porque, al fin y al cabo, la experiencia del vino es una experiencia sensorial”

(Desde el minuto 8’10’’)

Admite, no obstante, que “de pronto, los expertos de vino somos (entre comillas) un poco ‘pedantes’ -sonríe de nuevo-; pero lo que ocurre es que somos gente apasionada, nos encanta este mundo del vino y por eso estamos constantemente hablando de vino, tomando vino o escuchando de vino; pero llegar a este mundo es muy sencillo: por ejemplo, reúne un día a uno, dos, tres amigos, y compren cada uno una botella de Tempranillo de la misma añada; vayan a casa de alguno, o vayan a un bar, abran las diferentes botellas, las prueban y comparen… así se comienza a aprender”.

También señala que para esto “es bueno empezar a leer, hay programas, hay revistas, hay un vocabulario para vino (así como hay un vocabulario para otras cuestiones); no se necesita ser experto porque, al fin y al cabo, la experiencia del vino es una experiencia sensorial”.

“C-LM está en una etapa de transformación en la que muchas bodegas grandes productoras de vino a granel están trabajando vino embotellado específico para exportación”

(Desde el minuto 9’55’’)

Sobre la evolución del sector vitivinícola en Castilla-la Mancha, Nora asegura que “ha sido enorme porque una región dedicada tradicionalmente a la producción de vinos a granel (con muchísimo éxito) está en este momento en una etapa de transformación en la que muchas de las bodegas grandes productoras de vino a granel están trabajando vino embotellado específico para exportación; el vino embotellado para exportación es totalmente diferente al vino a granel porque requiere diferentes viñedos o, al menos, diferentes tratamientos del viñedo (quizá hacer una poda en verde, ver cuánto se irriga, cuánto no se irriga, cuándo se cosecha…) y, después, la vinificación”.

Prosigue explicando que “eso es una situación cultural, es como aprender a mover otro músculo, y una vez que esa ‘barrera cultural’ se cruza, los productores empiezan a entender que producir vino a granel es un negocio muy exitoso, de mucho volumen, pero que la producción de vino embotellado es también un negocio exitoso pero en el que hay que poner más trabajo (y que no van a vender diez containers en un mes)… es un trabajo diferente pero, al final, el productor de vino fino embotellado está creando marca (y la marca tiene un valor)”.

“Hoy en día, la producción de ‘vino fino’ es mucho más sencilla de lo que lo era antes, por el acceso”

(Desde el minuto 12’)

Nora Favelukes apunta que esto “es una cuestión de evolución” y pone el ejemplo de Italia, que “hace treinta años vendía Lambrusco y, hoy en día, tiene ‘Gaja’, tiene ‘Antinori’… tiene muchas bodegas; todo es un tema de evolución: Darwin -ríe-; el cambio viene cuando lo que funcionaba ya no funciona tan bien, cuando aparece nuevo conocimiento, porque hay varias etapas en el proceso del vino: digamos que hay una etapa de industrialización y que ahora estamos en una etapa de modernización; en la modernización entran la comunicación, los enólogos que ‘vuelan’ y que van de un lugar a otro enseñando (antes esto no existía, antes no existía que a una bodega llegara nadie de fuera a enseñarles cómo se tienen que hacer cosas), las casas productoras de barricas de madera que viajan y enseñan, abren las puertas para que la gente vaya… hay muchísima información; hoy en día, la producción de vino fino es mucho más sencilla de lo que lo era antes, por el acceso”.

“El gusto ahora del público joven es un gusto por vino con notas florales y de frutas frescas”

(Desde el minuto 14’20’’)

¿Tiene Castilla-la Mancha las condiciones propicias para llevar a cabo con éxito esa ‘evolución’ a la que Nora se refiere? “Definitivamente, sí -afirma, tajantemente-; porque lo que hizo Castilla-la Mancha (una zona no muy bien vista por las otras regiones porque era muy calurosa y porque no tenía agua) hoy en día es uno de los factores que más interesa; ahora lo importante es ver cómo aprovechar eso”.

Apunta que “el gusto ahora del público joven es un gusto por vino con notas florales y de frutas frescas, donde los taninos son suaves y uno parezca que pasa un tractor por la garganta… -sonríe-, y hoy en día hay muchas bodegas que están haciendo esto” comenta y, junto a ese aprendizaje entre amigos que se puede producir cualquier noche tranquilamente mientras se disfruta de un partido de fútbol o a cualquier otra circunstancia a compartir como Favelukes apunta, aconseja que “también preguntemos en las licorerías, porque antes de vender han tenido que comprar el vino (y haberlo probado y haber leído…), y los jóvenes sumilleres están muy informados hoy en día de todo esto”.

Presencia de vino embotellado de C-LM en el mercado internacional

(Desde el minuto 16’30’’)

¿Cuál es la situación de los vinos castellano-manchegos en el mercado internacional? La presidenta de Wines Experts nos explica que “están teniendo una primera presencia, en estos últimos dos años ha habido mucha actividad por parte de las Denominaciones de Origen y de distintas organizaciones u organismos de Castilla-la Mancha (haciendo eventos, buscando importadores, algunas de las grandes bodegas montaron su propia compañía exportadora a través de lo que nosotros llamamos en Estados Unidos ‘Service Providers’)… están todos ahí, están empezando, todavía no hay una ‘explosión’ ni un reconocimiento a la categoría de La Mancha como una región del mismo nivel de otras, pero ‘el camino se hace andando’…”.

“La Mancha es enorme (comparada con otras regiones), tiene 9 Denominaciones de Origen y cada una tiene su personalidad, tiene un vino que la identifica, tiene una característica propia”

(Desde el minuto 17’50’’)

Preguntamos a Nora si cree que el elevado número de Denominaciones de Origen y Pagos que hay sólo en Castilla-la Mancha (y que, en algunos casos, llegan a asemejarse mucho al que hay en países enteros productores de vino), puede influir a la hora de su fácil reconocimiento en el mercado internacional (o en el nacional, fuera de la región), considera que “no, porque cada D.O. representa una específica zona, delimitada, que tiene un tipo concreto de suelo, de altitud, de amplitud térmica… de modo que no creo que afecte porque lo que hace es acotar y ‘poner el foco’ a esa región, yo no lo veo negativamente; además, La Mancha es enorme (comparada con otras regiones), tiene 9 Denominaciones de Origen y cada una tiene su personalidad, tiene un vino que la identifica, tiene una característica propia”.

Con respecto a los Pagos, Favelukes manifiesta sin rodeos “que haya muchos más Pagos porque en realidad los Pagos representan la visión de bodegueros que quieren hacer cosas por su cuenta, que es gente visionaria que decidió hacer cosas pero que no quiere estar ‘atada’ por ninguna ley ni estar restringido, y eso es el mundo de hoy; en el mundo de hoy, en algún momento la Denominación de Origen la D.O. va a tener que abrirse para incluir también a todos estos ‘avanzados’ que están haciendo vinos de altísima calidad pero que no cumplen con la legislación establecida de la D.O.”.

Un consejo a los bodegueros: “Deben estudiarse a sí mismos y saber qué los hace únicos”

(Desde el minuto 19’43’)

Como consejo a esos bodegueros que, quizá en este momento, estén pensando en dar nuevos ampliando miras hacia nuevos mercado y que pueden no saber bien qué camino han de tomar, Nora les dice que “lo primero que hay hacer es mirar para dentro, hacer un estudio de sí mismo (quién soy, qué es lo que tengo, qué es lo que me hace único, cuáles son mis puntos de precio, cuál es la relación calidad-precio, cuál es mi cantidad de producción, dónde puedo llegar en dos o tres años) y, una vez que se tiene toda esa información, hay que dirigirse al mercado (ya sea Estados Unidos, que es muy competitivo, o acá en la propia España…) y dirigirse a ese segmento (estableciendo si tengo vinos para supermercados, si tengo vinos para licorerías, si tengo vinos para restaurantes…)”.

Incide en que es “a partir de ahí, del análisis propio y de saber quién soy, y qué es lo que me diferencia y me hace único, desde donde se ha de trabajar, teniendo un plan a corto plazo y un plan a largo plazo; sin un plan a largo plazo no existe el corto plazo”, subraya.

“Éste es un trabajo de por vida porque, si sales del vino, después volver a entrar es mucho más difícil”

(Desde el minuto 23’25‘’)

Comenzó contándonos que viene a esta edición de FENAVIN con ganas de explorar. Antes de despedirse de nosotros nos adelanta otras sensaciones igualmente positivas: “Estoy segura de que voy a encontrarme con amigos y gente con la que he trabajado estos últimos cinco años; voy a hacer nuevos amigos y, seguramente, va a haber muchísimos vinos que me van a deslumbrar”.

El consejo que da a nuestra región para seguir avanzado con paso firme en el sector vitivinícola es “no bajar los , seguir trabajando constantemente, tener un objetivo claro y asegurarse de dar todos los pasos que nos llevan a él, constantemente; éste es un trabajo de por vida porque, si sales del vino, después volver a entrar es mucho más difícil”, concluye.

Hasta aquí la versión escrita de la entrevista que hemos realizado a Nora Favelukes, presidenta de QW Wines Experts y una auténtica referencia en el ámbito vitivinícola mundial que, aprovechando su paso por España para participar en FENAVIN 2015, se ha acercado a Albacete para ser protagonista de esta cita con los “Encuentros Digitales” de La Cerca, que le invitamos a visionar al completo, si lo desean, mediante el vídeo que acompaña a este texto.