Después de unos cuatro años de esfuerzos, mucho trabajo y un transitar constante por un camino muy complicado (como el que toca recorrer a la inmensa mayoría de grandes artistas que no encuentran la oportunidad de mostrar su talento), está a punto de enseñarnos a todos su primer disco en solitario. Un trabajo en el que ha volcado todos sus esfuerzos (de todo tipo, también económicos) y, fundamentalmente, todas sus ilusiones. Un proyecto con doce temas propios que nació como un sueño que ya es casi real y que tuvo como ayuda una curiosa iniciativa que, mediante crowfunding, hace unos dos años permitió a mucha gente de su tierra apostar por su talento y ayudarle a sacarlo adelante.

“El pasado 14 de mayo de 2016 hice un concierto crowfunding en la Casa de la Cultura donde tuve la oportunidad de presentar mis canciones anticipadamente para que todas aquellas personas de mi tierra que me quisiesen apoyar tuvieran ese concierto en el que sacar fondos para ayudarme a terminar mi disco, y la verdad es que fue un éxito rotundo, muy grande”, nos cuenta.

Y, tras ese apoyo recibido por paisanos, amigos y compañeros que siempre han creído en él y en su arte, ahora su sueño está casi en la mano, lo que le lleva a dar las gracias sin parar…: “Agradecido, sobre todo estoy muy agradecido a mi tierra porque ‘jugar’ en tu tierra puede ser un arma de doble filo, y en este caso tengo la suerte de tener mucha gente aquí que conoce mi música y que cada día me apoya más para que mis proyectos puedan salir delante de alguna forma; y lo único que se me ocurre es dar gracias, constantemente, por ello, estoy muy agradecido”.

Una idea original que también ha llegado a la música como vía de ‘salvación’ para artistas que no encuentran apenas apoyos y tienen que buscarse la vida para sacar adelante sus trabajos, sobre todo cuando el camino apenas empieza…: “Lleva unos años de moda esto, y me lo planteó un amigo mío (Fernando) hace tres años; me habló de la posibilidad de hacer un concierto crowfunding porque seguro que llegaría a mucha gente y podría sacarme un dinero con el que subvencionar mi proyecto… fueron los amigos los que me impulsaron a hacer ese concierto del 14 de mayo de 2016, y allí empezó toda la historia; yo ya llevaba mucho tiempo queriendo acabar mi disco, y cada vez se me espesaba un poquito más porque se me juntó el trabajo… yo tengo que comer también y tengo que trabajar –sonríe- y, afortunadamente, soy músico y me llama muchísima gente para trabajar, y decidí hace dos años meterme de lleno, coger las doce canciones que tenía y, de repente, mi compañero me abrió un poco la luz con eso de la plataforma de crowfunding… y así llegó todo, de esa manera; luego fui comunicándolo a la gente de mi entorno y todos me iban apoyando, y vi que era una vía muy factible, y así lo hice”, cuenta.

“Estoy seguro y convencido de que es ‘el trabajo perfecto’, desde mi punto de vista”

Ese concierto tan especial fue hace casi dos años, pero Jairo lleva mucho más trabajando en este disco, cada día:

“Llevaré unos tres años y medio o cuatro años desde que empecé a seleccionar los primeros temas, las primeras canciones, a elegir los primeros músicos; luego en el desarrollo quitas y pones… es un proyecto en el que a medida que iban pasando los años iba quitando unas obras poniendo otras… hasta que hace un año y medio decidí aparcar un poco todo lo que me invadía de trabajo externo y poner en el punto de mira esto, y centrarme; ha sido un camino duro y difícil, pero yo creo que hay doce canciones muy interesantes y estoy seguro y convencido de que es ‘el trabajo perfecto’, desde mi punto de vista”.

“Es un camino difícil. Pero el miedo que tengo es perder la ilusión yo y perder las ganas yo, aquí no hay ninguna otra traba”

Comenzar a caminar no es fácil para un artista, sobre todo, en tiempos como estos en los que la cultura parece seguir siendo la ‘hermana pobre’ entre las agendas y los presupuestos de los diferentes gobernantes. Un trayecto lleno de trabas que hay que ir sorteando.

“Trabas te encuentras en el camino muchísimas… Es un camino difícil y todos sabemos un poco cómo está la cultura a nivel nacional, y ese apoyo que deberíamos tener de todas las organizaciones públicas se ha recortado muchísimo… y el miedo que yo tengo es que a mí se me acaben las ganas y la ilusión de seguir trabajando; de momento, lo tengo y, poquito a poco, yo creo que la cultura está emergiendo, que está de moda, y cada vez las instituciones públicas están apoyando más a los artistas, y yo me alegro, pero el miedo que tengo es perder la ilusión yo y perder las ganas yo, aquí no hay ninguna otra traba; por muy difícil que se me ponga el camino, le pido a Dios que no se me vaya la ilusión ni las ganas de seguir tirando mis proyectos para adelante”.

Un disco con letras propias y mezcla de estilos

Jairo es hijo del compositor y con sólo diez años comenzó a formarse como cantante y guitarrista, pero su pasión por la música le ha llevado a acercarse a otras disciplinas como la de percusionista, arreglista y compositor (su primera composición, la hizo con apenas quince años).

“Soy gitano y en mi casa se ha escuchado mucho flamenco, pero tengo también la suerte de que mi padre es cantautor (también es gitano) y no es flamenco sino que hace canción de autor… De modo que yo desarrollé en mi casa un tipo de música y fui cada día absorbiendo las cosas buenas de la música de autor por mi padre (aparte de que me encantaba la bulería, el flamenco jondo…) pero, cada día que iba trabajando, estudiando y preparándome, veía que yo también tenía ‘ese punto’ de la composición y que podía llegar lejos; mi padre (con todo el respeto del mundo) me ha apoyado mucho pero también me ha machacado mucho para que yo hoy en día tenga este nivel y pueda desarrollar canciones como las que van a estar dentro de este disco en el que hay canciones de amor, hay canciones protesta, hay canciones contra la violencia de género… Y, dentro de los géneros que he tocado en este disco, he querido hacer como ‘un potaje’, como una mezcla, y podemos encontrar reggae, pop, funk, música de autor pura y dura (como es guitarra y voz), y espero que os guste cuando lo escuchéis y que podáis apreciar esas canciones y esa letra”.

“La música es una vía maravillosa, la música emociona, la música llega”

La música es poderosa, quizá una de las herramientas más eficaces con las que comunicarse y transmitir, desde las más inexplicables emociones, hasta las más crudas realidades. Y eso lo sabe bien un compositor que hace de la música su idioma.

“Yo creo que la música es una vía maravillosa para reivindicarte y hacer protesta de todos aquellos temas candentes que hay que denunciar hoy en día y que son muchísimos… Por supuesto que la música es una vía maravillosa, la música emociona, la música llega (y está comprobado); si tú tienes algo que denunciar y lo cantas de corazón, la gente tiene cada vez más conciencia de ello; me parece maravilloso y ojalá nunca se acabe”.

“Ahora me toca a mí, en solitario, es momento de trabajar solo, y espero hacerlo lo mejor posible”

En 2009 publicó DeRemache, su primer disco, grabado junto a su hermana (también cantante) bajo la dirección del reconocido productor y guitarrista y que contó con numerosas colaboraciones entre las que destaca el guitarrista flamenco . Su presentación, en el Teatro Circo de Albacete, colgó el ‘no hay billetes’ y fue todo un éxito.

“Ha sido un poco duro porque yo con mi hermana me sentía muy cómodo, somos hermanos y tenemos mucho ‘felling’… con ella hice mi primer disco, cuando yo tenía 18 años; mi hermana ya tiene su situación familiar, ahora mismo está criando (tengo un sobrino precioso que alguna vez traeré a las teles para que lo veáis porque es una dulzura…), y ha sido una decisión un poco difícil, pero yo tenía que seguir mi camino; yo creo que tenía que demostrar muchas cosas en solitario y seguir trabajando; y aunque yo siga mi camino, espero que con el paso del tiempo mi hermana vuelva a mi lado y que cuando esté más suelta (de trabajo, de familia…), podamos hacer un disco nuevo juntos; ahora me toca a mí, en solitario, es momento de trabajar solo, y espero hacerlo lo mejor posible”.

“Ahora mismo estoy en seguir trabajando, mucho y muy duro, en seguir grabando… no voy a parar de grabar, un disco tras otro después de éste…, y llegar al máximo público posible”

Le toca a él, y está trabajando mucho y duramente no ya por su talento. El camino seguirá siendo difícil pero, para seguir caminando, siempre es básico ir llenando el trayecto de pequeños sueños que sirvan de estímulo para seguir avanzando y sorteando cuantas trabas quieran llegar.

“Mi sueño más inmediato yo creo que llegar al máximo público posible y que mis canciones tengan la oportunidad de que se escuchen (en las radios, en los conciertos…) y que la gente pueda decidir si le gustan o no; ahora mismo estoy en seguir trabajando, mucho y muy duro, en seguir grabando… no voy a parar de grabar, un disco tras otro después de éste…, y llegar al máximo público posible”.

Si lo desean, les invitamos a visionar al completo esta entrevista a Jairo de Remache sobre el concierto de presentación de su primer disco que ofrecerá el 21 de abril en el Auditorio Municipal de Albacete. Pueden hacerlo a través del vídeo que acompaña a esta versión por escrito de esta entrevista.