Molinero comienza asegurando que en el seno del Gobierno no sorprenden especialmente estas movilizaciones públicas que vienen sacando a la gente a la calle en las últimas semanas para mostrar su malestar, en este caso, sobre el sistema de pensiones. “No nos sorprende en el sentido de que sabemos quién está manejando los hilos de todo este movimiento popular”, señala.

El diputado nacional del PP afirma, particularmente, que esas personas que se están manifestando sobre las pensiones “tienen razón y no se les puede negar la razón de aspirar a tener una pensión mejor, que se revalorice según el IPC y no un 0’25%, eso lo entiendo y lo respeto porque es como debe ser: hay familias que están pasándolo mal con una pensión muy limitada con la que incluso tienen que hacer frente al mantenimiento de hijos, y es muy humano y muy respetable que salgan a la calle y reivindiquen, tienen toda la razón del mundo para hacerlo”.

No obstante, sí deja claro que lo que le “repugna” es “que haya partidos que han estado gobernando y que están en el Pacto de y que, sabiendo cómo está la situación, de alguna manera utilicen la demagogia engañando a esas personas que van de buena fe a la calle a reivindicar sus derechos”.

“En materia de pensiones lo fundamental es que haya un pacto entre todos los partidos”

El pasado miércoles, 14 de marzo, el dedicaba una sesión monográfica a las pensiones en la que, nuevamente, el presidente del Gobierno, manifestaba sobre el tema que no se puede gastar lo que no se tiene. Planteamos a Molinero cómo se le puede explicar esto a quienes se están manifestando, habida cuenta de que desde el propio Gobierno el mensaje también viene hablando reiterativamente y con fuerza de ‘recuperación económica’.

Francisco Molinero recuerda que en la anterior legislatura estuvo en la Comisión del Pacto de Toledo, por lo que asegura tener “ciertos conocimiento de lo que es este Pacto y lo que son las pensiones”. Explica, así, que “el fondo de pensiones se abastece por él mismo, no a través de los impuestos; lo esencial para el Pacto de Toledo ya no es sólo que haya crecimiento económico (que debe haberlo), sino que trabaje más gente porque, de otra forma, es muy difícil sostenerlo…”.

Sobre la posible búsqueda de otro sistema, pone ejemplos de “complementar lo que falte del Fondo de Pensiones con impuestos, pero ésa es una decisión que tiene que ir consensuada por todos los partidos”. Tranquiliza a los actuales jubilados: “Para la sostenibilidad de las pensiones no hay ningún problema ahora mismo: yo mandaría el mensaje de que estén tranquilos todos los pensionistas que lo sean actualmente porque no hay ningún problema”, dice.

Y resalta que el sistema de pensiones “se basa en el principio de solidaridad: quienes ahora cobran las pensiones lo hacen porque antes hubo quien cotizó para ello y porque actualmente hay personas que cotizan para que así sea; luego tenemos que buscar la fórmula para que quienes ahora están cotizando reciban en el futuro su pensión, por lo tanto, necesitamos un pacto de todos los partidos y, en cuanto a la sostenibilidad del sistema, tiene que idearse qué es lo que se quiere: ¿queremos que se pague la mejora a través de impuestos o que haya seguros privados (como hay en otros países)?, lo fundamental es que haya un pacto, lo que no se puede es salir públicamente diciendo que se va a subir las pensiones conforme al IPC cuando resulta que no han hecho ninguna propuesta (ni el PSOE, ni Podemos ni nadie) en el Pacto de Toledo (excepto las que ya sabemos)”.

“España está por encima de la media europea en cuanto a la cuantía de la pensión que se percibe respecto al último salario”

Molinero recurre al ejemplo de otros países: “Francia tiene dos años congeladas sus pensiones e Italia cuatro (en ambos países, se revalorizan conforme al IPC), ¿queremos ese sistema? Pues tenemos que ver de dónde sacamos el dinero, ése es el tema…”, reitera.

Pero, ¿el diputado nacional del PP percibe voluntad política de que se produzca ese acuerdo del que habla entre todos los partidos en el Pacto de Toledo? “Yo tengo muchas dudas de que haya verdaderamente voluntad por parte de los otros partidos de llegar a un acuerdo –responde-, fundamentalmente porque yo pienso en algunas ocasiones que no quieren que el Partido Popular llegue a ningún acuerdo por mucho que beneficie a la sociedad”; dudas que ampara en su propia experiencia diaria en “otras Comisiones” en las que él participa en el Congreso de los Diputados.

Molinero puntualiza que cuando habla de seguros privados “no significa que el futuro pensionista tenga que ahorrar para cubrir toda esa pensión, sino que hay otros países (Holanda, Alemania…) en los que existe un seguro privado complementario a la Seguridad Social en donde también la empresa contribuye a ese fondo mediante el salario del trabajador… se buscarían fórmulas”.

Le apuntamos, al hilo de esto, que España es uno de los países con los salarios más bajos de toda , realidad que hace muy complicado que de esos salarios ya de por sí muy precarios haya que financiar también ese hipotético fondo privado para las pensiones a futuro… “España está por encima de la media europea en cuanto a la cuantía de la pensión que se percibe respecto al último salario (un 72%, mientras que la media ronda un 50%…)” responde, asegurando que “los salarios no tienen nada que ver con las pensiones porque la pensión ahora mismo en España más o menos está sobre la media europea (independientemente de los salarios); que en un futuro bajen las pensiones a consecuencia de que los salarios sean ahora mismo inferiores (porque se trabaja a tiempo parcial, porque se trabaja de forma eventual…), pues eso es lo que habría que evitar: de alguna manera, hacer que suban los salarios y que haya más trabajo”.

Dicho esto, indica que “si en España hay 20 millones de cotizantes, el sistema es sostenible perfectamente (incluso se podrían revalorizar más las pensiones); por eso uno de los objetivos principales del para esta legislatura fue llegar a 20 millones de personas trabajando, estamos en 19, y lo va a conseguir porque hay un crecimiento de empleo de unos 600.000 puestos de trabajo cada año…”.

Además, explica que “el sistema de la Seguridad Social se diseñó en los años ’60 para la que entonces era una supervivencia de 12-14 años… (con 72 o 74 años las personas fallecían) y era sostenible; pero mantener ese sistema para personas que ahora (afortunadamente) están viviendo 80, 90 años… no es viable, hay que reformarlo, ¿cómo? pues eso es lo que hay que decidir”.

Sobre la propuesta del de poner un impuesto a los bancos para financiar parte del sistema de pensiones, Molinero afirma que le parece “absurdo y ridículo porque al final vamos a ser los impositores que tengamos dinero en el banco quienes paguemos eso…”.

Molinero enfatiza que “España está destinando a pensiones 140.000 millones de euros, estamos hablando del 29% del gasto público (y hace diez años, estaba en el 21’3%); estamos en 9 millones de pensionistas y, a pesar de eso, tanto el fondo de reserva como el fondo de la Seguridad Social pueden mantenerlos en este momento”

Con respecto al futuro, sobre todo ante la realidad de que no en demasiados años, nuestro país doblará prácticamente el número de pensionistas, el diputado nacional señala nuevamente la necesidad de volver al Pacto de Toledo para acordar “cómo se salvan las pensiones del futuro para los españoles” y subraya que “no se debería nunca mezclar la ideología con el interés de los españoles”. Ahí es donde nuevamente apunta que “caben, o bien seguros privados, o bien vía impuestos… lo normal, lo que hacen otros países; ¿qué fórmula adoptaremos? Pues la de Holanda, o la de Alemania, o la de Francia… eso es lo que habría que plantear sobre la mesa, si hay que complementar las pensiones con impuestos, o con seguros privados… pero eso tiene que ser un acuerdo de todos los partidos no puede ser de un partido solo porque, si no, no conseguiremos nada, no llegaremos nunca a un acuerdo y nunca se dará solución a ese problema”, advierte.

“Yo creo que el Gobierno tratará de llegar a un acuerdo para sacar adelante los PGE y, si no lo logra, pues los prorrogará, pero entonces (lógicamente) no podrá cubrir algunos acuerdos a los que ha llegado…”

Durante el pleno monográfico en el Congreso del pasado 14 de marzo, reiteraba que no se volverá a la revalorización de las pensiones según la evolución de los precios como reclaman pensionistas y la oposición, aunque adelantaba que planteará una mejora de las pensiones más bajas y concentrar las ayudas en el IRPF para pensionistas y familias, así como una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad. Lo hará en los Presupuestos de 2018, implicando así a la oposición en la aprobación de los Presupuestos, un objetivo que no está garantizado por parte de los dos principales apoyos del Gobierno: Ciudadanos y el PNV.

Molinero relata que a finales de este mes “se presentarán los Presupuestos Generales del Estado en el y, una vez que los apruebe, pasarán al parlamento y ahí empezará lo fuerte…” señala. El diputado nacional del PP confía en que “se conseguirá la mayoría suficiente para sacar adelante los presupuestos porque hay muchas particularidades en ellos que necesita la gente” y pone ejemplos como esa subida de determinadas pensiones (como las de viudedad y las mínimas), la equiparación salarial en tres años de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y el incremento de los funcionarios.

Molinero asegura que si las cuentas no recabasen el apoyo mayoritario que se precisa, en muchos casos no se estaría hablando de desacuerdo económico por parte de algunos partidos, sino de desacuerdos por otras cuestiones (como la catalana, caso del PNV) que llevarían a determinadas formaciones a no querer apoyar al Gobierno en los PGE: “Sería una sinrazón, y contra la sinrazón no se puede hacer nada; yo creo que el Gobierno tratará de llegar a un acuerdo y, si no lo logra, pues prorrogará los presupuestos, pero entonces (lógicamente) no podrá cubrir algunos acuerdos a los que ha llegado…”, indica.

“Ciudadanos está cometiendo un grave error, se está apartando de muchos acuerdos y de muchos pactos única y exclusivamente por la pose que da de cara al púbico, y eso lo que está ocasionando es perjuicio para los españoles”

Mencionaba Molinero la postura del al respecto, y le preguntamos por la actitud de otro de los apoyos que le serían vitales al Gobierno para aprobar sus cuentas: Ciudadanos, sobre todo, tras el auge que está tomando la formación naranja en encuestas sobre intención de voto en todo el país.

“La verdad es que ese auge está perjudicando muchas veces los acuerdos; yo creo que Ciudadanos está cometiendo un grave error, se está apartando de muchos acuerdos y de muchos pactos única y exclusivamente por la pose que da de cara al púbico, y eso lo que está ocasionando es perjuicio para los españoles”, manifiesta.

Molinero recurre a un ejemplo que ha vivido en primera persona, en la Comisión y Subcomisión de Justicia donde explica que se ha estado redactando el Pacto Nacional de la Justicia. “Hemos estado trabajando un año entero en ese pacto con más de treinta comparecencias, redactando y negociando los 73 puntos que había uno por uno (de los cuatro bloques que hicimos, el primero hasta fue aprobado por unanimidad, incluyendo a Podemos); bien, pues una vez que teníamos redactado absolutamente todo, Ciudadanos se levantó de la mesa y se fue de la Subcomisión diciendo que no firmaba; eso se llama sinrazón y contra eso no se puede luchar de ninguna de las maneras; ellos creen que les favorece el no pactar para nada con el Gobierno… y ante eso… no podemos hacer nada” explica, poniendo otros ejemplos que igualmente ha vivido en la Subcomisión de Financiación donde asegura que “Ciudadanos ha pactado con Podemos y el PSOE y nos ha excluido a nosotros después de diez meses redactando el informe”.

Situaciones que se han seguido dando, tanto por unos como por otros, en deferentes mesas de negociación de cara a muchos e importantes ‘Pactos de Estado’ y que, paradójicamente, se están dando especialmente en la que muchos llamaban a ser ‘la legislatura del diálogo’.

Francisco Molinero señala, sobre esto, que “es muy difícil” y añade que “lamentablemente, no es que no se pueda negociar y pactar desde el principio: lo triste aquí es que se sientan a la mesa y nos ponemos a hablar y a dialogar (todos presentamos enmiendas, se debaten, se aceptan… o se rechazan…) y llegamos a un texto definitivo, pero el problema es que ese texto definitivo (que ha costado diez meses o un año conseguir) al final dicen que no lo firman escudándose en nimiedades… y se van, y punto”. Indica sin rodeos que “ésa es la auténtica realidad de lo que está pasando en el Congreso y frente a eso… no puedes hacer absolutamente nada; sacan cualquier pretexto a la opinión pública para ocultar su verdadera intención: que no quieren firmarlo”, alude ahora, sobre el abandono del PSOE de la mesa que está trabajando en el Pacto de Estado sobre Educación.

Antes de pasar al último de los asuntos a abordar durante esta entrevista, le preguntamos a nuestro invitado su opinión al respecto de la propuesta que este domingo ponía sobre la mesa como gesto mientras no se cambie la postura del Gobierno con respecto a los pensionistas: que los miembros del así como los diputados y senadores perciban también como única subida salarial anual el 0’25% en sus sueldos.

“Eso es una auténtica demagogia, una demagogia bestial; pero si se hace, muy bien, lo vería correcto; pero ¿eso es la solución? No, y ése es el problema, cuando se mezcla lo real con la demagogia; y para mí, tan mala es la corrupción (que lo que trata es engañar y robar en las arcas públicas) como la demagogia en muchos casos porque puedes robar el voto a la gente de buena fe; me parece un absurdo que el señor Sánchez salga diciendo que en solidaridad, a los diputados se les suba sólo el 0’25%… que lo veo muy bien, como si no nos suben porque no estamos ahí para ganar más o menos, sino para trabajar y punto”, responde.

“La prisión permanente es una conquista social porque va apoyada por el 80% de la población”

Y precisamente demagogia es lo que, tanto para unos como para otros, ha sobrado también en el debate que el pasado jueves, 15 de marzo, se vivía también en el Congreso de los Diputados en torno a la prisión permanente revisable ante los ojos de familiares de víctimas que habían acudido invitados al hemiciclo y que presenciaron un espectáculo que no estuvo a su altura en muchos momentos.

Una cita que se produjo a raíz de un voto de Ciudadanos y que ninguna formación política (ni de uno ni de otro color) hizo nada por mover de la agenda, ni siquiera en un momento socialmente tan sensible para el asunto a tratar como son estos días en los que todos los españoles aún lloramos por el terrible asesinato del niño almeriense, .

“Fue bochornoso, es cierto; yo llevo cinco años en el Congreso y nunca había presenciado un debate como ése, de auténtico bochorno, de vergüenza, para pedir disculpas y perdón a los españoles; no se va a un Congreso a decir esas cosas, eso no se puede hacer, un Congreso es algo más serio, y lo lamentable es que esas intervenciones lo que hacen es denigrar a la clase política y a los que estamos allí; yo lo único que puedo decirle a los españoles es que lo siento mucho, que perdonen”, introduce.

Sobre el propio contenido de lo que allí se hablaba ese día, Molinero recuerda que él mismo participó en su día en la redacción de la reforma del Código Penal de la X legislatura y de esa prisión permanente revisable que conoce perfectamente y de la que destaca dos objetivos: “proteger a los más vulnerables y sancionar aquellos delitos muy graves (los más execrables para la sociedad)”, resalta.

El diputado nacional del PP recuerda que “esta pena existe en todos los países de la Unión Europea (excepto Portugal y Grecia), de modo que no se puede hablar de que es una pena ‘inhumana’ (que es el calificativo que muchos vienen utilizando), no lo es porque va a amparada por el , por el , el y el ”.

A quienes afirman que “el reo tiene derecho a la libertad una vez que ha cumplido condena” él les dice que “también la sociedad tiene todo su derecho a protegerse” y se pregunta “cuál debe primer en un conflicto de derechos” y reitera que hay muchos presos cuyos comportamientos dejan bien a las claras que no quieren reinsertarse ni rehabilitarse ni cambian sus conductas, y que vuelven a cometer delitos cuando regresan a la libertad.

Molinero se opone rotundamente a quienes aseguran que la prisión permanente revisable es una cadena perpetua, y subraya una y otra vez su característica de ‘revisable’: “Podremos discutirla y mejorarla y llegar a un acuerdo en el sentido de, por ejemplo, decir que la revisión de la pena se haga antes en lugar de a los 25 años”, indica.

Regresando al debate del pasado jueves, el diputado nacional del Partido Popular recuerda que fue para debatir unas enmiendas a la totalidad que habían presentado tanto tu partido (el PP) como Ciudadanos: las de los Populares se enfocaban en la pretensión de ampliar los supuestos en los que una persona puede recibir como pena la prisión permanente revisable; las de Ciudadanos se dirigían a endurecer la cuestión de los beneficios penitenciarios (algo de lo que Molinero afirma que en el PP tienen muchas dudas sobre su constitucionalidad a pesar de que finalmente la votaron a favor).

Dicho esto, quiere dejar meridianamente claro que ese debate del jueves “se produce por culpa de Ciudadanos, porque ellos fueron quienes en la mesa de portavoces se abstuvieron en una de las votaciones cuando el PNV quería debatir esa iniciativa legislativa”. En cualquier caso, afirma que “la prisión permanente es una conquista social porque va apoyada por el 80% de la población” y dice a los demás partidos políticos que “si realmente quieren escuchar la voz del pueblo, que lo hagan, porque el pueblo está pidiendo que quiere la prisión permanente revisable”.

Tras el drástico cambio de opinión que el asunto ha suscitado en Ciudadanos, Molinero confía en que lleguen más movimientos que ayuden a evitar la derogación de esta ley (que, por otra parte, está pendiente de que el Constitucional se pronuncie sobre ella, al estar recurrida): “Yo creo que habrá más cambios de opinión en otros partidos con respecto a esto, o al menos, habrá cambios de metodología para evitar que se vuelva a debatir la proposición de ley del PNV; ahora estamos con las enmiendas al articulado y las podemos prorrogar indefinidamente (siempre con el apoyo de grupos parlamentarios); yo creo que el PSOE ahí apoyará para que se vayan prorrogando y desaparezca la posibilidad de que se debata la derogación de la ley pero, claro, si escuchamos a Pedro Sánchez… nos preocupa porque sigue con lo mismo y considera que debe ser derogada pero… vamos a ver cómo cambia el tema”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista al diputado nacional del PP, Francisco Molinero, mediante el vídeo que acompaña a este versión por escrito de la misma.