Nudo de comunicaciones en tiempos de los íberos

El nombre de Caudete parece derivar de Capdetum, contracción que debieron hacer los romanos de Caput Deitanorum o Cabeza de los Deitanos, tribu ibérica del sudeste peninsular. Aunque puede también tener su origen en el término “caput aquae” (cabeza del agua), y que hacía referencia a la condición del municipio de cabeza de cuenca hidrográfica del río Vinalopó.

Caudete fue nudo de comunicaciones e importante asentamiento en época íbera.

Dos destacadas muestras de esta cultura son la “Cabeza de Toro” y la “Cierva de Caudete”, del Siglo V a. C. Representan a animales ensalzados a la categoría de divinidad que ejercían de espíritus protectores de enterramientos íberos. Están expuestas actualmente en el Museo Arqueológico de Albacete.

Caudete fue más tarde asentamiento romano, del que todavía quedan vestigios. Restos de villas romanas han sido encontrados en los parajes de El Real y Los Santos.

Por Caudete discurrían la romana Vía Augusta, que unía las ciudades de Tarraco (Tarragona) y Gades (Cádiz).

De origen musulmán son el primigenio emplazamiento de la villa de Caudete y el poblado de Bogarra, del que sólo se conserva la base de su torre defensiva, una construcción de planta hexagonal con muros de tapial y argamasa de cal.

Reconquistada por los cristianos en el siglo XIII

La Villa de Caudete fue conquistada por las tropas cristianas de Jaime I de Aragón en 1240, pasando en 1244 a depender de Castilla en virtud del Tratado de Almizra, otorgándole el entonces infante Alfonso X el Sabio, a Sancho Sánchez de Mazuelo, la posesión del castillo y la plaza de Caudete. En 1256 Mazuelo vende dicha posesión a Gregorio García, hablándose entonces de que Caudete era un poblado habitado mayoritariamente por mudéjares.

Caudete estuvo entre los siglos XIII y XV en medio de las disputas territoriales que enfrentaron a los reinos de Aragón y Castilla, hecho que determinó su importancia estratégica en este periodo. En 1304, y tras la Sentencia de Torrellas, la localidad se integra en la Corona de Aragón y el Reino de Valencia, circunstancia que definió la singularidad histórica de este municipio, ya que perteneció al Reino de Valencia hasta principios del siglo XVIII.

En 1425 el rey Alfonso V de Aragón agregó la villa y castillo de Caudete al Patrimonio Real, con perpetua prohibición de enajenarla. Este hecho permitió al municipio gozar de los privilegios otorgados al selecto grupo de villas reales.

Más tarde, Juan II de Aragón, en 1470, integró a Caudete entre las 29 poblaciones del Reino de Valencia con voto en Cortes.

La población de Caudete ostenta los títulos de Real, Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima Villa.

Con motivo de la Guerra de Sucesión en 1707, la localidad fue ocupada por las tropas inglesas que apoyaban al pretendiente a la Corona, el Archiduque Carlos de Austria. Con el triunfo del Borbón Felipe de Anjou, la villa pierde sus fueros y privilegios y pasa a formar parte de Villena, en calidad de aldea por la Real Provisión de septiembre de 1707.

Las tierras de Caudete fueron una de las compensaciones que Villena pidió al nuevo rey por haberle apoyado en la guerra.

La Villa recobra su independencia en 1738, gracias a las gestiones del sacerdote Don Luis Golf. En esta fecha queda incorporada al Reino de Murcia. Desde 1833, con la nueva distribución territorial de Javier de Burgos, forma parte de la provincia de Albacete.

Hoy es el quinto municipio de la provincia en peso poblacional. Según los datos del INE, Caudete contaba en 2008 con 10.157 ciudadanos.

Edificaciones singulares de la Villa de Caudete

Entre sus diversos edificios, conservados la mayoría en la actualidad, podemos observar como los diferentes estilos arquitectónicos se daban lugar con el paso del tiempo en Caudete.

El Castillo medieval de Caudete tuvo su origen como fortaleza en una construcción musulmana, de menor tamaño que la actual, surgida a finales del siglo XI o inicios del XII, para intentar detener el avance de los reinos cristianos.

La fortaleza se construyó sobre una pequeña zona elevada, defendida de forma natural por una rambla. Al periodo almohade de la dominación musulmana corresponden los muros que interiormente conserva la muralla, realizados con la técnica del tapial.

Presenta muro de mampostería, coronado con merlones terminados en rectángulo y saeteras en la parte central para permitir el disparo con arco o ballesta. Contó con cuatro torres de base maciza unidas entre sí por un paso de ronda o adarve.

Hacia el siglo XVI la fortaleza pierde su finalidad militar, lo que provocará su paulatino abandono. Entre 1740 y 1834, el edificio fue usado como cementerio de la iglesia de Santa Catalina.

Los trabajos de restauración que últimamente se han llevado a cabo en el edificio han conseguido la recuperación de sus murallas sur y noroeste, la reposición del almenado y la identificación del perímetro de sus cuatro torres defensivas.

La plaza de toros Las Arenas, de Caudete, es una de las más ricamente decoradas de toda España

La plaza de toros Las Arenas, de Caudete, fue uno de los numerosos caprichos constructivos de su promotor, el Conde de San Carlos. Terminada en 1910, en estilo neomudéjar, se adelantó a su época.

Es anterior en su construcción a las plazas de toros de Albacete y Madrid. Fue considerada una de las más bonitas de España y es una de las más ricamente decoradas.

Consta de tres niveles y está bordeada por más de doscientos arcos de herradura. Fabricada en muro de mampostería y ladrillo macizo, su portada queda enmarcada por bellos bajorrelieves en piedra con motivos taurinos.

La plaza presentaba en su origen un exagerado aforo de 9.241 localidades, una capacidad muy superior a la población del Caudete de aquel momento. Sin embargo, sólo cinco festejos taurinos tuvieron lugar aquí a lo largo del año 1910, con escasa afluencia.

No conocemos el motivo por el cual su propietario mandó derribar el graderío del segundo piso, sustentado por una bella estructura de hierro de forja. Según las crónicas de la época, la visión del coso desde este segundo piso era reducida, y se optó por desmantelarlo. Tras largos años de abandono, el edificio fue adquirido y restaurado por el Ayuntamiento en 1986. Desde entonces, se celebran aquí conciertos y espectáculos festeros veraniegos, gracias a su estupenda acústica.

Otros tesoros modernistas de la planta inmobiliaria de Caudete son las “Casonas”. Los caudetanos cuentan con uno de los patrimonios más ricos y singulares de casonas modernistas de la provincia de Albacete. Además del conjunto arquitectónico del barrio de San Francisco, se conservan un buen número de casonas al estilo señorial.

Caudete barroco

Los edificios más representativos de la época barroca son la Sala de la Villa, el Ayuntamiento, el Convento de los Padres Carmelitas y el Santuario de Nuestra Señora de Gracia.

La Sala de la Villa es uno de los edificios civiles más emblemáticos de la población. Situada sobre los arcos que cierran la Plaza de la Iglesia y construida entre 1759 y 1764 sobre un edificio anterior, fue Sala Capitular de la villa hasta principios del siglo XX, función que hoy ha recuperado.

En su fachada meridional destacan el escudo de Caudete, labrado en piedra y ricamente ornamentado en estilo rococó, y un reloj de sol de 1957 coronando la cornisa. En su interior conserva bellísimos cuadros de pintores locales, entre ellos José Perezgil y Rafael Requena.

El actual edificio del Ayuntamiento ha sido Sala Capitular de la Villa y Sala de Audiencias desde 1745. En su origen, situaba en la planta baja el antiguo almacén de granos, bodega y Peso Real de la harina. La actual distribución interior del edificio se conformó en 1999, aunque se conservó el diseño de la fachada y la escalera.

Junto a su portada principal contemplamos el escudo de Caudete, donde aparecen los títulos que le fueron otorgados: Real, Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima Villa.

El primer asentamiento del Convento de San José o de los Padres Carmelitas en Caudete se remonta a 1579, cuando se establecen en un pequeño convento anexo a la ermita de la Virgen de Gracia.

Los trabajos de construcción se dilatan a lo largo del siglo XVII. En 1634 se construye la parte baja del claustro. Entre 1638 y 1670 se edifican la iglesia, el campanario y el piso superior del claustro.

El recinto más relevante del monasterio es su imponente claustro barroco, compuesto de bellas columnas toscanas de sillería unidas por arcos de medio punto.

El convento fue casa de noviciado durante diferentes periodos de su historia. Conserva, asimismo, una importante biblioteca monástica.

Por último el Santuario de Nuestra Señora de Gracia, Patrona de Caudete, es un magnífico templo de estilo barroco construido entre 1741 y 1758 sobre otro anterior. Conocer el Santuario lleva su tiempo, pues el conjunto lo componen varias salas, anexas al templo en sí, que comunican con el Museo Sala de Mantos.

Según cuenta la tradición religiosa, la Virgen de Gracia se apareció a un pastor en 1414 anunciándole la ubicación de las imágenes de la propia Virgen y San Blas en aquel mismo lugar. Dicho milagro y el descubrimiento de las imágenes viene narrado en el retablo mayor de la iglesia.

De especial interés en el santuario son las seis pinturas de José Perezgil, pintor caudetano de gran renombre, afincado en Alicante. Estos óleos sobre tabla fueron realizados entre 1960 y 1961 y representan relevantes episodios de la vida de la Virgen.

Anexa a la sacristía se conserva la cripta que, según la tradición, guardó las imágenes de la Virgen y San Blas. Sobre ella, en el camarín, encontramos una de las joyas del templo, la conocida como campana de la Virgen, que está fechada en 1380 y, según ciertas referencias, podría ser la más antigua que se conserva en toda Castilla-La Mancha.

En el camarín puede verse un exquisito pavimento de azulejería valenciana compuesto por motivos florales y frutales.

La fachada del templo, remodelada y pintada al fresco en 1907 por el muralista Agustín Espí, tiene una original inspiración neogótica. El monumento fue declarado Bien de Interés Cultural en 1992.

Caudete industrial

Es interesante destacar que la industria de Caudete se mantiene pujante pese a la crisis económica actual. Uno de los mejores ejemplos es el Parque Tecnológico Empresarial “Caudete”.

El Parque supone la mayor iniciativa para el futuro de Caudete de toda su historia.

Un total en el conjunto de la actuación de 2 millones de metros cuadrados. El equivalente a 400 campos de fútbol.

Una excelente ubicación, junto a dos vías de comunicación claves en el sureste español: la autovía Madrid-Alicante y la futura autovía Valencia-Murcia, colindante al eje ferroviario Madrid-Alicante y a la línea de Alta Velocidad.

Una urbanización de calidad. Grandes avenidas con rotondas de distribución del tráfico pensadas para el tráfico de gran volumen. Amplias zonas de aparcamiento. Más de 250.000 metros cuadrados de zonas verdes y sobre 1.400.000 metros cuadrados de parcelas industriales.

Caudete se convierte en uno de los municipios con mayor superficie industrial de España en términos relativos. Para equiparar esa cifra, una ciudad como Valencia tendría que desarrollar más de 161.000.000 de metros cuadrados de suelo industrial, aunque la superficie de todo su término municipal es de tan sólo 134.000.000 de metros cuadrados.

La innovación tecnológica, la investigación, el desarrollo de proyectos de vanguardia, la apuesta por el diseño y la calidad tienen cabida en el Parque Tecnológico Empresarial “Caudete” que se configura como un espacio productivo diversificado relacionado con sectores como el vidrio, el mueble, la industria farmacéutica, el transporte, la logística, la industria agroalimentaria o la construcción.

Es una decisión orientada al empleo; al desarrollo económico sostenible, basado en criterios de respeto al medio ambiente; al crecimiento moderado; a las oportunidades de los jóvenes que buscan un empleo cualificado que responda a su formación; y a los intereses generales de Caudete.

El proyecto ha recibido financiación del Ministerio de Industria Turismo y Comercio, dentro del Plan Nacional Ayudas de Reindustrialización.

GEURSA es la Sociedad Mercantil de Gestión Urbanística Municipal Caudete, S.A., de reciente creación, una empresa joven y dinámica que pretende agilizar la consecución de determinadas demandas y necesidades en infraestructuras y en materias urbanísticas. Actualmente se encarga de la gestión de un importante proyecto: el Parque Tecnológico Empresarial de Caudete.

La fiestas de Moros y Cristianos de Caudete cuentan con más de 400 años de antigüedad

Las fiestas de Moros y Cristianos de Caudete cuentan con una antigüedad de más de 400 años. Celebradas entre el 6 y el 10 de septiembre, están declaradas de Interés Turístico Regional. Cada septiembre, estas fiestas revolucionan la escena social caudetana y atraen a miles de curiosos alentados por su fama y antigüedad.

Actualmente existen cinco comparsas: Guerreros, Mirenos, Tarik, Moros y La Antigua, siendo las más antiguas Guerreros y Moros. Estas comparsas adoptan en su origen estructura militar, con cargos que conservan hasta la actualidad: capitán, sargento, abanderado o portaestandarte y cabo de escuadra.

Los desfiles de La Entrada y La Enhorabuena tienen lugar los días 6 y 9 de septiembre respectivamente, siendo los dos actos que más visitantes atraen. Durante estos días, las cinco comparsas locales desfilan en escuadras al son de música festera, mostrando bellísimos trajes que en muchos casos son pura artesanía. Otro espectacular acto de la fiesta son Las Guerrillas o simulaciones de lucha entre los bandos moro y cristiano, donde la pólvora y los disparos de arcabucería son los protagonistas. Las armas utilizadas están fabricadas por artesanos caudetanos.

Entre los actos festeros de naturaleza más lúdica se entremezclan otros de carácter religioso. Así, es igualmente espectacular y multitudinaria en participación la Procesión de traslado de la Virgen del día 7, desde su santuario hasta el pueblo.