Capital del Priorato de San Juan

El origen de Alcázar de San Juan se pierde en la Edad de Piedra, pues de esta época se han encontrado restos de algunas civilizaciones. Más adelante, fue sede de algunos campamentos celtíberos, formados ante la invasión romana. Algunos historiadores creen que fue la antigua Alces, ciudad prerromana, y en el itinerario de Marco Antonio se la designa con el nombre de “Murum”. Por los estudios hechos en la composición arquitectónica del templo de Santa María la Mayor es muy probable que Alcázar fuera un pueblo visigodo.

Tras la invasión árabe en el año 711, sus nuevos habitantes dotaron a esta zona de un importante complejo defensivo, al que llamaron “Al-kasar”. En 1212, tras la derrota árabe en la batalla de las Navas de Tolosa, los alcazareños vivieron durante muchos siglos bajo las directrices de la Orden de San Juan. A partir del siglo XVI, Alcázar se convierte en capital del Priorato de San Juan, por lo que gozó hasta principios del siglo XIX de independencia, tanto eclesiástica como jurídica, de la capital de Toledo. Con la invasión francesa de 1808, mediante un decreto del rey francés José Napoleón I, Alcázar de San Juan pasó a pertenecer jurídicamente a la provincia de Ciudad Real.

El siglo XIX fue para Alcázar de San Juan el siglo de la decadencia, ya que a lo largo de él fue perdiendo lo que durante siglos dio esplendor a esta villa. En 1854, tras la llegada del ferrocarril a España, el ingeniero inglés Mister Creen señala en Alcázar un nudo ferroviario de importancia y el 24 de mayo de 1858 la reina Isabel II inaugura la línea Madrid-Alicante, pasando el real por la estación alcazareña. Desde este momento se abren nuevos horizontes para la villa, la cual se vuelve a convertir en cabecera de comarca. El siglo XX está marcado principalmente por el ferrocarril y, posteriormente, por el crecimiento del polígono industrial.

Crecimiento del sector industrial

El censo de actividades económicas de Alcázar de San Juan supera las 2.000 licencias. La mayoría de empresas pertenecen al sector comercio y servicios (80%), lo que indica la importante terciarización de la economía local. Un sector destacable es el de la industria agroalimentaria, con relevante proyección exterior, y la producción vitivinícola. El 31 de enero de 2007 se inauguró en la localidad una planta de bioetanol que producirá 33 millones de litros anuales de este biocombustible a partir de excedentes de origen vínico.

También destaca por su actividad artesana que se concentra en los sectores de la cerámica, madera, cuero y piel para la confección de guantes.

El tejido empresarial se encuentra ubicado en dos zonas. Por una parte se encuentra el comercio, en el centro urbano, en un área peatonal. Por otra parte está la zona industrial, en fase de expansión al estar ocupada en su práctica totalidad. El polígono industrial se ha desarrollado, desde los años 60, en varias zonas de actuación y en él se encuentran instaladas más de 160 empresas.

Actualmente se están llevando a cabo los trámites para la urbanización de una nueva zona de actuación, promovida por el Ayuntamiento, dotando a la ciudad con otros 400.000 metros cuadrados más de suelo industrial y se están realizando actuaciones privadas comerciales e industriales con la instalación de un centro logístico y una zona comercial y de ocio al borde de la Autovía de los Viñedos.

Fiestas de interés turístico

Las fiestas locales se celebran en Alcázar de San Juan del 2 al 8 de septiembre, coincidiendo el final con la festividad de la patrona de la localidad, la Virgen del Rosario, y justo antes de empezar la vendimia.

Cualquier visitante se extraña ante la singularidad de los carnavales de Alcázar de San Juan, celebrados en las fiestas navideñas, entre Nochebuena y Nochevieja. El origen de esta fiesta se remonta al siglo XIX cuando la fiesta de los Santos Inocentes superó en participación a las propias de los carnavales de febrero o marzo. Cada año, alcazareños y visitantes se superan en participación y originalidad de los disfraces. En 1991 fue declarada de Interés Turístico Regional.

Alcázar, localidad ligada a la cultura del cultivo de la viña, celebra de forma multitudinaria la fiesta de San Isidro, patrón de los agricultores. Así, los alcazareños se reúnen en el Cerro de la Ermita de San Isidro en una tradicional romería.

Coincidiendo con la noche de San Juan y la entrada del estío, Alcázar se llena de colorido con la fiesta de Moros y Cristianos. Durante tres días la población, haciendo memoria de su historia, se transforma en un escenario rebosante de vistosidad y colorido con documentadas y lucidas representaciones medievales y brillantes desfiles.

Importante nudo de comunicaciones

Alcázar de San Juan tiene una población en fuerte crecimiento en los últimos años. En el año 2005 tenía 28.783 habitantes, existiendo unas proyecciones optimistas de alcanzar los 40.000 habitantes en un horizonte de 10 años, de una manera equilibrada y sostenible. Conviene destacar la gran relación que existe entre Alcázar de San Juan y su área de influencia, cuya población supera los 250.000 habitantes, ya que las relaciones comerciales y laborales se desarrollan de forma integrada en toda la comarca.

En estos últimos años Alcázar de San Juan ha sufrido un gran cambio en materia de comunicaciones fruto de la construcción de la Autovía de los Viñedos que une Toledo con el centro de la Comarca Manchega y que en un corto espacio de tiempo se prolongará hasta Albacete y el Levante y por el otro extremo hasta Portugal. También esta vía permite la conexión del municipio a la N–IV Madrid-Cádiz. Con ello se accede desde Alcázar a la red de carreteras que atraviesan la Península Ibérica.

En los próximos cinco años Alcázar de San Juan sufrirá otro gran cambio ya que está proyectado que esta ciudad esté integrada en la línea de Alta Velocidad Madrid–Jaén, con estación en Alcázar de San Juan, modernizando la red ferroviaria clásica e incorporando este municipio a la línea de Alta Velocidad del Estado.

La estación de ferrocarril de Alcázar de San Juan hace viable la posibilidad de enlace de transporte intermodal ferrocarril-carretera en el transporte y manipulación de mercancías. El proyecto privado de instalar una plataforma logística está muy avanzado, lo que dotará a Alcázar de uno de los centros logísticos más importantes del país.

Complejo Lagunar, reserva natural de alto valor faunístico y de vegetación

Al Oeste de Alcázar de San Juan se encuentra el Complejo Lagunar, formado por tres lagunas: laguna del Camino de Villafranca, laguna de Las Yeguas y laguna de La Veguilla. De alto valor natural, este paraje ha sido calificado como Refugio de Fauna, Zona Especial de Protección de Aves, Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda (UNESCO) y Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR). Desde observatorios estratégicamente situados se puede contemplar toda la riqueza natural que alberga.

Su origen se encuentra en los restos de los antiguos cauces de la era cuaternaria que posteriormente han quedado segmentados y cegados a trechos. Es un enclave muy productivo y valioso por acoger, en poco espacio, una flora muy característica y diversa, con especies que son escasas o están en peligro de extinción. En este mosaico vegetal también entran a formar parte especies vegetales de agua dulce como el Carrizo, el Junco y la Enea, presentes en la laguna de La Veguilla.

Su principal valor faunístico reside en las poblaciones de aves acuáticas ligadas a zonas húmedas, que resultan muy interesantes y valiosas a escala nacional e internacional. Algunas de ellas se encuentran en peligro de extinción, como la Malvasía Cabeciblanca, y otras catalogadas como vulnerables como la Pagaza Piconegra, Avoceta y Tarro Blanco.

Este lugar también sirve a un gran número de aves para pasar el invierno y luego regresar a sus lugares de cría y en época de migración pasan por esta Reserva un gran número de especies para alimentarse y descansar.

Un magnífico patrimonio monumental

El edificio del actual ayuntamiento de Alcázar de San Juan fue inaugurado en 1850 como Casino Principal. Por entonces, el Ayuntamiento se encontraba situado en un edificio antiguo de sillería en el centro de la Plaza de España que fue demolido en 1928. Se trataba de una torre similar al torreón de don Juan de Austria al que adosaron el resto del edificio para convertirlo en Ayuntamiento. Por su semejanza con el otro Torreón es de suponer que éste del antiguo Ayuntamiento formaba parte de la muralla que rodeaba Alcázar.

La iglesia más antigua de Alcázar es Santa María La Mayor, convertida en parroquia en 1226. Perteneciente a la Orden de San Juan, en ella se combinan una rica mezcla de estilos arquitectónicos. Además de románico, encontramos estilo renacentista en la portada principal y en las capillas, una de ellas superpuesta a otra mudéjar con restos de yeserías policromadas. El estilo barroco se nos muestra en el altar mayor y el Camarín de la Virgen, añadido a la iglesia en 1742. A los pies de la Iglesia, debajo del coro, se encuentra la pila bautismal donde, según la tradición, fue bautizado Miguel de Cervantes.

La Iglesia de San Francisco, construida durante el primer tercio del siglo XVI y de estilo gótico de transición, formaba parte del antiguo convento franciscano que llegó a tener gran relevancia a lo largo del siglo XVII, ya que en él se ubicó la Universidad de Alcázar. A mediados del siglo XIX se derribó el convento permaneciendo en pie la Iglesia de San Francisco.

La Iglesia de Santa Quiteria, construida en piedra en su totalidad, tiene su modelo en el Escorial, ya que fue construida sobre planos de Juan de Herrera.

En el convento de la Iglesia de la Santísima Trinidad, suprimido en 1821 debido a las disposiciones religiosas del Trienio Constitucional, se fundó en 1954 el Seminario Menor Trinitario.

Palacio del Gran Prior

La construcción del Palacio del Gran Prior se remonta a la época de los celtíberos, quienes levantaron una fortaleza en el lugar que hoy ocupa el entorno de la iglesia de Santa María y el Torreón. Posteriormente, fue pasando sucesivamente a poder de los romanos, de los árabes en 715 y de los Comendadores de la Orden de San Juan en el siglo XIII, a los que perteneció hasta la desamortización de Mendizábal en 1835. Con el transcurso del tiempo se fue destruyendo hasta desaparecer totalmente en 1891.

En la actualidad, de este Palacio se conserva muy poco: el Torreón de don Juan de Austria, -construido en dos épocas diferentes, en el siglo XIII y a principios del siglo XVII-, un magnífico monumento de planta cuadrada de tres cuerpos con escalera construida en su interior; y la Capilla Real, edificio del siglo XVI de obra de mampostería en su mayor parte cosida por hiladas de ladrillos, que al fondo tiene la puerta de acceso al Palacio. Otra parte que permanece es la Torre del Cubillo, obra del siglo XII, de la que se conserva el primer cuerpo y que debió estar unida a la muralla del Palacio. Según la tradición durante un tiempo sirvió de campanario de la Iglesia de Santa María.

El Museo Municipal, ubicado en una antigua casa señorial denominada Posada de Santo Domingo, alberga multitud de fondos histórico-artísticos ligados a la localidad. En Alcázar encontramos también numerosas casas solariegas típicas de los siglos XVII y XVIII, fachadas modernistas y notables ejemplos de arquitectura civil de finales del siglo XIX y principios del XX.

Por otra parte, Alcázar conserva construcciones tan emblemáticas en la llanura manchega como son los molinos de viento. En el Cerro de San Antón se han restaurado recientemente cuatro molinos: Rocinante, Fierabrás, Barcelona y Dulcinea.

Apuesta por la conservación del patrimonio

Por su importante riqueza monumental, el ayuntamiento de Alcázar de San Juan, con su alcalde, José Fernando Sánchez Bódalo, a la cabeza y con la colaboración del Gobierno regional, ha decidido poner en valor su patrimonio mediante el programa “Pretérito Perfecto”. Entre los proyectos previstos destacan una intervención arqueológica urbana, bajo el nombre “Yacimentos arqueológicos de la calle Gracia”, en un terreno con vestigios romanos y medievales; la recuperación del antiguo convento de San José y la instalación en el mismo del Centro de Interpretación de la cerámica popular manchega; la musealización de la Capilla de Palacio, Cubillo y Torreón como Centro de Interpretación de la Orden de San Juan y el Gran Priorato de San Juan en La Mancha; así como el plan museológico del centro “Casta del Hidalgo”, en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid.

Por su parte, la Universidad de Castilla-La Mancha está estudiando de manera global el cerro de San Antón como entorno patrimonial de carácter medioambiental y etnográfico. Este proyecto contempla la recuperación del molino para usos turísticos y didácticos.

Importante zona de producción vitivinícola

La cocina típica de Alcázar responde a la tradicional del sur castellano-manchego, principalmente inspirada en El Quijote. Los fundamentos son la calidad de las materias primas y el respeto a las recetas transmitidas a lo largo del tiempo.

Sus platos más conocidos son los duelos y quebrantos -huevos revueltos con tocino y chorizo-; el asado y la caldereta de cordero; el pisto manchego, elaborado con tomates y pimientos; los quesos manchegos; las gachas; las migas, etc. También cabe que destacar la variedad y excelencia de los vinos que se producen en la demarcación de La Mancha, cuyo Consejo Regulador de Denominación de Origen tiene su sede precisamente en Alcázar de San Juan, donde también se encuentra la sede de la Unión de Cooperativas Agrarias de Castilla-La Mancha (UCAMAN).

En Alcázar se promocionan los alimentos castellano-manchegos más característicos en la Feria de los Sabores de la Tierra del Quijote, en la que este año, en su III Edición, se han dado cita 120 stands y han participado 71 empresas de los sectores más representativos: vino, queso, aceite, artesanía, industrias cárnicas, dulces, miel, berenjenas, ajos, azafrán…