El Museo Cuchillero registró cerca de 26.000 visitas en 2010

Desde que el Museo Municipal de la Cuchillería de Albacete abriera sus puertas el pasado año 2004, han visitado sus instalaciones cerca de 167.00 personas, lo que supone una media de 25.000 visitantes al año.

Según los datos que se desprenden de la Memoria de este Museo Cuchillero, correspondiente a 2010, durante el pasado año registró cerca de 26.000 visitas, lo que supone un incremento del 2,1 por ciento con respecto a 2009. Una cifra importante, teniendo en cuenta que refleja el segundo mayor número de visitas de la historia de este recurso, tras los cerca de 31.560 visitantes registrados en 2005.

Personas, en su mayoría, procedentes de diferentes puntos de la geografía española, principalmente de Castilla-La Mancha, y en menor medida de la Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía y Madrid, aunque también de fuera de nuestras fronteras.

Concretamente, han visitado este Museo cerca de 1.700 personas procedentes del extranjero, mayoritariamente de países de Europa, aunque también de Oceanía y África. En relación al tipo de visitantes, el primer puesto lo ocupan los jubilados, seguidos de público en general, niños, estudiantes y amigos de los Museos.

Una casa para la industria cuchillera

El pasado 6 de septiembre de 2004, el Museo Municipal de la Cuchillería de Albacete abrió sus puertas en la conocida como Casa de Hortelano, en pleno corazón de la ciudad.

Dependiente del Ayuntamiento de Albacete y la y Afines de Albacete, APRECU, este Museo nace con el objetivo de conservar, difundir y promocionar la Cuchillería, al considerar que es una de las herencias histórico-artística y cultural más importantes de esta provincia, albergando en su interior piezas singulares e históricas procedentes de la industria cuchillera de gran valor y belleza.

El Museo está dividido en dos plantas, reestructuradas en salas diferenciadas. En la planta baja, encontramos un Recorrido Histórico que nos muestra la evolución histórica y geográfica de la cuchillería en Albacete, ilustrada con documentos originales y elementos representativos de la venta tradicional de navajas y cuchillos, complementado con el audiovisual “Cuchilleros: mito, oficio y futuro”.

Además, se puede contemplar la Colección Jesús Vico, compuesta por piezas arqueológicas de la Edad de Hierro, época Romana y Visigoda, así como la Sala de Exposiciones Temporales, donde se recogen exposiciones periódicas que ofrecen una visión global de la cuchillería nacional e internacional.

La planta alta, alberga la Sala APRECU. Está formada por los primeros premios del Concurso Regional Castilla-La Mancha de Cuchillería APRECU, convocado anualmente desde el pasado año 1981 por la Asociación de Cuchillería y Afines APRECU. En ella se exponen piezas que están consideradas como las mejores que la industria albaceteña ha producido en el último siglo, tanto de producción artesanal como industrial, incluyendo además los fondos adquiridos por el Museo, en donación o depósito.

La Sala Caja Castilla-La Mancha, se compone de una colección de 500 piezas fabricadas en los siglos XVII, XVIII y XIX, adquirida en junio de 2002 por la ya desaparecida Caja Castilla-La Mancha a Rafael Martínez del Peral y Fortón, Marqués de Valdeguerrero, tras el la búsqueda y recopilación que realizó a lo largo de 33 años, tras su paso por diferentes almonedas, chamarileros, rastros y mercados de ciudades, pueblos y caseríos españoles y extranjeros.

El valor de esta colección se basa en la antigüedad, belleza y nobleza de los materiales empleados, así como en el detalle y precisión con que han sido ornamentadas, sin olvidar la diversidad de tipologías que ofrece, fruto del trabajo de artesanos españoles y de otros países.

La Colección Caja Castilla-La Mancha, de gran valor científico, ofrece una visión global de la producción cuchillería a nivel europeo, al tiempo que permite establecer semejanzas, concordancias e identidades para pasar del plano local al universal.

Además este Museo Cuchillero, dispone de una zona de Manipulativos, compuesta por una muestra de herramientas y materiales, el Juego Interactivo “Haz tu propia navaja” y el audiovisual “La navaja clásica de Albacete”, que ilustra de manera didáctica el proceso de elaboración de navajas y cuchillos. Entre las ventajas que ofrece esta Sala, cabe destacar que está preparada con sistema de braille para las personas invidentes que visiten este Museo.

La Casa de Hortelano, de 1912, obra del arquitecto , alberga el Museo de la Cuchillería

El Museo Municipal de la Cuchillería de Albacete se encuentra ubicado en el edificio conocido con el nombre de Casa de Hortelano.

En el año 1912, Joaquín Hortelano encargó al arquitecto municipal Daniel Rubio la construcción de este bello edificio, situado frente a la Catedral albaceteña. Entre sus elementos más característicos destaca su ecléctica fachada gótica y sus azulejos verdes.

Daniel Rubio es además autor de otras obras arquitectónicas emblemáticas de Albacete, como por ejemplo el desaparecido Mercado de Abastos, el Templete de Música de la Feria, de depurado gusto modernista, o el edificio del Gran Hotel de la capital. Fuera de esta ciudad, este arquitecto dejó su huella en el Plan de Ensanche de Málaga (1929), así como en el edificio de la de Antequera (1932).

Este edificio se convirtió con el paso de los años en . En la década de los ochenta, cuando fue adquirido por el Patrimonio Arquitectónico del Ayuntamiento de Albacete, pasó a ser la sede del Consejo Social de la y más tarde de la Policía Local.

Con el objetivo de acondicionar las instalaciones del Museo Municipal de la Cuchillería, se realizó una remodelación en este edificio en el año 2004, conforme al proyecto liderado por los arquitectos , , Juliane Potter y . Gracias a la ampliación de este Museo, prácticamente finalizada y a la espera de ser inaugurada, a los 450 metros cuadrados de superficie con los que contaba originariamente el edificio, se le añadirán otros 1.000 más para poder exhibir parte de las piezas que hasta la fecha se encontraban almacenadas por falta de espacio.

Fondos del Museo

Según los datos ofrecidos por el propio Museo, su inventario está compuesto por 4.828 piezas: 1.804 corresponden a donaciones; 424 a la Colección de APRECU; 30 a la ; 20 a la Colección Jesús Vico; y 320 a donaciones particulares.

Los depósitos del Museo, están compuestos por 2.188 piezas, de las cuales 500 corresponden a la Colección Caja Castilla-La Mancha; 1.529 a un coleccionista particular que prefiere mantenerse en el anonimato; y las 159 restantes, a particulares.

A lo largo de sus siete años de vida, el Museo Cuchillero ha adquirido, a través de compra, 836 piezas. Además, también alberga en su interior más de 1.500 documentos (fotografías, nóminas, tarjetas de visita, sobres, planos, etcétera), así como 150 piezas etnológicas, la mayoría de ellas procedentes de fraguas y talleres cuchilleros de diferentes épocas.

Colección Jesús Vico y otros depósitos

Entre las depósitos del Museo Municipal de la Cuchillería de Albacete, destaca la donación realizada el pasado año 2004 por parte del numismático, anticuario y miembro de la en Albacete, el albaceteño .

Se trata de una colección formada por una serie de piezas que dotan de un mayor valor su contenido, teniendo en cuenta que la antigüedad, procedencia y características de las mismas dan una nueva dimensión al Museo de la Cuchillería de Albacete, pasando de representar cuatro siglos de la Historia de la Cuchillería a 36 siglos de la Historia del Hombre y su relación con la fabricación de herramientas de metal. En su donación se incluyen piezas de Egipto de la época del Imperio Nuevo, de Irán del siglo IX a.d.C, Roma, Grecia del siglo XI a.d.C, y Centroeuropa, con cuchillos godos y celtas.

Además, en 2006, el Museo de la Cuchillería albaceteño recibió un importante depósito de cuchillos y navajas del mundo, procedente del prestigioso coleccionista argentino Samuel Setian, que previsiblemente será expuesto en una de las salas de las nuevas instalaciones que forman parte de la ampliación del Museo.

Las piezas depositadas, procedentes de sus colecciones de Miami y Buenos Aires, datan de los Siglos XVII al XX. La diversidad de estas piezas, los materiales utilizados en su realización (oro, plata, nácar, marfil, carey, ébano, astas de antílope, ciervo o toro), y su variada procedencia, hacen de esta colección una muestra excepcional.

Entre las piezas que conforman esta colección, destaca una navaja de espejillos del Siglo XIX de Albacete, de 1,80 metros de largo; una navaja de Santa Cruz de Mudela del Siglo XIX, de 2,35 metros de largo; y una navaja de Caza francesa grabada al ácido, de más de 2 kilos de peso.

Ampliación del Museo

En el primer proyecto del Museo de la Cuchillería, denominado “Caracol”, se contemplaba la conexión de la Casa de Hortelano con el edificio posterior, el de la antigua Comisaría de la Policía Local, a través de una pasarela.

Sin embargo, los responsables de este recurso cultural desecharon la idea en 2004 al considerar que superaba considerablemente el coste inicial del proyecto.

A pesar de ello, tras el proyecto de ampliación que se encargó en 2008 al estudio de arquitectura Caballero-Fuentes, nuevamente se volvió a hablar de esta pasarela. Meses más tarde, esta iniciativa fue presentada por el consejero delegado del Museo, , al entonces alcalde de la ciudad, , para que las obras de ampliación contaran con el visto bueno y comenzaran cuanto antes, contando para ello con un presupuesto de 1,5 millones de euros.

Finalmente, las obras dieron comienzo en febrero del pasado año 2010, con la idea de incorporar las antiguas dependencias de la Policía Local en el edificio del Museo, de las que tan sólo ha quedado la estructura, siendo la conexión entre ambos espacios el eje central sobre el que ha girado este proyecto. Tras varios retrasos, esta ampliación es una realidad, sin embargo habrá que esperar hasta que concluyan las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22 de mayo para que pueda hacerse efectiva su inauguración y posterior apertura.

Gracias a la realización de estas obras, se ha incrementando el espacio en 1.000 metros cuadrados de superficie, permitiendo exponer un mayor número de piezas.

2010 ha estado marcado por estas obras de ampliación, así como por la consecución de proyectos derivados de la misma, como por ejemplo una sala de audiovisuales en la que los visitantes pueden ver el documental narrado por el actor “Cinco siglos, cinco historias”. Un espacio que destaca la posición del Museo como centro de vanguardia e innovador.

Sistema interactivo que garantiza la accesibilidad

Dentro de la oferta que ofrece el Museo de la Cuchillería de Albacete, cabe destacar su sistema telemático. Se trata de un proyecto pionero, ya que es el primer proyecto de estas características que se realiza en territorio nacional y de los primeros en Europa, totalmente realizado por empresas de Albacete (Grupo Edin, Génesis XXI, Micasoft, Oversec, Soluciones IP y Tecon), coordinadas a través del grupo de investigación LoUISE de la Universidad de Castilla-La Mancha.

La infraestructura del sistema telemático está constituida por un conjunto de PDA’s o dispositivos de mano portátiles que, por medio de una red inalámbrica (Wi-Fi), permiten acceder a la oferta del sistema telemático del Museo Cuchillero, así como a una experiencia interactiva para poder conocer más información sobre los elementos expuestos en él.

De este modo, el usuario que utilice la PDA dispondrá de un mayor volumen de datos sobre cada una de las piezas, vitrinas y audiovisuales existentes en el Museo de la Cuchillería de Albacete, todo ello a partir de una experiencia única e interactiva, a través de una aplicación fácil e intuitiva para el visitante. Además, a través de las PDA’s, este sistema garantiza la accesibilidad de las personas discapacitadas, dando lugar a una visita en la que podrán escuchar cada una de las descripciones de los elementos que se encuentran durante el recorrido del Museo, convirtiéndose de este modo en uno de los espacios más accesibles que existen en la actualidad en toda Europa.

El sistema ofrece a su vez la opción multiidioma, con la intención de hacer de este Museo un punto de reunión imprescindible para las diferentes culturas que visiten Albacete capital.

El Museo alberga piezas que reflejan la evolución histórica y geográfica de la cuchillería en Albacete

Albacete está considerada como una ciudad cuchillera por excelencia. Su historia está íntimamente ligada a la aparición y desarrollo de este oficio, por lo que no es de extrañar que cuente con un Museo dedicado a la conservación y promoción de la cuchillería.

En el siglo XV, aparecen las primeras referencias documentales que demuestran la existencia de cofradías de espaderos y cuchilleros en Albacete. En el siglo XVI, en plena expansión, destacan nombres como el cuchillero y el espadero Nicolás Arias.

En el siglo XVII, se generaliza el uso de las navajas y por tanto su demanda. Lo mismo ocurre con las espadas, armas cortas y tijeras de escritorio. El siglo XVIII es conocido como el Siglo de Oro de la cuchillería de Albacete. Surgen grandes maestros del oficio que convierten a esta ciudad en uno de los centros cuchilleros más importantes de Europa.

Con la llegada del ferrocarril, en el siglo XIX, se favorece la comercialización cuchillera, al facilitar y abaratar el transporte de las materias primas y del producto acabado. Aparece la mítica figura del vendedor con el cinto en la estación y la cuchillería de Albacete se da a conocer en toda la geografía española y en diversos lugares de Europa. En el siglo XX, los talleres unipersonales y familiares comienzan a cerrar al no poder competir con las industrias mecanizadas, siendo los productos de manufactura asiática los grandes enemigos de la cuchillería albaceteña a partir del siglo XXI.