El tramo acondicionado, de aproximadamente 7,5 kilómetros, va a mejorar la seguridad de una vía que disponía de un trazado sinuoso, curvas muy cerradas, una plataforma estrecha que en raras ocasiones superaba los 5 metros de ancho y un firme deficiente.

Esta situación se agravaba además por la gran presencia de vehículos pesados procedentes de la explotación de caolín de Poveda de la Sierra en dirección a Guadalajara, ha informado la Junta en un comunicado.

Por ello, el ha promovido y realizado el acondicionamiento de este tramo de carretera, dotándolo de nueva señalización vertical y horizontal, así como nuevas barreras de protección, acorde a las necesidades y al tráfico que soporta.

Todas las actuaciones realizadas han sido respetuosas con el medio ambiente, más aún al situarse las obras en una zona de protección del Parque Natural del Alto Tajo.