El senador del por Guadalajara, , ha apuntado que el escenario económico en el que nos desenvolvemos “nos muestra como la desaceleración sigue abriéndose paso oscureciendo el panorama de la economía mundial y por tanto de la española”. El Fondo Monetario Internacional, ha recordado el parlamentario nacional, ha rebajado en su último informe las previsiones de crecimiento de la mayoría de los países de nuestro entorno, pero preocupante son las previsiones para España, “a la que recorta en dos décimas cada año el avance que augura el PIB al 2% en 2019 y al 1,6% en 2020, mismo porcentaje que pronostica para 2020”.

También influye en estas cifras que el FMI haya incluido en sus previsiones el nuevo cálculo del PIB que el INE hizo en septiembre, y que redujo el crecimiento de 2018 y 2019 y que no había introducido en las estimaciones de octubre. “La rebaja de dos décimas para 2020 se trata de la mayor rebaja entre los países desarrollados”. Igualmente este organismo augura que España “acabará el cuarto trimestre de 2019 creciendo un 1,7% interanual. Unas coordenadas que chocan claramente con las estimaciones del Gobierno que aún estima que en 2019 se creció un 2,1% y para 2020 augura un 1,8%”. A estos datos del FMI se suman las cifras de compraventas de viviendas que en noviembre bajaron un 9,3% en relación al mismo mes de 2018.

El senador popular ha apuntado que estas previsiones ya conocemos el final. “Las recetas económicas de la izquierda siempre se pagan con más paro”. Por ello ha criticado que el Gobierno de España proponga lo contrario de lo que se debe hacer en este escenario, porque sigue pensando en subir los impuestos, aumentar la deuda, el déficit y el gasto de manera desbocada”.

En la misma línea, si trasladamos el escenario y estas políticas a nuestra región, “vemos como en la legislatura anterior Castilla-La Mancha fue el laboratorio de pruebas para los pactos del PSOE con la extrema izquierda, siendo Page pionero en gobernar con un vicepresidente de extrema izquierda y de asumir medidas como la reducción progresiva de la financiación a la escuela concertada o la expulsión de los curas de hospitales y residencias públicas”.

También podemos observar como el señor Page, al igual que Sánchez, cada vez que se expone menos a las preguntas de los medios de comunicación, “seguramente por miedo a ser desenmascarado en sus mentiras y contradicciones que le hacen separarse de la realidad de la región y del país, y es lo que le lleva a creerse sus propias mentiras”, ha aseverado.

González Lamola ha afirmado que Page ha decidido vestirse de “socialista bueno”, y vive rodeado de una brutal estructura de asesores y palmeros que ha construido alrededor del Gobierno regional, y que le ha hecho perder la toma de contacto con la vida real de los castellano-manchegos.

Igualmente ha asegurado que Page, permitiendo que sus diputados nacionales votasen a favor de la investidura de Sánchez, se ha convertido en cómplice de las políticas que el gobierno de izquierda radical lleve a cabo. “Si se suben los impuestos a las empresas, autónomos y pymes en la región, Page será cómplice y responsable; si la vicepresidenta Ribera ataca la caza o los toros, Page será cómplice; si se suben impuestos, Page será responsable; si se ataca a la libertad de educación o a la escuela concertada, Page será cómplice y responsable”.

Frente a estas políticas, el presidente del de la región, , presentó ayer mismo a Page una batería de propuestas en el área económica entre las que destacan; una bajada de impuestos para la sociedad castellano-manchega, una propuesta de aumento de un 100% en deducciones por nacimiento de hijos, una dotación de 1.500 euros para escolarización en escuelas infantiles, y un incremento de un 100% en las deducciones de los tramos para familias numerosas. Y hasta el momento, ha apuntado, “Page ha dado la callada por respuesta”.

Finalmente, el senador popular ha denunciado que Page “ha traicionado a los castellano-manchegos, los ha engañado y les ha mentido sin el más mínimo rubor”, mientras en los titulares de prensa decía una cosa, por detrás se mostraba servil a Sánchez, como lo sigue haciendo hasta ahora, por lo que sus blanqueos en medios y sus declaraciones grandilocuentes “no valen absolutamente nada, al igual que su palabra, no tiene ningún valor”, ha concluido.