Este miércoles Cuesta y el alcalde de la capital, , han visitado este edificio de 3.000 metros cuadrados que tiene la sociedad en Guadalajara, donde el presidente de Correos ha cuantificado en 1,5 millones la inversión inicial para rehabilitar un edificio que lleva cerrado en su totalidad cinco años y que ha asegurado “no está en ruina”.

Un encuentro en el que ha reconocido que si bien una parte se usará como oficina, no será toda la edificación sino que otra zona se destinará para otros usos.

En todo caso, ha explicado que se va a rehabilitar todo el edificio pero que como no necesitan los 3.000 metros cuadrados para el servicio de Correos, entre otras razones porque la Unidad de Reparto que inicialmente estaba allí seguirá en las naves que tienen en el polígono del Henares. Así, usarán como oficina la planta baja y el resto tratarán de “rentabilizarlo” con otro uso.

Ha precisado que en otros edificios similares en España se ha procedido a acondicionarlos para su uso como oficinas u hoteles.

Según Cuesta, si se pueden empezar las obras “a principios” del próximo año, espera que la nueva oficina se pueda inaugurar en un plazo aproximado de dos años, una oficina que ofrecerá un “servicio pleno” a Guadalajara.

“Así mantenemos también nuestro patrimonio inmobiliario que es de todos y que se estaba echando a perder y permitirá revitalizar la zona”, ha precisado tras agradecer al alcalde el interés mostrado para que se diera un uso a un edificio histórico situado en pleno casco de la ciudad.

LAS OTRAS TRES OFICINAS SERÁN “DIFÍCILES DE MANTENER”

Ha reconocido que toda vez se reabra esta oficina emblemática “habrá que estudiar el futuro de las otras tres oficinas hoy funcionando”, pero “será difícil mantenerlas”, en relación a las situadas en el centro comercial Ferial Plaza, en la Avenida de Francia y en la calle Alvargómez.

Por su parte, en declaraciones a los periodistas, Román ha calificado de “extraordinaria” la noticia de que este edificio vuelva a tener una oficina de Correos en el centro de la ciudad, un inmueble que acaba de cumplir cien años.

Según Román, que ya había mostrado interés por la búsqueda de un uso para la edificación, ahora sólo falta que Correos presente en el Ayuntamiento toda la documentación necesaria para llevar a cabo las modificaciones pertinentes tras reconocer que “la decisión ya está tomada”.

El alcalde espera que las obras se lleven a cabo lo más rápido posible tras pasar los trámites administrativos pertinentes y tras hacer hincapié además en que se harán todas las gestiones necesarias para tratar de llegar a un acuerdo en lo que se refiere a los usos de la parte del edificio que no sea como oficina de Correos.