Un estudio que elabora el Ayuntamiento de esta localidad junto con la asociación Micorriza y que se incluirá en la ordenanza medioambiental de protección del arbolado que tiene este consistorio una vez que haya sido aprobado en pleno, tal y como ha señalado a Europa Press el concejal del área, .

Algunos de estos árboles se encuentran en terreno público, pero también hay muchos situados en terreno privado. Cuando se apruebe en pleno, se hará una publicación con su listado con el fin de que todo el mundo pueda conocer su ubicación, e incluso se está pensando en diseñar una ruta para visitar aquellos que se pueda.

La singularidad de estos árboles, mayoritariamente encinas y robles, quejidos y almendros, radica en las dimensiones del diámetro de su tronco, su copa, en la edad, altura, entre otras características.

De ellos, se hará también una guía en la que se incluirá aproximadamente una treintena de ellos, a lo que se catalogará con todos los datos posibles, entre ellos, su localización exacta.

Yebes es hoy por hoy el único municipio de la provincia que cuenta con una ordenanza específica para la protección de los árboles singulares. Gaitán ha puntualizado que el objetivo pasa, sobre todo, por “generar una mayor sensibilización” con el arbolado de la localidad y con el medio ambiente en general.

Por su parte, el alcalde de Yebes, Manuel Cócera, cree que esta catalogación permitirá también que se puedan visitar los árboles como si fueran esculturas.