De momento, sobre la solicitud de declaración de zona catastrófica solicitada por el Ayuntamiento debido a los daños sufridos, no han recibido ninguna noticia, pero su alcaldesa ha dicho a Europa Press que en el municipio hay una “grandísima preocupación” por el cierre de la de la torre del servicio contra incendios que llevan tres años reclamando y que ahora considera primordial tras los últimos sucesos ante el riesgo de incendios.

Las pérdidas económicas no se han cuantificado aún pero el principal temor de la alcaldesa es que el “riesgo de incendios se ha incrementado muchísimo y esa torre es la única que controla el valle de la Hoz Seca”, un lugar que tal y como ha explicado Corella a Europa Press “no tiene tampoco cobertura de móvil”.

La alcaldesa ha insistido en que es primordial actuar cuanto antes porque además de que es una zona muy visitada del parque natural del Alto Tajo, ahora es cuando comienza realmente la temporada turística. “Hay que sacar la madera antes de que llegue el verano, reparar viales y eliminar biomasa que supone un peligro extra de incendios”, ha dicho.

El impacto paisajístico es “salvaje”, ha precisado tras reconocer que sin embargo no es el único ya que este mismo puente muchos de los establecimientos hosteleros no han podido abrir sus puertas “a pesar de tener llenas las reservas”.

Además, asegura que hay establecimientos que han tenido que acudir a los bancos para congelar incluso algún pago de la hipoteca porque el invierno ha sido “muy duro”, y tenían puestas sus expectativas en mayo y “ahora se ven huérfanos”, ha precisado preocupada. “Nos preocupa también muchísimo que no haya cobertura en este valle y eso sí que son implicaciones políticas”, ha aseverado.

Con relación a la torre de vigilancia, ha precisado que era la que controlaba el valle de la Hoz Seca en Orea, que es donde se “ha ocurrido la tragedia” y que se retiró cuando gobernaba en la región .

VISITA DE LA JUNTA

Este mismo lunes, en la visita realizada a la zona por el director de de la Junta, , Corella ha tenido ocasión de solicitarle que se restablezca, y al parecer, este responsable se ha comprometido a trasladar esta preocupación a las instancias competentes y a hacer todo lo que esté en su mano para tratar de “agilizar” el asunto.

Corella considera vital que esta torre comience de nuevo a funcionar ya en caso de algún incendio, tal y como está ahora el monte, había mucho más peligro.

Ha precisado que se está actuando con “toda la celeridad” posible para adjudicar los trabajos de saca de madera a una empresa ya que el plazo concluye el próximo 3 de mayo, pero ha aprovechado para solicitar un “compromiso político” de las administraciones para que cuando se lleven a cabo la retirada de los restos caídos tener también el apoyo necesario para la posterior restauración de viales y paisajística, a su juicio también muy afectada.

La regidora de este pequeño municipio del Alto Tajo tiene claro que hace falta mucho más que solventar las meras cuestiones técnicas; hay que restaurar viales una vez que concluya las actuaciones más inmediatas y recuperar el paisaje. Y ha precisado que esto compete a la Junta porque “son montes de utilidad pública”.

CONTACTOS CON LA CONFEDERACIÓN

No obstante, también se ha puesto en contacto con la para que acometa lo que sea de su competencia.

Para esta alcaldesa es preciso que si el Gobierno regional no tiene capacidad para tomar decisiones porque competa a partidas presupuestarias extraordinarias, que el problema sea asumido por la propia presidencia, y así se lo ha hecho llegar al director de Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

Aunque algún otro municipio de madera también sufrió daños por el temporal, no fueron tan cuantiosos como los que ha sufrido el término municipal de Orea.