Como alcalde, Manuel Mínguez ha experimentado “una gran emoción” al hablar, en el Día de de FITUR 2014, de la Semana Santa de Hellín y, en especial, de su Tamborada (declarada de Interés Turístico Internacional y Bien de Interés Cultural).

Ahonda Mínguez en esa sensación y nos confiesa que “es lo más que puede haber, porque sabemos que es nuestra semana grande, la mayor fiesta que tiene Hellín. Hablar, por tanto, de la de Hellín, es hacerlo de lo máximo que podemos hablar dentro de lo que es Semana Santa”.

El documental “Silencio”, también en FITUR

En relación a la importante (y única) Semana Santa de Hellín y, más concretamente, a su no menos única Tamborada, el municipio albaceteño ha dado a conocer en esta edición de 2014 de la Feria Internacional de Turismo (la XXXIV), el documental “Silencio” que versa, precisamente, sobre esta tradición inherente al propio Hellín y a todos y cada uno de los hellineros.

Su director, Ismael Olivares, ha acompañado al alcalde Manuel Mínguez en FITUR y ha conversado también unos minutos con el equipo del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca desplazado hasta la Feria para dar algunas pinceladas sobre un trabajo que, sin duda, es muy especial.

Y lo es ya desde el propio título, “Silencio”, bautizando una tradición que, en términos generales, la mayoría de la gente, relacionaría con lo contrario: “Buscábamos crear esa contradicción -explica Olivares- frente a lo que todo el mundo percibe como un grandísimo estruendo de sonido”. Así, ha intentado explicar que “no por tocar tan fuerte, la gente no vive y no siente por dentro la Tamborada”.

El director de “Silencio” nos detalla que no han querido describir a grandes rasgos lo que es la Tamborada de Hellín: “No mostramos imágenes de enormes Tamboradas, ni de calles llenas de gente… Siempre tuvimos muy claro que queríamos hacer algo diferente, contar la historia desde otro punto de vista, más intimista”, comenta.

Y lo han logrado. Y, a la gente, le está gustando. En el camino, Olivares confiesa haber transitado un camino “muy sufrido”. Y es que, como él mismo explica, nadie es ajeno al hecho de que, a día de hoy, “el Cine (y el mundo cultural, en general) está muy descuidado”. Recuerda cómo ellos, al principio, contaban “con muy poquito apoyo”, pero agradece que “por colegas de profesión, compañeros y gente que nos ha querido ayudar (como el Ayuntamiento o la gente del propio pueblo que sale de figuración en la obra), se haya podido ir haciendo un trabajo que, coloquialmente, se ha realizado entre amigos y que ha dado un resultado muy bueno”, afirma.

En este sentido dice, con orgullo, que “los profesionales que tuvimos son gente muy potente dentro del mundo cinematográfico y, al final, se ha conseguido una buena obra, con una buena música, una buena fotografía, una buena historia detrás, actores que hacen un buen trabajo…”. Razones más que suficientes para que, tal y como ha sucedido, a día de hoy “todos los pases que hemos tenido hayan sido aforo completo”, por lo que afirma que “no se puede pedir otra cosa”.

No obstante, Ismael Olivares nos relata que en absoluto ha sido una tarea fácil lograr plasmar, en las imágenes que componen “Silencio”, el sentimiento que conlleva la tradición que refleja: “Han sido unos meses muy duros para dar con la clave (en el montaje, sobre todo) -apunta, en este sentido-, y descubrir cómo encajar todas las piezas para lograr que, alguien de fuera (alguien de México, por ejemplo) entienda lo que siente un hellinero, lo que siente un tamborilero”, concluye.

Pinturas rupestres en el Abrigo Grande de Minateda

Pero, además de su Semana Santa y su Tamborada, Hellín ha aprovechado para dar a conocer en su cita preferente con FITUR 2014 las pinturas rupestres (que datan de hace más de 7.000 años, como apunta el propio alcalde) del Abrigo Grande de Minateda, aprovechando que se celebra el centenario de su conocimiento oficial para el público. Sobre ellas, Manuel Mínguez apunta que “después de haber sido las grandes desconocidas, queremos ofrecérselas a toda Castilla-la Mancha y a toda y, si es posible, también a gente de fuera de nuestra nación; por eso es importante estar aquí en un día como éste”, añade.

El alcalde de Hellín manifiesta, orgulloso (y con motivos) que “tenemos el privilegio de tener, en Minateda, unas pinturas rupestres de tanta importancia como puedan tener las de Altamira y que representan el arte levantino que un día, hace miles de años, se dio en nuestro municipio”. Manuel Mínguez no es ajeno al hecho de que, durante los años pasados, “estas pinturas habían estado descuidadas”, pero se congratula de que, cuando el año pasado se comenzó a pensar en este centenario importante que, en torno a ellas, se vive en 2014, “le comenzásemos a dedicar trabajo y cuidado para convertirlas en un referente importante dentro de lo que conforma la Cultura y el Turismo en Hellín”.

En este sentido, el primer edil hellinero recuerda que, a excepción del mes de agosto, durante todo el año tendrán lugar “una serie de actividades y eventos importantes para dar a conocer cada día un poco más estas pinturas rupestres tan relevantes para nosotros y que, junto al Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda (que inauguraremos en este primer semestre de 2014), van a convertirnos en un referente nacional (tanto por las pinturas como por el propio Parque Arqueológico”, concluye.