El es un sector de suma importancia para el Gobierno de Castilla-La Mancha. Es un sector que genera empleo y riqueza, y sobre todo, disfrute y bienestar en todos los que nos visitan. Ellos son nuestra razón de ser y hacia ellos enfocamos toda nuestra oferta turística y el potencial que les ofrecemos desde Castilla-La Mancha, que es mucho.

En esta tierra con grandes atractivos el visitante puede disfrutar de numerosos encantos, desde nuestra diversidad natural y paisajística, hasta nuestra rica y variada gastronomía, además de un importante legado cultural que sabemos que atrae la atención de los turistas, y donde destaca, sin duda, la figura del Quijote, la gran marca de nuestra tierra.

Al ingenioso hidalgo le hemos dedicado la denominada Ruta del Quijote, una de las señas de identidad de nuestra región, que cuenta con la distinción de Itinerario Cultural Europeo. Queremos hacer del corredor ecoturístico más largo de Europa, con 2.500 kilómetros de recorrido, un reclamo turístico atractivo y moderno que goce de prestigio internacional, como ya comienza a tener.

Para eso vamos a segmentar la ruta, potenciando lo específico de cada tramo y su singularidad. Los 148 municipios que atraviesa en su recorrido suponen una oportunidad única de conocer no sólo los lugares por los que anduvo nuestro genial Don Quijote, sino también una región hospitalaria y abierta al mundo, en la que el turismo es sinónimo de calidad y de trato hospitalario.

Prueba de esa calidad está en el casi centenar de establecimientos de Castilla-La Mancha que cuentan con el distintivo Q de calidad, la mitad de los cuáles están en la provincia de Albacete. En concreto, son 43 establecimientos, de los que 17 pertenecen a la tipología de turismo rural.

Sabemos que éste es uno de los grandes atractivos de esta maravillosa provincia, que puede presumir de haber sido la segunda en España en el volumen de ocupación hotelera durante 2008, con un incremento del seis por ciento respecto al año anterior. Las cifras hablan por sí solas, 200 establecimientos hoteleros, más de 580 alojamientos de turismo rural y más de 500 restaurantes que cada día están listos para dar la bienvenida al turista, a ese visitante que le gusta viajar fuera de temporada, porque nuestra región, al ser un destino de interior, recibe gran afluencia de viajeros a lo largo del año, no sólo en periodos vacacionales concretos.

Para potenciar ese potencial turístico –que en Albacete cuenta, entre otros lugares, con el gran atractivo que es la Comarca de la Sierra del Segura–, en la última edición de FITUR el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, presentó la ruta Escenarios de Película ‘Amanece que no es poco’, al cumplirse el XX aniversario del rodaje de esta cinta del director albaceteño José Luis Cuerda.

Es en este lugar de la provincia de Albacete donde existe la mayor concentración de casas rurales a nivel regional, con 286 alojamientos, lo que demuestra el interés que esta Comarca despierta entre los visitantes, quienes de la mano de esta ruta pueden conocer las localidades de Ayna, Liétor y Molinicos, donde hace ya veinte años se rodó esta comedia.

Los fines de semana juegan también un papel importante en el ocio, ya que es cuando mucha gente se acerca a conocernos. Por eso, y pensando también en el turismo familiar, hemos elaborado la guía ’25 escapadas para viajar con niños’, una propuesta original y muy dinámica, adaptada a las necesidades de los turistas que viajan con los más pequeños y pensada para que estos vivan experiencias inolvidables.

Sin duda, las cinco sugerencias de la provincia de Albacete harán soñar a los niños y niñas con estos destinos mágicos. Así, podrán convertirse, por ejemplo, en bandoleros por un día para visitar la Cueva de los Chorros en el Parque Natural de los Calares del Río Mundo y la Sima, donde el agua brota a través de la roca para caer en cascada y formar bellísimas cataratas, alguna de más de 50 metros de altura. El Parque Eólico de Higueruela es otra de las propuestas para que los pequeños puedan sentir los ‘soplos de gigante’, mientras que el Centro de Interpretación para la Paz en Albacete se convierte en un excelente lugar en el que aprender sobre los derechos humanos.

El deporte también forma parte de estas propuestas, donde ‘a golpe de pedal’ podrán disfrutar de un fantástico recorrido por Alcalá del Júcar, mientras que para este mes de febrero la propuesta que planteamos tiene a Villarrobledo como protagonista y sus conocidos carnavales, en la visita titulada ‘Elige tu disfraz’.

Como se demuestra en esta guía, en Castilla-La Mancha somos conscientes de la importancia que tiene el turismo familiar. De hecho, durante 2008, un 13 por ciento de los viajes a nuestra región se realizaron con pareja e hijos, por eso pensamos también en el turismo como el disfrute y el entretenimiento de los más pequeños de la casa. Desde aquí quiero invitarles a todos a conocer las riquezas que tienen más cerca, pero también a viajar por nuestra región, para que la conozcan de la mano de nuestros magníficos espacios naturales y de nuestro impresionante legado histórico-artístico.

Precisamente, el patrimonio histórico es una de las áreas que mayor interés despierta entre los viajeros. Nuestra Red de Parques Arqueológicos, que se cierra con el magnífico yacimiento de El Tolmo de Minateda, en Hellín, destaca por ser un gran recurso didáctico. Los más pequeños pueden desarrollar aquí su fantasía e imaginación, aprendiendo cómo era la vida en otras épocas y conociendo los hábitos de otras civilizaciones. Los Parques Arqueológicos, son, sin duda, una fuente de conocimiento.

En este sentido, la provincia de Albacete destaca también por atesorar grandes ejemplos de la ibérica, que estos días se pueden ver de la mano de la exposición ‘Los íberos. Imágenes de una sociedad’, que desde el pasado mes de septiembre está recorriendo algunos de los museos de Castilla-La Mancha y de la que ya han disfrutado alrededor de diez mil personas. Todos ellos ya conocen parte de la riqueza patrimonial de esta magnífica provincia. El resto, su , sus tradiciones y su sabrosa gastronomía, pero sobre todo su gente, están aquí cerca, al alcance de la mano y de los sentidos, listos para ser descubiertos.