Víctor Barrio

Víctor Barrio se ha enfrentado a un novillo de Pedrés muy noble pero con falta de alegría en su embestida. El novillo le ha aguantado mucho, tanto que Víctor se ha hartado de darle muletazos hasta que ha dado lugar a que le dieran un aviso antes de entrar a matar. Acabó con su enemigo de estocada desprendida y el público lo premió con una oreja.

El cuarto de la tarde también fue un novillo muy noble y bien presentado donde Víctor Barrio basó su faena con la mano izquierda, propinándole naturales muy largos y con mucho sabor. Pudo cortar las dos orejas de no haber sido por la espada, porque pinchó, y mató posteriormente de estocada desprendida. Todo quedó en otra oreja. Así las cosas, el novillero abrió la Puerta Grande de la plaza albaceteña.

López Simón

Al saltar a la arena el segundo novillo de la tarde, y en los primeros lances de López Simón, se partió una pata y tuvo que devolverse a los corrales. En su lugar salió otro novillo de la misma ganadería, noble pero muy soso en su embestida y sin transmisión ninguna. Estuvo predispuesto, pero la sosería del novillo hizo que no transmitiesen sus muletazos a los tendidos. Mató de estocada desprendida y tres descabellos. Ovación tras aviso.

El quinto de la tarde fue noble y con más transmisión que su anterior oponente; Simón lo entendió perfectamente y se le vieron derechazos y naturales con la mano baja muy estéticos. Un pinchazo, estocada casi entera defectuosa y dos descabellos tuvo que emplear para matar al de Pedrés. Lo premiaron con una oreja.

José Ignacio Rodríguez

José Ignacio Rodríguez se mostró muy predispuesto ante el tercero de la tarde. Un novillo noble, pero sin entrega ninguna, a quien Rodríguez quizás le faltó entenderlo mejor. Dos pinchazos y media estocada tuvo que emplear para darle partida. Palmas tras aviso.

El que cerró plaza y feria fue un novillo más brusco que sus hermanos de camada y por eso la faena fue muy desigual y sin acompasar. Aun así, a Rodríguez se le nota el poco oficio que tiene. Tardó en matar, tres pinchazos, estocada y un descabello tuvo que emplear. Leves palmas tras dos avisos.