De la mano de la se ha celebrado en FENAVIN una cata dirigida de Hammeken Cellars, las bodegas galardonadas en la última edición del Concurso Tempranillos al Mundo 2014. Su vino , resultó ganador en este certamen que valora ante todo la calidad de los vinos presentados.

En representación de la Federación Española de Enólogos- han presentado la cata , presidente de la Federación de Enólogos de Castilla La mancha y , secretario de la FEAE. Al referirse a Hammeken Cellars, las bodegas ganadoras, Jiménez destaca su admiración y afirma que “se trata de un proyecto que está descubriendo el potencial del viñedo viejo nuestra tierra y en diferentes regiones españolas”.

Jonás y son los hermanos que lideran esta forma diferente de entender la viticultura, y a ellos los definen como unos “visionarios” en el panorama vitícola nacional. Son 4 enólogos que trabajan en 19 denominaciones de origen distintas –De La Mancha a , , Castilla y , , Galicia…- con una curiosa filosofía: sin bodegas en propiedad, en colaboración con otras bodegas y cooperativas que no explotan sus vinos a su manera. De esta forma, llegan a elaborar 100 referencias y alcanzan los 18 millones de botellas, centrados en la exportación a 48 países, con sede propia en EEUU y .

Por su parte, y el enólogo Jonás Tofterup han seleccionado tres vinos de sus bodegas Hammeken Cellars para esta cata dirigida. En primer lugar, el público ha podido degustar el Gran Oro de Tempranillos al Mundo, Flor de Montgó 2013, un vino joven, ecológico, de la , al que Jiménez califica de “moderno, que conjuga muy bien la fruta y la madera y que es resultado de un gran trabajo”. Su marca estrella que toma su nombre de una pequeña montaña entre y . Le ha seguido “200 Barricas 2011” de las bodegas Aventino, DO Ribera del Duero y su vino Montgó 2012, DO Alicante ha clausurado esta agradable degustación.

En la edición de Tempranillos al Mundo 2014, además del Gran Oro, otros vinos manchegos lograron premios en otras categorías, entre ellas bodegas Naranjo, Arúspide o Cristo de la . Un Concurso organizado y valorado por enólogos, que en palabras de Enrique Bitaubé, “supone un sello de calidad frente a otros, en el que sólo un 30% de los vinos participantes son premiados debido a una normativa muy estricta”. Asimismo, Bitaubé nos adelanta su próxima celebración en y probablemente en , dado el carácter itinerante de estos Premios. “Un concurso con una clara intención de potenciar nuestra variedad autóctona, la Tempranillo, difundir la calidad de sus vinos y valorar el trabajo de los enólogos de alta gama” puntualiza Bitaubé.