En relación al informe climático y en concreto en lo tocante a las temperaturas, destaca el dato que indica que este ha sido el invierno con temperaturas máximas en promedio más altas (casi 2ºC por encima de la media del período 1981-2010) desde que hay registros (1965). Además, como las temperaturas mínimas estuvieron 0,4ºC por debajo de la media, el resultado final ha sido un invierno con la mayor amplitud térmica (diferencia entre las máximas y las mínimas de una misma zona) de toda la serie de datos.

En cierto sentido el exceso de las máximas y el defecto de las mínimas han compensado la temperatura media del trimestre convirtiéndolo en un mes cálido pero no de récord. Concretamente, la temperatura media ha superado en 0,8ºC el valor medio del período de referencia que es de 8,7ºC, convirtiendo este invierno en el tercero más cálido del siglo actual.

Ha sido un invierno muy soleado en promedio, con un 32% más de horas de sol de lo habitual. Destacan los datos de la estación del de Navacerrada, en donde el exceso ha supuesto un 64% más de lo normal, o en Ciudad Real, con un 56% más que la media.

El segundo invierno más seco del siglo

Además, el invierno ha sido muy seco, con un valor en media para el conjunto de España de 98 litros por metro cuadrado, es decir, un 51% por debajo de la media del período. Ha sido calificado como el segundo invierno más seco del siglo XXI y el quinto desde 1965. Este carácter seco del trimestre se ha trasladado inevitablemente a las reservas de nieve que, al término de la estación, suponían tan solo la mitad de la media de los últimos 5 años.

Este invierno cálido y muy seco ha propiciado, además, que el número de incendios supere, a 13 de marzo, de forma destacada al número de los que se producen de media (2008-2018) a lo largo de todo un año, según datos del EFFIS (European Forest Fire Information System) procedentes del programa Copernicus. En concreto, el número de focos detectados hasta el 13 de marzo (203) supone 20 veces más que la media para esas fechas (10) y superan a los 154 que habitualmente se registran a los largo de todo un año en nuestro país.

En relación al año hidrológico en curso (desde el 1 de octubre de 2018 hasta el 12 de marzo de 2019), las precipitaciones se han quedado globalmente un 14% por debajo de las medias. En particular, todas las cuencas presentan cifras inferiores a las habituales excepto la cuenca del Pirineo oriental (un 34% por encima de la media), la cuenca Norte y Noroeste (un 3% más) y la del Ebro (un 1% superior).

Finalmente, el año natural en curso (enero, febrero y hasta el 14 de marzo de 2019) también se califica como seco (un 38% más seco que las medias) en la misma línea que el resto de datos.

Avance estacional

El avance de la tendencia del tiempo previsto para el periodo abril-mayo-junio de 2019 indica que existe una mayor probabilidad de que la temperatura alcance valores superiores a los normales en toda España y de que la precipitación alcance valores inferiores a los normales, considerando, como siempre, un periodo de referencia del 1981 al 2010.