El portavoz de Hacienda del Grupo Popular en el , Guillermo Martínez Arcas, ha acusado al de pretender “sangrar” a las empresas tecnológicas con “el impuestazo a los servicios digitales”, con un coste para las empresas de 1.200 millones de euros.

Durante el debate de una moción del PP en el Pleno del Senado, que ha sido aprobada con el voto en contra del PSOE, el senador popular ha afirmado que “afortunadamente” no dará tiempo a tramitar el Proyecto de Ley del Impuesto sobre determinados servicios digitales antes de la disolución de las Cortes, pero ha reclamado al Gobierno socialista su “compromiso simbólico” de retirar esta ley.

Además, Martínez Arcas ha afirmado que este impuesto responde “al inasequible afán recaudatorio que roza la confiscación” de este Gobierno, a pesar de que tanto la UE como la –ha explicado- han suspendido su proyecto de crear un impuesto armonizado en el espacio económico común.

En su opinión, la decisión de crear este impuesto “pone en riesgo el desarrollo del Mercado Único Digital en y hacen menos competitivas a las empresas españolas frente a las de los países de nuestro entorno”.

El senador del GPP ha señalado que su partido rechaza el impuesto a los servicios digitales por la “inseguridad jurídica” que genera, por el “lamentable” impacto que puede tener en la economía digital de España y porque “discrimina” a las empresas digitales y las coloca en situación de desventaja respecto a las empresas de nuestro entorno.

“Este impuesto es cortoplacista e insensato puesto que su único objetivo es incrementar la recaudación de manera inmediata, pero no tiene en cuenta su efecto desincentivador sobre la actividad empresarial y, por lo tanto, de la recaudación a medio plazo”, ha denunciado.

MODELO TRASNOCHADO Y FRACASADO DEL PSOE

“Ustedes, junto a la izquierda radical, pretenden implantar un modelo que es nefasto para nuestro economía, al incrementar el gasto público en 80.000 millones de euros”, ha apuntado el portavoz de Hacienda del PP, al tiempo que ha recriminado a los socialistas por aumentar la presión fiscal a las empresas y a todos los españoles.

Así, ha recordado que el PSOE pretendía que los españoles “pagásemos muchos más impuestos”, incrementando el tipo de IRPF hasta 4 puntos; estableciendo un tipo mínimo de Sociedades del 15%; gravando las transacciones financieras; incrementando el impuesto al diésel a 17 millones de españoles; y elevando las cotizaciones a la Seguridad Social.

Martínez Arcas ha reclamado a los socialistas que “renuncien a lastrar el desarrollo de la economía digital, asuman una política fiscal eficaz y comprendan que la mejor forma de incrementar la recaudación de las arcas públicas es fomentando el crecimiento económico y la creación de empleo”.

MODELO DE ÉXITO DEL PP

Frente al modelo “trasnochado y fracasado” del PSOE, el apuesta por una política económica que ha demostrado su éxito, ha apuntado Martínez Arcas. “Nuestro modelo son menos impuestos, más capacidad de inversión y consumo, más crecimiento económico, más empleo, más recaudación, menos déficit y unos servicios públicos más eficientes”.

Por otra parte, el portavoz de Hacienda del Grupo Popular ha acusado al Gobierno socialista de enviar a las instituciones europeas un presupuesto irreal. “Con tal de que les cuadren los números en el papel, se inventan una recaudación por el impuesto a los servicios digitales y se quedan tan tranquilos. Ustedes convierten la mentira en una forma de gobernar sin ningún descaro”, ha subrayado.

Por ello, Guillermo Martínez Arcas ha resaltado que el PP se compromete a reducir el IRPF por debajo del 40%, reducir el impuesto de sociedades por debajo del 20%, suprimir los impuestos de sucesiones y donaciones, así como el de patrimonio y el de actos jurídicos documentados. En definitiva, “a volver a generar, entre los inversores internacionales, confianza en nuestro país”, ha remarcado.