La vicepresidenta del Gobierno, , dejó claro este miércoles que cualquier diálogo sobre la situación en Cataluña “tiene que transitar aceptando las reglas del juego”, esto es, con respeto a la Constitución y al resto de leyes. Durante la sesión de control al Gobierno en el , y en respuesta a Joan Tardà (ERC), afirmó que “la madurez consiste en aceptar la realidad” y que “con la Constitución nos dimos unas reglas que no se pueden romper unilateralmente”. “Esa es una condición inaceptable”, zanjó Calvo, que reclamó no convertir el diálogo “en una quimera imposible” y afeó a los independentistas que hayan acabado votando “con los mismos intereses de la ultraderecha” para parar al Gobierno socialista.

Además, y en respuesta a Dolors Montserrat (PP), la también ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad retó a los conservadores a salir de la “mentira” y la “ignorancia suprema” con las que el PP busca “confundir” a los españoles y sembrar la “crispación” en torno al debate territorial. La vicepresidenta defendió, finalmente, que el Gobierno se presenta “a ser juzgado” por la ciudadanía el 28 de abril con un balance de defensa del orden constitucional y medidas en favor de la justicia social.