En nota de prensa, la formación ha criticado la “pasividad” con la que a su juicio está actuando el Servicio de Salud regional (Sescam), apuntando que tras las recientes riadas e inundaciones que afectaron a la localidad de Cebolla y a las instalaciones y profesionales del Centro de Salud de esa localidad se denunció la falta de medidas preventivas ante el “grave riesgo” al que estuvieron expuestos los profesionales y que supuso la inundación de las instalaciones, la destrucción del vehículo del centro y la “importante pérdida y deterioro de material e instrumental sanitario”.

Según precisa la formación sindical, han aportado en los Comités de Salud Regional y de Área los informes de la que establecen el riesgo existente, y determinan que el Centro de “está edificado sobre el cauce del arroyo en zona inundable”.

Algo que además de suponer un “grave riesgo ya contrastado en las pasadas riadas donde el agua en las paredes del centro llegó a superar ampliamente los dos metros de altitud, puede estar violentando la legislación vigente y directivas comunitarias”.

Ante esta situación, según el CESM, “se puede poner en grave riesgo la vida de los profesionales que trabajan en ese centro y de los pacientes y usuarios que se ven forzados a acudir a sus instalaciones”.

Por todo ello, exigen la instauración de un Plan de Contingencias que prevea el traslado temporal del centro a otras instalaciones adecuadas cuando las lluvias puedan ocasionar riadas o inundaciones, con lo que se evitará “el grave riesgo y los daños ocasionados en la reciente riada al que se ven expuestos nuevamente si estas medidas no son adoptadas”.

“Es injustificable que se obligara a los profesionales a prestar servicios incluso pernoctando en el campo de fútbol, sin condiciones y sin todo el material necesario. Más aún cuando hay consultorios en la Zona básica de salud en condiciones infinitamente mejores a las que soportaron pacientes y trabajadores sanitarios”, añade el CESM.