Como ha anunciado la entidad en nota de prensa, se trata de una tecnología que ha supuesto un significativo ahorro en el consumo de agua. Además, ha cuantificado que alcanza un 50 por ciento de ahorro, a parte de reducir de forma sustancial la cantidad de lodos acumulados en las balsas.

El director técnico de las bodegas de Familia Martínez Bujanda, , ha explicado que en 2015 se instalaron equipos injertados en seis ramales portagoteros de una parcela y se realizó un estudio “con el que se concluyó que el riego con agua tratada con nanofrecuencias proporcionaba al agua mayor fluidez y ligereza, siendo de esta forma más eficiente para la planta”.

Además, ha declarado que “el ahorro de agua se ha convertido en un aspecto esencial” porque la finca cuenta con una extensión de 421 hectáreas de viñedo y prácticamente el total de la explotación es de regadío.

REGADÍO NANOTECNOLÓGICO

Finca Antigua ha aplicado a sus cultivos la tecnología ASAR con la que ha ahorrado 400.000 metros cuadrados de agua al año. Este sistema actúa físicamente sobre el agua emitiendo un quantum que interactúa con los puentes de hidrógeno. Como consecuencia, se reduce el tamaño de los grupos de moléculas, lo que aumenta la capacidad de penetración del agua en el suelo.

De esta forma, aumenta su capacidad de disolución y reduce tanto su punto de ebullición como su permeabilidad. Con la utilización de esta tecnología se consigue de forma colateral la eliminación total del lodo acumulado en las balsas y una mejora de la circulación del agua en las tuberías.

En la actualidad, toda la finca tiene ya instalada estas mejoras y los resultados cosechados están siendo muy positivos.