Al parecer, según testigos del suceso, dos personas tiraron piedras contra la puerta de la casa de Villeta y salieron corriendo. Las piedras destrozaron el acristalamiento de la entrada y provocaron “un gran estruendo”. Mientras, “los hijos del activista ecologista hacían los deberes en casa”, según ha informado en un comunicado dicha organización.

Para Ecologistas en Acción, esta acción podría enmarcarse en el “clima de agresividad contra los ecologistas alentado por la creciente ola de incidentes que distintos colectivos y agrupaciones políticas están protagonizando, a través de lenguajes innecesariamente violentos, proposiciones de declaración de personas non gratas o discursos incendiarios en instituciones públicas”.

En el caso de Cuenca, según la organización, en los últimos meses se han producido diversos incidentes que han contribuido a “empeorar las cosas”. Uno de ellos ha sido la problemática generada en torno al cese de la suelta y pesca de la trucha arcoiris, tras la sentencia del sobre especies exóticas invasoras.

Otro, la parada impulsada por Ecologistas en Acción de la obra de una pista que atravesaba una zona de cría de especies protegidas en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca. Además de la lucha contra el cementerio nuclear en Villar de Cañas y por la ampliación de la ZEPA de El Hito, que también ha generado enfrentamientos verbales “violentos”, denuncian.

Por otro lado, ha mencionado una moción que no prosperó, en la que se había pedido por un grupo de la oposición la declaración de ‘persona non grata’ a Ecologistas en Acción en un municipio de la Serranía conquense.

LA REFORMA DE LA LEY DE

También han mencionado que las polémicas sobre la defensa de las zonas de especial protección de aves de ambientes esteparios o de la reforma de la Ley de Caza “han incrementado el volumen de sus descalificaciones e insultos a los ecologistas, creando un ambiente cada día más propenso a situaciones de violencia”, ha agregado la organización.

Ecologistas en Acción ha declarado que “admite todo tipo de críticas”, y “asume el derecho de cualquiera a denunciar a la organización” si considera que ha hecho algo ilegal, pero lo que no toleran es “que eso se haga fuera de los marcos legales y democráticos y que, en definitiva, genere un clima que desborde las normas de convivencia, que puede desembocar en sucesos como el de Cuenca”.

En este sentido, ha señalado que en el Día Mundial de la , van a hacer un llamamiento para que todos los conflictos se traten “con el debido respeto a las personas y entidades”.

Asimismo, han exhortado a las instituciones, partidos políticos y personas “a medir sus pronunciamientos y acciones”. “Es necesario vigilar aquellas situaciones que pueden descontrolarse para no tener que lamentar sucesos como los denunciados u otros peores”.