Así, el pasado 4 de enero, a primeras horas de la tarde, la Policía Nacional recibió una llamada en el teléfono de referencia para emergencias policiales del 091, en la que se informaba de que un joven estaría tratando de robar a otro, según ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

La rapidez en la comunicación al 091, así como la inmediata respuesta policial, condujeron a la detención del joven cuando aún se encontraba con la víctima, a quien trataba de arrebatarle el teléfono móvil.

Las pesquisas practicadas a continuación por los investigadores, condujeron igualmente a averiguar que el detenido se trataría también del presunto autor de otros cuatro robos con violencia e intimidación cometidos recientemente en la ciudad, todos ellos de similares características.