Castilla-La Mancha produjo en 2014 un total de 31,2 millones de hectólitros de vino. Si los poco más de dos millones de habitantes de la región tuvieran que consumir toda la oferta de ese año se deberían haber bebido 42 litros de vino al día —incluyendo abstemios, embarazadas y menores de edad—, según ha informado en nota de prensa Fenavin.

En este sentido, Fenavin ha incidido en que hay que abrir mercados fuera de la región y ha asegurado que esta feria puede ser un instrumento para que las bodegas de Castilla-La Mancha den salida a la ingente producción del llamado “viñedo del mundo”.

La Junta de Castilla-La Mancha ha aportado a Fenavin 500.000 euros y contará con un estand de más de 200 metros cuadrados. Además colaborará con la celebración de actividades paralelas, dando su apoyo a la iniciativa ‘Metidos en el laberinto lo mismo da blanco que tinto’ que promociona la cultura del vino por varias localidades de la provincia los meses previos a Fenavin.