A preguntas de los medios, Martínez Arroyo, con respecto al trasvase de agua al Levante para este mes de diciembre, ha recordado que “los datos ponen de manifiesto que los embalses de Entrepeñas y Buendía están al 19 por ciento de su capacidad” y que esa cantidad es “un 25 por ciento menos que hace exactamente un año”, por lo que ha considerado que la situación en el Alto Tajo es “dramática”.

“En una situación así hay que tomar decisiones valientes y arriesgadas, yo agradezco que en noviembre —cuando solo se autorizó por parte del Gobierno central un trasvase para consumo humano— el Ministerio las tomara y espero que esta misma situación se produzca independientemente de la decisión de la Comisión, que contemplaba también un trasvase para regadíos en noviembre”, ha señalado.

El consejero ha manifestado que desde el Gobierno regional se mantiene “una buena relación” con el Ejecutivo nacional en esta materia y se ha mostrado “convencido de que los acontecimientos que se van a producir en los próximos años van a dar la razón a Castilla-La Mancha” en cuanto a los caudales ecológicos y la prioridad de la cuenca cedente sobre la cuenca receptora, dos cuestiones en las que, ha añadido, la región tiene “apoyo jurídico a nivel estatal y europeo”.

NO HABRÁ TRASVASE A LAS TABLAS DE DAIMIEL

En cuanto a la situación de las Tablas de Daimiel, el titular de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha confirmado que “no va a haber derivación” al Parque Nacional, ya que tanto la Junta como la han realizado un planteamiento conjunto por el cual han decidido “esperar a ver si las precipitaciones que se están produciendo permiten aumentar la superficie encharcada”.

Francisco Martínez Arroyo ha asegurado que “vienen precipitaciones muy importantes para el parque” si “todo va bien y la meterología cumple las expectativas”, señalando además que también se ha alcanzado el compromiso de no utilizar en el Parque los pozos de recarga en los acuíferos del Alto Guadiana, ya que estos se encuentran en “una situación difícil”.