Durante su intervención en la (Fenavin) de Ciudad Real, Goirigolzarri ha indicado que, a día de hoy, Bankia cuenta “con un modelo de negocio capaz de generar capital de forma orgánica” y puede repartir dividendos a sus accionistas.

De hecho, el banco ya ha devuelto 1.838 millones de euros en ayudas, a través del reparto de tres dividendos y la privatización de un 7,5% del capital.

“Nuestro objetivo para este proyecto es que durante los próximos años sigamos manteniendo el liderazgo en eficiencia, rentabilidad y solvencia, dentro de los seis grandes bancos españoles”, ha afirmado el directivo.

Goirigolzarri ha señalado que, para conseguir sus objetivos, el banco pondrá el foco en el cliente y trabajará por ser visto por los consumidores como una entidad “cercana, sencilla y transparente”.

A su juicio, este posicionamiento irá desde un diseño de productos “sencillo de entender, transparente y sin letra pequeña”, hasta la configuración de sus canales virtuales o el diálogo con los clientes, teniendo en cuenta la eficiencia. “No hay calidad de servicio excelente, que sea sostenible, su no se basa en una eficiencia excelente”, ha añadido.

PLAN DE REESTRUCTURACIÓN CUMPLIDO

A la hora de hacer balance de sus cinco años al frente de la entidad, Goirigolzarri ha indicado que Bankia es “el único banco europeo” que ha conseguido los objetivos de un Plan de Reestructuración con dos años de anticipación.

El banco cuenta con un consejo de administración profesionalidado y con un gobierno corporativo “valorado por las agencias externas como el mejor dentro de las entidades financieras españolas”, además de disponer de “un estricto código de valores”.

Finalmente, el presidente de Bankia ha apuntado que cuando el banco recibió las ayudas se convirtió en un banco solvente, algo que no le aseguraba la sostenibilidad. “Había muchos ejemplos en Europa de bancos que tras recibir ayudas fracasaron”, ha destacado.