En nota de prensa, este grupo ha señalado que este reconocimiento es uno de los premios especiales que concede Berliner Wein Trophy a aquellos participantes que han tenido unos resultados destacados en el concurso. En este caso, en la edición de invierno de las catas internacionales, los vinos presentados por Félix Solís Avantis consiguieron 22 medallas de oro y una de plata.

Entre todos los galardones destacan los concedidos a las referencias más destacadas de las regiones de Rueda, Ribera del Duero y Rioja. Zonas reconocidas internacionalmente por las cualidades propias del terruño, el clima y la variedad de la uva utilizada en su elaboración. Las medallas otorgadas por Berliner Wein Trophy constituyen “una valiosa función orientadora a la hora de realizar la elección de un vino”.

Félix Solís Avantis tiene presencia en siete de las principales regiones productoras de vino de España con las marcas Félix Solís en La y y del Rey en las denominaciones de origen del norte de España, (Ribera del Duero, Rueda, Rioja y Toro y ). Desde 2017 ostenta la sexta posición en el Top 100 de las mejores bodegas del mundo, destacadas por su calidad a nivel mundial.

El anuncio de este premio coincide con la celebración, la próxima semana, de la feria ProWein en (Alemania) del 17 al 19 de marzo, donde Félix Solís Avantis participa cada año con un stand situado en Hall 10 Stand D56. Allí dará a conocer sus nuevos productos muy identificados con las nuevas tendencias del mercado entre los que destacan los vinos orgánicos, desalcoholizados o los espumosos.

SOBRE FÉLIX SOLÍS

Fundada en 1952, Félix Solís Avantis es una compañía familiar con bodegas propias en las principales DO españolas: Rioja, Ribera del Duero, Rueda, Valdepeñas, La Mancha y Toro. Sus productos están presentes en más de 120 países, siendo sus mercados más fuertes la UE, EE.UU., Rusia, Japón y China.

La compañía cuenta con filiales en tres continentes: Europa (Alemania, Francia, Reino Unido y República Checa); América (dos en Estados Unidos) y Asia (dos en China), así como con oficinas de representación en México y Japón, y un proyecto de bodega propia en Chile. Su amplia expansión internacional le sitúa entre las diez principales comercializadoras de vino a nivel mundial.