Según ha informado Ecologistas en nota de prensa, la “alarma” ha saltado cuando excursionistas se han dirigido a Ecologistas en Acción señalando que desde el Parque Nacional se les había conminado a cambiar la ruta que pensaban hacer ese día por razones de seguridad.

Según la organización proteccionistas, si se consulta la web de reservas de parques nacionales, en el apartado dedicado a la Ruta del Boquerón del Estena dentro del Parque Nacional de Cabañeros, figura en el calendario que el día 10 de noviembre de 2018 está “sin plazas habilitadas”.

Ecologistas en Acción ha considerado que Parques Nacionales “no está cumpliendo con dos de sus obligaciones básicas, que son, primero, velar prioritariamente por el uso y disfrute público de un parque nacional por las rutas que tiene designadas; y segundo, evitar la caza en un espacio protegido y con modalidades, como las monterías y batidas, “que son especialmente generadoras de molestias para la fauna y peligrosas para las personas”.

“Parques Nacionales y la Junta se escudarán una vez más en que en realidad lo que se va a hacer no es caza, que es un control de poblaciones, ya que dicen que hay muchos ciervos y jabalíes y hay que controlarlos. Pero no dicen la verdad. Primero porque son diversos los factores que contribuyen a un eventual exceso de población, entre ellos la propia caza con sus vallados, sueltas y comederos. Y segundo porque hay métodos alternativos de control de poblaciones que entre otras cosas no tienen por qué implicar el cierre de rutas públicas ni la muerte de animales”, han aseverado.

Ecologistas en Acción ha exigido la suspensión de la cacería en el monte público de Navas de Estena y que tanto el Parque Nacional como el organismo autónomo como la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento “acaben de una vez con estas prácticas inadecuadas y que no generan más que daños y perjuicios a senderistas y visitantes del Parque Nacional”.