Estas actuaciones se enmarcan dentro de los servicios que por parte de la Guardia Civil de Ciudad Real se llevan a cabo para luchar contra la caza ilegal, con especial incidencia y perseverancia en este mes de septiembre ante el comienzo de la época de berrea, la cual es aprovechada por los cazadores furtivos, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Fue el pasado 29 de agosto cuando agentes de la Guardia Civil del Destacamento del (SEPRONA) de Cabañeros interceptaron a un vehículo ocupado por tres personas que se encontraban realizando el ejercicio de la caza, entre los límites de provincia de Ciudad Real y , en una zona muy cercana al Parque Natural de Cabañeros.

Una vez identificados los tres ocupantes del vehículo, la Guardia Civil realizaron un registro del mismo, en el que observaron que estas personas portaban un rifle, así como varios visores de caza y tres sacos con restos de un cérvido.

Los ahora investigados no pudieron acreditar la procedencia del animal transportado, además de encontrarse en un coto privado de caza y sin autorización para realizar tal actividad cinegética, por lo que tras la incautación del arma y el género, se procedió a la investigación de estas personas como presuntas autoras de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, han sido entregadas en el Decanato de los Juzgados de Ciudad Real.