Periodos y días hábiles: Caza menor en C-LM

La época de media veda para la codorniz, tórtola común y paloma torcaz, comprendida entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre, marcaba un año más el inicio de la temporada de caza en Castilla-La Mancha, al tratarse del primer embate cinegético de la temporada 2010/2011. Una vez finalizada, el turno le llega a la caza menor y mayor.

Según la actual Orden General de Vedas de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, aprobada el pasado mes de mayo por el , los periodos hábiles establecidos para la caza menor en la región abarcan desde el 8 de octubre hasta el 8 de febrero de 2011.

En los terrenos cinegéticos de aprovechamiento común, el periodo hábil será desde el primer domingo de noviembre al último domingo de diciembre, ambos inclusive, limitándose la caza a los domingos de las 9 a las 13 horas, sólo en terrenos con superficie continua igual o superior a 250 hectáreas, pudiendo cazar cada cazador como máximo 2 piezas por día del conjunto de las especies conejo, liebre y perdiz, quedando el cupo libre para el resto de las especies cinegéticas.

La situación de la caza menor actualmente es muy buena en cuanto al conejo, pues la cría se ha dado bien, y algo más preocupante en la perdiz roja por las condiciones climatológicas durante la reproducción y también por la pérdida de hábitat, sobreexplotación y suelta de perdices no controladas que afectan a su estado sanitario y a su calidad genética.

La modalidad de cetrería, permitida en C-LM por primera vez desde la pasada temporada de caza, podrá practicarse en aquellos terrenos sometidos a régimen cinegético especial que expresamente la tengan autorizada en su plan técnico de caza y en aquellos en que esté autorizada la modalidad de caza menor al salto.

El periodo hábil para la práctica de la caza mediante esta modalidad es el correspondiente a la caza menor, es decir del 8 de octubre de 2010 al 8 de febrero de 2011.

Fuera de estas fechas, se podrán realizar prácticas de adiestramiento sin sueltas de escape tanto en terrenos sometidos a régimen cinegético especial como en terrenos de aprovechamiento cinegético común.

Las prácticas de adiestramiento con sueltas de escape únicamente se podrán realizar en zonas que previamente hayan sido autorizadas.

Al margen de la caza en media veda, se establecen otras excepciones a los periodos referidos anteriormente. En este sentido cabe destacar la caza de aves migratorias no acuáticas, en cuyo caso el periodo hábil en terrenos sometidos a régimen cinegético especial finalizará el día 31 de enero de 2011.

Cuando se trate de paloma zurita en puesto fijo, el horario será hasta las 16.00 horas. En los lugares de parada existentes en terrenos sometidos a régimen cinegético especial, durante los dos periodos hábiles para esta especie, la paloma torcaz podrá cazarse desde puestos fijos con el auxilio de cimbeles naturales o artificiales, siempre que no vulneren la prohibición señalada por la Ley 2/1993 de Caza de Castilla- La Mancha, al igual que en caso de las aves acuáticas, cuyo periodo habilitado para la caza comprende desde el 15 de octubre de 2010 hasta el 31 de enero de 2011, ambos inclusive.

Debido al carácter tradicional de la perdiz roja con reclamo en C-LM, se ha autorizado un nuevo periodo hábil especial desde el 24 de enero hasta el 6 de marzo del próximo año, únicamente en terrenos sometidos a régimen cinegético especial. El horario de caza será desde la salida hasta la puesta del sol, tomando del calendario las horas del orto y del ocaso. En esta modalidad queda terminantemente prohibido cazar con reclamo de perdiz roja hembra o con artificio que lo sustituya.

Para que se entienda autorizada, debe estar incluida en el plan técnico de caza aprobado. Además, su titular debe notificar el ejercicio de esta modalidad en la presente temporada cinegética, tanto a la Delegación Provincial de Agricultura y Desarrollo Rural como a la Comandancia de la Guardia Civil que correspondan, con al menos 10 días de antelación a la fecha de inicio del período hábil.

El cupo de piezas por cazador y día, los días hábiles en la semana, las distancias mínimas entre puestos y el número máximo de cazadores por día, serán los que establezca la resolución aprobatoria del plan técnico de caza para el coto. Los puestos para practicar esta modalidad de caza no podrán establecerse a menos de 250 metros de la linde cinegética más próxima.

En definitiva, fechas similares a las de la pasada temporada cinegética para facilitar la información y organización de las cacerías, sobre todo a aquellos cazadores que vienen a practicar este deporte a C-LM.

La caza genera en Castilla-La Mancha al año más de 5.000 empleos directos y 240 millones de euros

La actividad cinegética juega un papel determinante en Castilla-La Mancha, no sólo por su carácter deportivo y de ocio, sino por la importante actividad empresarial que genera, destacando su enorme influencia en el aspecto social y económico de la región, sobre todo en el mundo rural.

En este sentido cabe recordar que el volumen de negocio derivado de la caza, alcanza en la región una facturación anual cercana a los 240 millones de euros.

Según datos de la , la actividad cinegética genera en la región más de 5.000 empleos directos de trabajo, crianza y aprovechamiento de especies cazables.

En la actualidad, C-LM está considerada la primera región a nivel nacional, cinegéticamente hablando, tanto en especies de caza menor como mayor. La superficie destinada a esta actividad supera los siete millones de hectáreas, lo que supone el 91,23 por ciento de la superficie regional, de las cuales algo más de cinco millones corresponden al aprovechamiento de caza menor y el resto al de caza mayor.

Además, los amantes de la caza pueden disfrutar en C-LM de cerca de 6.000 cotos privados, tres sociales, dos reservas de caza y 40 zonas de caza controlada, contando en la actualidad con 200.000 licencias de caza expedidas.

En cuanto al número de piezas, al año se cobran en la región más de 55.00 de caza mayor y más de 4,3 millones de caza menor. Entre las especies autóctonas con mayor reclamo destaca la perdiz roja, reina de la caza menor en Castilla-La Mancha, y el jabalí y el ciervo en la caza mayor, éste último considerado el rey dentro de esta modalidad.

Señales biodegradables

Entre las novedades de este año, destaca la referida a la señalización de los puestos en las cacerías, ya que se podrán utilizar señales biodegradables, hechas fundamentalmente de cartón o de materiales de contrachapado, de un espesor inferior a los 5 milímetros, cuya sujeción se realice con una cuerda de fibras naturales. El objetivo que se persigue no es otro que contribuir a una degradación natural de estos elementos, sin olvidar que durante el desarrollo de las cacerías que se practiquen en forma de montería, gancho, batida, ojeo o tirada colectiva en zonas atravesadas por vías y caminos de uso público y vías pecuarias, los titulares cinegéticos o los organizadores de la cacería deberán de manera obligatoria poner a la entrada de la vía o camino en la zona o mancha que vaya a cazarse, señales para avisar de la celebración de la cacería.

En las modalidades de caza mayor, deberán colocarse al menos con dos días naturales de antelación. Dentro de los dos días naturales siguientes a la celebración de la cacería deberán retirarse, así como las indicadoras de los puestos.

El desarrollo sostenible de la actividad cinegética es de vital importancia en la gestión del medio natural, con el fin de preservar la riqueza cinegética y no romper el equilibrio ecológico.

Un escenario en el que el cazador juega un papel decisivo en la gestión de las buenas prácticas cinegéticas, siendo los primeros interesados en la conservación de los recursos naturales para asegurarse la caza de los años posteriores.

Modalidades caza menor

La caza “en mano” o “a la mano” resulta muy apropiada cuando se realiza entre dos, tres o cuatro amigos que se unen para cazar, bien en su propio coto o en los escasos terrenos libres.

Su principal atractivo reside en la incertidumbre que se genera sobre la pieza, ya que puede saltar a cada paso. Una buena preparación física es fundamental, ya que hay que andar durante todo el día grandes distancias y poseer rapidez en los cortes para sorprender a la caza. Los cazadores deben colocarse uno a la mano de otro, con una distancia entre ellos de unos 50 metros. Las especies que más se cazan en C-LM en esta modalidad son el conejo, la liebre, la perdiz y la codorniz.

Otra de las modalidades es la caza de liebres con galgos, en la que el cazador siempre se acompaña de dos perros llamados “collera”. Normalmente se suelen juntar de seis a ocho galgueros, cada uno con su collera correspondiente, batiendo la zona de caza. El fin de esta modalidad no implica siempre la muerte del animal, ya que la belleza de las carreras, la astucia de la liebre y la resistencia de los perros suponen un gran espectáculo.

El “ojeo” es la modalidad reina de caza menor en nuestra región. Consiste en batir una zona concreta entre varias personas, con o sin perros, intentando concentrar la caza que hay en este espacio para que los cazadores apostados en ese punto puedan capturar algunas de ellas. Esta fórmula se emplea principalmente para dar caza a la perdiz.

Para el ojeo de perdiz son necesarios dos grupos de personas: los que ahuyentan la caza haciéndola cumplir en un lugar determinado y previsto anteriormente, y los que, apostados en esa zona, intentan derribar al vuelo las perdices que cruzan su línea.

Por lo general, se suelen dar en un mismo coto y día de cuatro a cinco ojeos pero, por Ley, nunca se puede repetir la misma zona ojeada el mismo día, ni tampoco en la misma temporada.

Periodo y días hábiles: Caza mayor en C-LM

Para la caza mayor, la temporada comienza el 8 de octubre de 2010 y se extiende hasta el 21 de febrero de 2011 en el caso del ciervo, gamo, jabalí, muflón y arruí. En lo que respecta a la cabra montés, su periodo de caza comprende desde el 15 de noviembre hasta el 15 de enero de 2011, y para rececho de corzo, desde el 1 de abril hasta el 31 de julio de 2011.

Para garantizar la seguridad en monterías, ganchos y batidas de caza mayor, en el puesto ocupado por más de una persona sólo podrá haber un arma. En aquellas zonas en que sea frecuente en el periodo hábil de caza la presencia de nieve cubriendo el suelo de forma continua, y al objeto de poder practicar la caza de especies de caza mayor, se autoriza la caza sólo de estas especies en las modalidades de montería, gancho y batida cuando la capa de nieve no sea superior a 15 centímetros.

Prohibición de métodos y medios de captura

Queda prohibido el uso de rifles de percusión anular y el empleo de cartuchos de perdigones para la caza mayor.

Salvo en los casos en que expresamente se autorice a través de las resoluciones aprobatorias de los planes técnicos de caza, queda prohibido con carácter general cazar en todo tiempo las hembras de las especies ciervo, gamo, corzo, y cabra montés, así como las de jabalí seguidas de crías. Tampoco está permitida la caza de las crías de las especies ciervo, gamo, corzo y cabra montés en sus dos primeros años.

En esta Orden se contempla también una serie de limitaciones y excepciones cinegéticas de carácter provincial que determinan que está prohibida la práctica de la caza tanto en los Refugios de Fauna como en todos aquellos Espacios Naturales Protegidos de C-LM en cuya normativa específica así lo determine.

De este modo, en Albacete se prohíbe la caza en las Lagunas de Ruidera y en el área lagunar de Ojos de Villaverde, así como en los embalses de El Talave, Camarillas, Cenajo, Fuensanta, Tolosa y Turrilla.

En Ciudad Real, no se permite cazar en las Lagunas de Ruidera y en el embalse de Peñarroya.

Queda prohibida la caza de la cabra montés en toda la provincia de Cuenca, a excepción de los terrenos incluidos en la reserva de caza de la “Serranía de Cuenca” y en los cotos privados de caza que linden con la reserva natural de las “Hoces del Cabriel”.

En Guadalajara, quedan vedadas a la práctica de la caza la Laguna Honda (término municipal Campillo de Dueñas), Laguna Llana de la Yunta (término municipal de La Yunta), Laguna El Rubio (término municipal Campillo de Dueñas) y Laguna El Mojón (término municipal Campillo de Dueñas).

En Toledo, en los embalses de Castro y La Portiña, el monte “Parcelas de la Meseta Sur”, la Laguna de la Sal, y el Humedal de Los Charcones de .

La Ley de Caza de C-LM compagina los intereses cinegéticos con la conservación de la naturaleza

La Ley 2/1993 de Caza de Castilla-La Mancha es una de las legislaciones más avanzadas y pioneras del territorio nacional al compaginar perfectamente en su texto los intereses cinegéticos y los económicos asociados a ellos, con la conservación y protección del medio ambiente.

Los principios inspiradores de esta Ley hacen referencia a la conservación de la naturaleza, así como a la necesidad de facilitar el ejercicio de la caza a los ciudadanos como una actividad deportiva y de ocio, promoviendo el desarrollo cinegético como un claro motor económico generador de empleo e impulsor del desarrollo turístico de muchas zonas de la región.

Castilla-La Mancha posee una gran extensión de espacios cinegéticos. Se trata de una Ley que tiene por objeto regular el ejercicio de la caza en la región, con la finalidad de proteger, conservar, fomentar y aprovechar ordenadamente sus recursos cinegéticos, de manera compatible con el equilibrio natural.

En el artículo 6 de este texto legal se recoge el compromiso expreso de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de velar por el mantenimiento de la pureza genética de las especies o subespecies autóctonas que conforman el patrimonio cinegético de la región, especialmente de aquellas que hayan sido declaradas de interés preferente, así como de los aspectos sanitarios de la caza. El Gobierno regional, según esta Ley, promoverá las medidas necesarias para que la actividad cinegética alcance su mayor potencialidad dentro del desarrollo rural, sin perjudicar en ningún momento los valores naturales y culturales de Castilla-La Mancha.

Modalidades caza mayor

Entre las modalidades que se pueden practicar en C-LM dentro de la caza mayor encontramos el rececho. Una actividad que realiza el cazador individualmente, ayudado en ocasiones por un experto del terreno a recechar. Se trata de un sistema que se utiliza para abatir sólo los machos de las distintas especies.

El rececho es la caza más selectiva que existe, pero también la más difícil de realizar, ya que los machos viejos son los más huidizos en el monte, y suelen buscar sus refugios en lo más frondoso del bosque. El cazador tratará por tanto de sorprender a la especie a abatir en su propio medio, intentando aproximarse a ella lo más posible, poniendo a prueba sus cualidades, intuición y sigilo.

En cuanto a las armas, en este caso deben ser de cerrojo, monotiro o de repetición, pero nunca semiautomáticas, ya que se persigue abatir la pieza de un solo disparo.

Las especies que se suelen cazar en esta modalidad en C-LM son principalmente el ciervo, el corzo, el arruí, el jabalí, el gamo y el muflón.

La montería consiste en batir una extensión de monte llamada “mancha”, lo que realizan los monteros con los perros, e intentar capturar alguna de las piezas que hay en ella rodeando sigilosamente el terreno, lo que realizan los cazadores con las armas de fuego.

Al grupo de entre 16 a 25 perros se les llama “rehala” y normalmente se caza con diez o veinte rehalas, dependiendo de la extensión o fuerza del monte. Las rehalas van batiendo la mancha de un extremo a otro del monte, hasta regresar de nuevo al punto de partida.

Mientras, otros componentes del grupo se encargan de recoger las piezas abatidas y de entregar estos trofeos a cada uno de los cazadores que las abatieron. Las especies que se suelen cazar en esta modalidad son el ciervo, el jabalí, el gamo y el muflón.

Tanto en rececho como en montería, el rey de la caza mayor en C-LM es, sin duda, el ciervo.

Con el objetivo de agilizarlos trámites administrativos y evitar los actuales desplazamientos a las oficinas de registro, la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural cuenta con una Oficina Virtual para facilitar a los ciudadanos la presentación telemática de solicitudes vía Internet.

Además de poder utilizarse a cualquier hora del día, permite adjuntar documentación, disminuyendo así el gasto de papel y fomentando el cuidado del medio natural. Un dato importante teniendo en cuenta que la obtención de licencias de caza o pesca son las que más volumen de papeles mueven en esta Consejería.

A través de la Oficina Virtual se puede realizar la cumplimentación, firma y presentación en registro de los formularios de diferentes procedimientos administrativos. Entre ellos, la expedición de licencias de caza y de pesca, autorización de cerramientos cinegéticos, suelta de piezas de caza viva y autorizaciones con fines científicos en el medio natural. Esta herramienta puede utilizarla cualquier ciudadano con conexión a Internet que cuente con un certificado de firma reconocido.

Su acceso se puede realizar desde la web de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (www.jccm.es), en el apartado de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, así como a través de cada uno de los trámites que ofrece la sección de Atención a la Ciudadanía del Gobierno regional.