Esta propuesta del Sindicato de Enfermería contempla la elaboración de un Plan de Prevención contra la Violencia en el ámbito sanitario en el Sescam, así como en cada empresa o centro de trabajo de dicho ámbito y que incluya las medidas en cada caso a implantar para prevenir, evitar o disminuir el riesgo del personal sanitario de sufrir agresiones.

La norma dedica parte de su articulado a los derechos y obligaciones de los profesionales sanitarios al respecto para evitar o reducir las agresiones, tanto físicas como verbales, y sus consecuencias, tal y como ha informado SATSE en nota de prensa.

Otro aspecto en el que incide la normativa elaborada por SATSE es en la necesidad de impulsar campañas de información y sensibilización social.