La Red Castellano Manchega de Desarrollo Rural (RECAMDER) firmó junto al presidente de -La Mancha, , y a otros agentes sociales de la región, el contra la Despoblación de Castilla-La Mancha.

El presidente de RECAMDER, , señaló que este Pacto “marca una nueva etapa en la lucha decidida contra la despoblación y en la búsqueda e implantación de medidas que pongan freno al éxodo rural y atraigan a nuevos pobladores”.

Ortega recalcó que “este Pacto constituye un paso firme y contundente en la lucha contra la despoblación y en la apuesta por la supervivencia de los 615 pueblos de nuestra región que, según los criterios de , están en riesgo de despoblación, en muchos casos incluso llegando a alcanzar un riesgo severo por tener menos de 8 habitantes por kilómetro cuadrado”.

Asimimo, afirmó que “es necesario pasar de las palabras a los hechos y actuar con urgencia para invertir esta negativa tendencia demográfica, ayudar al medio rural generando oportunidades y garantizando servicios, y aunar esfuerzos en beneficio de nuestros pueblos y de las personas que viven y trabajan en ellos”.

Jesús Ortega felicitó y dio las gracias al presidente de Castilla-La Mancha y a su gobierno por recoger el testigo del Manifiesto de Sigüenza que promovió RECAMDER junto a los de Guadalajara en diciembre de 2018, “por entender la gravedad de la problemática de la despoblación y por tomar la iniciativa en la búsqueda de soluciones valientes”.

En este sentido, aseguró que “Castilla-La Mancha va por delante de otras comunidades autónomas puesto que es la primera región en la que se ha firmado un Pacto contra la Despoblación” y apuntó que la mayoría de las propuestas de RECAMDER y de los Grupos de Acción Local están reflejadas en este Pacto. Entre ellas, la necesidad urgente de incrementar la digitalización de los territorios rurales, dotándolos de banda ancha para favorecer la economía digital y las comunicaciones; la importancia de garantizar los servicios básicos a la población; el apoyo al emprendimiento en el medio rural y a la innovación; una discriminación fiscal positiva para los autónomos y vecinos de los pueblos; o la defensa férrea del agua “porque el agua que se va de Castilla-La Mancha a otras regiones se lleva consigo el empleo, la riqueza y las oportunidades”.

Desde RECAMDER también se considera urgente la reforma del sistema de financiación de las comunidades autónomas y de los Ayuntamientos y la firma de un gran Pacto de Estado por la Despoblación. “Sabemos que el esfuerzo que hace el Gobierno regional es muy importante, pero también sabemos que es vital que comunidades con gran dispersión territorial como es la nuestra, reciban más fondos de Europa y del Estado, porque sólo así podrán garantizar la prestación de servicios en los pueblos pequeños”, apuntaba.

Ante las más de 600 personas que se dieron cita en este acto, Jesús Ortega remarcó que en el reto de la despoblación, los Grupos de Acción Local deben jugar un papel fundamental porque están asentados en los territorios, llevan más de 30 años trabajando por el desarrollo rural, son unos grandes conocedores de las fortalezas y debilidades de cada pueblo y está formados por empresarios, autónomos, asociaciones de mujeres y de jóvenes, agricultores y una amplia representación del tejido socioeconómico de cada comarca.

“Los 29 Grupos de Acción Local siempre hemos creído y seguimos creyendo en el enorme potencial del medio rural”, aseveraba Ortega, quien defendía la importancia de que los Grupos puedan gestionar el Multifondo (FEADER, FEDER y Fondo Social Europeo), “porque hoy somos mucho más fuertes que hace 30 años”.

Jesús Ortega aseguró que “la firma del Pacto no es la meta sino la salida, por delante tenemos mucho trabajo y un reto difícil pero no imposible” y añadió que “es el momento de actuar y de hacerlo con ganas y determinación todos juntos, no hay excusas posibles ni podemos mirar a otro lado, nuestros pueblos tienen futuro y tenemos que poner todo nuestro esfuerzo y empeño en ese futuro”.