En un comunicado, el PP ha asegurado que en las redes sociales puede verse que “acusan al Ayuntamiento y al Manzanares FS de fomentar el odio y la violencia en connivencia con otro grupúsculo denominado Ultra Blues; consideran “presos políticos” a los terroristas de y apoyan a los agresores de guardias civiles en Alsasua; disculpan el terrorismo yihadista y apoyan la guerra en Siria o la invasión rusa en Ucrania; alardean de sus enfrentamientos con las FyCSE en diversas ciudades españolas; homenajean a delincuentes condenados por actividades antisistema y defienden el golpe de estado de Maduro en Venezuela”.

De ahí que el PP quiera manifestar su “oposición rotunda” a la participación de estos “grupos radicales” en cualquier actividad organizada o apoyada por el Ayuntamiento y más, como es el caso, si van dirigidas “a colectivos especialmente vulnerables como los jóvenes y menores”, pues “no parece razonable que el Ayuntamiento de Manzanares ceda sus instalaciones a estos colectivos que incitan al odio, ponen en peligro la convivencia pacífica, atacan a las instituciones democráticas y a sus representantes y están en el punto de mira de la Justicia y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Por su lado, el de Ciudad Real ha manifestado su apoyo a IU y Yesca “ante los ataques sufridos por la derecha local en Manzanares”, así como a la celebración del II Torneo Antirracista de Baloncesto que tendrá lugar el domingo, “frente a los intentos por parte de las formaciones más retrógradas y casposas de la derecha local (representada por el y ) de boicotear esta actividad y criminalizar a sus organizadores”.

El Partido Comunista ha asegurado que las “ridículas acusaciones” carecen de fundamento y que el verdadero motivo que mueve a la derecha para impedir esta jornada es “el compromiso político de los organizadores en la lucha contra el fascismo, el capitalismo y el imperialismo” y que “no quieren que en un torneo de baloncesto se hable de política”.

“Su preocupación por la seguridad y la paz de los ciudadanos de Manzanares o su oposición al extremismo violento es una pura falacia. Si así fuera se habrían manifestado en contra de los repetidos intentos de crear una hinchada de fútbol fascista, o la distribución de propaganda racista, homófoba y xenófoba en Manzanares”, ha declarado el Partido Comunista, que ha animado a los ciudadanos de Manzanares y alrededores a asistir al acto.