El ministerio que dirige Teresa Ribera ha concluido que “no es previsible” que dicho proyecto produzca impactos adversos significativos, siempre y cuando se adecue como filtro verde la parcela de 2,1 hectáreas contigua a la estación depuradora —ya construida y ampliada—, en cumplimiento de las condiciones señaladas en la resolución.

Según consta en la resolución, consultada por Europa Press, el proyecto, promovido por el organismo público Aguas de las Cuencas de España, S.A. (ACUAES), tiene por objeto presentar la mejor alternativa técnica, ambiental y económicamente viable para dotar al complejo lacustre de una adecuada infraestructura de saneamiento y depuración a todos los núcleos y edificaciones dispersas, ubicadas dentro del Parque Natural, garantizando en todas las condiciones de funcionamiento el vertido cero de aguas residuales a las lagunas.

Para ello, prosigue, en este proyecto se definen las obras e instalaciones de un sistema de saneamiento y depuración en alta que recoja las aguas residuales generadas en núcleos urbanos, edificaciones dispersas, áreas hosteleras y campings dentro del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, unificando todos las aguas residuales urbanas a través de colectores hacia la nueva estación depuradora para una población de 6.000 habitantes, situada en las proximidades del pueblo de Ruidera.

La actuación de saneamiento integral de las Lagunas de Ruidera fue declarada de interés general y de competencia de la en virtud del Plan Hidrológico Nacional de 2001, por lo que se proyectó la ampliación y remodelación completa de la obsoleta estación depuradora que existía en Ruidera.

El proyecto constructivo original, de 2005, fue aprobado en octubre de 2008 por el y y , si bien en abril de 2011 la anuló la resolución ministerial que aprobó el expediente de información pública, al considerar que el proyecto, ubicado en un espacio declarado LIC, debió someterse a la Evaluación de Impacto Ambiental.

Posteriormente, ACUAES presentó recurso de casación ante el . La obra fue ejecutándose hasta que el Tribunal Supremo dictó sentencia, el 7 de abril de 2014, resolviendo la anulación de la aprobación del proyecto y obligando a ACUAES a redactar el actual proyecto para someterlo a evaluación ambiental.

Así, la actuación de saneamiento, en sus actuales términos, incluye las obras incluidas en el anterior proyecto —la mayor parte ya ejecutadas—, así como otras no ejecutadas, consistentes en la adecuación de una superficie arbolada de una superficie de 2,1 hectáreas que actuará como filtro verde, así como las conexiones privadas de los diferentes puntos de vertido —instalaciones hosteleras, urbanizaciones, campings, etc.— a la red de colectores instalada para conducir las aguas residuales de estos 22 puntos hasta la estación depuradora.