“Lo que somos capaces de liar los rodenses con nuestros Miguelitos” comienza diciéndonos entre risas, el alcalde de La Roda, Vicente Aroca. Y les ponemos en contexto para darle todo el sentido (y la razón) a estas palabras al aclararles que, esta conversación, se produce durante la degustación de Miguelitos de La Roda con la que este importante municipio de Albacete se ha propuesto conquistar a todos a base de este bocado exquisito (y consiguiéndolo porque, literalmente, nos los quitan de las manos… y no es para menos).

“Aquí estamos -prosigue Aroca- degustando los Miguelitos de La Roda que son tan famosos en toda España”, y lo dice muy orgulloso por el hecho de que “la población de La Roda se conozca por tantas cosas y, especialmente, por su mejor embajador que es el ”.

Sin duda, son unos embajadores muy especiales: “Tienen una crema pastelera y unos hojaldres únicos, que sólo nuestros siete productores saben cómo se deben de hacer”, comenta el primer edil rodense, quien aprovecha para agradecer precisamente a esos productores “su profesionalidad, su cuidado de lo que es la esencia del Miguelito, y por saber comercializarlo de la manera tan noble y tan buena en la que lo hacen”, subraya.

Luchando por el reconocimiento

Vicente Aroca nos explica, en este escenario que, “el Ayuntamiento se ha podido unir a esos siete productores de Miguelitos para hacer esa Marca de Calidad Diferenciada. En ello estamos, con el a través de la Oficina Nacional de Patentes y Marcas para que, creo que ya en breve, nos concedan esta denominación”.

Asegura que, para él, algo así será “un orgullo muy grande, porque los propios productores son los primeros interesados, y en ello estamos trabajando”, afirma.

Quien los prueba… repite

Le decimos, entre risas, que nos confiese cuántas puertas le ha ayudado a abrir (siempre con buenos fines, evidentemente) una buena caja de Miguelitos de La Roda , a lo que Vicente Aroca contesta: “Yo no sé si me habrán ayudado a abrir puertas o no, pero lo que sí que sé es que, cuando están abiertas, al decir que soy de La Roda, todo el mundo me pide la caja de Miguelitos (y claro, tengo que ir a muchos sitios…)”, sonríe.

La princesa de , fan de los “Miguelitos”

Con un producto como ese de los que, a ciencia cierta, no fallan, un alcalde es capaz de presentarse con la cabeza muy alta ante quien haga falta. Y es lo que, en la jornada inaugural de FITUR 2014 (coincidiendo, además, con el Día de Albacete) ha hecho Vicente Aroca al plantarse ante los Príncipes de Asturias y, solventado el protocolo, obsequiarles con una caja de nuestros Miguelitos: “He tenido la ocasión y la fortuna -nos cuenta- de poder hacer entrega a sus Altezas Reales, los Príncipes de Asturias, de una caja de Miguelitos. Me he presentado y su protocolo me ha autorizado a hacérselos llegar y he de decir que, la Princesa doña Letizia me ha asegurado ser auténtica fan de los Miguelitos de La Roda y que, cada vez que tiene ocasión, los come” asegura, añadiendo que “me ha llenado de una inmensa alegría y satisfacción ver que nuestro famoso pastel hace las delicias de los Príncipes de España”.

No solo “Miguelitos”; también Semana Santa

Además de los Miguelitos de La Roda que, por segunda ocasión consecutiva, han protagonizado una masiva y exitosa degustación en FITUR, el municipio rodense ha acudido a esta cita especial con la Feria Internacional de Turismo 2014 con otra de sus grandes bazas turísticas (a pesar de ser menos conocida que los famosos pasteles): su Semana Santa.

Vicente Aroca ahonda también en este otro tesoro para su pueblo y explica cómo “se está trabajando con colaboración con las nueve cofradías que hay en La Roda en una Comisión que se ha formado entre los distintos miembros de la e integrantes de las propias cofradías, con el objetivo de poder presentar ante la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha los requerimientos necesarios para que la Semana Santa de La Roda obtenga la declaración de Interés Turístico Regional”, explica.

El alcalde asegura que su pueblo “se lo merece”. Por ejemplo, por los casi 2.000 nazarenos que, cada año, procesionan por sus calles; por las cofradías que, cada año, se afanan en incorporar novedades; porque aumenta la imaginería y porque gozan de “peculiaridades en algunas cosas”, como apunta el propio Aroca.

Razones sobran, pues, para visitar La Roda no solo para comprar Miguelitos… sino además de ello.