Así lo ha manifestado durante su participación en el desayuno informativo ‘Propuestas empresariales ante las próximas elecciones’ que ha protagonizado en el recinto ‘Talavera Ferial’, organizado por el digital encastillamancha.es, donde ha insistido en que la economía debe ser competitiva partiendo de la resolución de problemas como el gasto público, déficit público y deuda pública, e incentivando las inversiones privadas.

En esta línea, Madruga ha defendido la necesidad de inversiones fomentado, entre otras cuestiones, un puzle energético adecuado y la eliminación de la “grave presión fiscal” para los empresarios, como impuestos de sucesiones o patrimoniales, así como recuperar el IVA que había antes de la crisis, además de resolver la complejidad normativa actual.

Precisamente en materia impositiva, el secretario de Fedeto ha lamentado la “lastra de la competitividad” de las empresas, debido a un gasto público y una deuda pública “desmesurada”, que favorecen un sistema tributario, a su juicio, “injusto”.

De hecho, ha asegurado que el porcentaje medio que pagan las empresas españolas en impuestos es del 50 por ciento, mientras que la media europea se sitúa un 41,7 por ciento y en el resto del mundo es del 40 por ciento.

Unas obligaciones tributarias que además, en su opinión, perjudican la contratación, y prueba de ello, ha dicho, es que España es el “tercer país de Europa con más empresas, pero el tercero con más paro”. Por ello, ha abogado por un gran pacto de Estado que permita eliminar el gasto público superfluo.

También ha criticado la “doble imposición” que acarrean impuestos como el de sociedades, transmisiones o sucesiones. “Desde el mundo empresarial no aceptamos que hay que subir impuestos a empresas para mantener el estado de bienestar”, ha indicado.

PROPONE BAJADA DE COTIZACIONES

Madruga ha mantenido que bajando un punto las cotizaciones a la Seguridad Social, se crearán 100.000 puestos de trabajo, por lo que ha dicho que con la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) se la han colado “muy bien” a las empresas.

En este sentido, ha cuestionado dicha subida pues, en su opinión, “es un pretexto para subir cotizaciones sociales a las empresas, hasta un 22 por ciento, de la misma manera que el SMI”.

“El que se haya subido, distorsiona el mercado laboral y las relaciones en el mercado laboral”, ha señalado, a lo que ha añadido que “si se baja la deuda pública, se bajarían impuestos a empresas, se favorecería el ahorro y se podría subir el salario”.

En este punto, ha criticado una de las medidas del Gobierno de subir las cotizaciones a los autónomos, lo cual, desde su punto de vista, ha sido “una traición” de los que representan a los autónomos que “se han tragado lo que el Gobierno les ha impuesto”, lo cual ha supuesto “un paso atrás en las reivindicaciones de los empresarios”.

FOMENTO DIÁLOGO SOCIAL

Madruga también ha hecho referencia a la mala imagen al exterior que se está transmitiendo con las medidas económicas propuestas desde el Gobierno, que no van a incrementar las tasas de inversiones empresariales, pues generan la sensación de “un país caótico que no genera confianza”.

A este respecto ha precisado que las propuestas deben pasar por “desterrar los complejos, simplemente porque las propuestas no sean populares”. Y en este camino se encuentra, según ha reiterado, la necesidad del impulso al diálogo social entre gobierno, sindicatos y empresarios.

Y en esta “falta” de planificación económica ubica Madruga también la factura energética hasta el punto de que desde Fedeto se está estudiando la figura de agregador de energía eléctrica, que, en su opinión, genera un descuento del 20 por ciento.

Por último, sobre el ordenamiento jurídico español, ha subrayado que España es especialista en promulgar “normativas que son improvisadas, irracionales y técnicamente muy mal diseñadas”, y en especial, ha hecho mención a aquellas normas “de cómo vigilar al empresario”.