Para ello, el programa ‘Descubridores de Sefarad’ propone conocer las 18 ciudades que integran la Asociación y ofrece las distinciones de “descubridores de Sefarad”, con un pasaporte que será sellado en las ciudades y en determinados puntos de interés.

RUTAS POR TODA LA GEOGRAFÍA ESPAÑOLA.

El legado sefardí se distribuye en rutas que discurren por toda la geografía española. En el noroeste, Ribadavia, Monforte de , y son cuatro ciudades donde las costumbres de la época, los monumentos, las fachadas, y los sabores permanecen intactos en el presente.

En y , las juderías de Calahorra, Estella-Lizarra, y ofrecen lugares como la casa de los conversos Casanate (Tarazona).

En gran parte de la memoria sefardí está recogida en el museo MUHBA El Call, ubicado en un edificio de origen medieval donde se exponen piezas de cerámica, vidrio, y orfebrería.

La monumentalidad de las juderías de Extremadura abarca las calles del barrio de San Antón en , el Palacio Carvajal Girón en y el barrio medieval de Hervás.

En Andalucía, la presencia judía se remonta al siglo VII en , donde destaca la capilla de San Andrés. En el siglo XI, se convirtió en el lugar más importante para los judíos en la península ibérica, hasta que las tropas de Fernando III el Santo conquistaron la ciudad, y su judería conserva su trazado típico, mientras que en a su rico patrimonio árabe y cristiano se suma el judío, con la necrópolis, la más grande de Europa, como icono más importante.

En la zona central de la península el yacimiento de la Sinagoga de Sofer, la Sinagoga de Santa María la Blanca, la Sinagoga del Tránsito, y el Museo Casa del Greco, en , son referentes de la arquitectura sefardí.

En , destacan su judería, la iglesia del convento de Corpus Christi, que fue la Sinagoga Mayor de la ciudad, el palacio de Abraham Senneor, donde está el Centro Didáctico de la Judería, y el cementerio judío, excavado en El Pinarillo.

En , la mejor manera de concluir una jornada admirando su judería articulada en torno a las actuales calles de los Reyes Católicos y del Pocillo es contemplar el atardecer desde el Jardín de Moshé de León.