Esta obra tardía del pintor cretense (ca.1600-1607) muestra uno de los temas iconográficos constantes a lo largo de la historia de la pintura cristiana: la escena de Getsemaní.

La producción del Greco cuenta con un gran número de versiones conservadas —trece en total en Francia, , , o , entre otros— y distinta variedad compositiva de este tema, firmemente vinculado al escenario nocturno lunar concebido por el artista, una de las cumbres de su poética pictórica, ha informado el Museo en un comunicado.

La imagen se encuentra dividida en dos planos: el plano superior es portador del asunto divino, con Jesús arrodillado ante el mensaje del ángel; y el plano inferior, dedicado al mundo humano, donde los apóstoles , y duermen.

A la derecha se ve, en la lejanía, la ciudad de , de la que sale el grupo de soldados conducido por Judas Iscariote para el prendimiento de Cristo.

Se aprecia la influencia compositiva de Mantegna, Tiziano y Tintoretto, fruto de la estancia del Greco en Italia y especialmente de en las posturas retorcidas de y .

El lienzo perteneció inicialmente al retablo dedicado al Misterio de la Pasión de Cristo, encargado para la capilla Mayor de Santa María de Andújar (Jaén).

Tal encargo se debe a don , personalidad nobiliaria del momento y mecenas de gran prestigio, quien fuera presidente de la Chancillería de Granada, así como miembro del .

Tras los desperfectos ocasionados en la iglesia por la Guerra Civil, de los cuales se salvó, el cuadro se colocó en su actual ubicación de la capilla de San Ildefonso, ahora llamada ‘Capilla del Greco’.