El consejero de Agricultura, y Desarrollo Rural, ha manifestado la importancia de recuperar al sector del vino “que se quedó fuera en la legislatura pasada” en las ayudas de FOCAL, que ha aprobado el , dotadas con 70 millones de euros y con la que prevé una inversión privada de 500 millones de euros en el medio rural, “en una región vinculada a la industria agroalimentaria”, en la que esta supone el 6 por ciento de su Producto Interior Bruto.

Además, ha anunciado una nueva orden de ayudas a las comunidades de regantes con la que el Gobierno de , “pretende beneficiar a aquellos proyectos que ahorren agua y que repartan riqueza”.

Unos temas muy relevantes que ha trasladado en rueda de prensa en Ciudad Real junto a la directora provincial de Agricultura, Prado Amores, en un departamento que, previsiblemente, tramitará el mayor número de ayudas del Programa de Desarrollo Rural (PDR) en estas dos áreas, tanto en el sector del vino, como en ayudas a regadíos.

El titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha señalado que “la expectativa es muy grande” porque hay empresas que ya han empezado a hacer la inversión y estaban esperando esta nueva orden de ayudas al Fomento de la Calidad Alimentaria, principalmente las bodegas, puesto que “va a ser la mayor inversión privada en el medio rural con la mayor apuesta de fondos públicos para una ayuda concreta”, ha hecho hincapié.

Martínez Arroyo ha manifestado que la provincia de Ciudad Real probablemente se convertirá en una de las más beneficiadas a la hora de poder solicitar estas ayudas FOCAL que priorizarán los proyectos presentados por mujeres o jóvenes y proyectos “relacionados con el medioambiente o cooperativas que hayan realizado procesos de integración comercial”. Y ha recordado que pueden pedirlas “las bodegas, las almazaras, las harineras y todo este tipo de industrias” tan representativas de Castilla-La Mancha, a las que ha animado a solicitarlas a partir de su publicación en el DOCM -que es inminente- y es “la línea más importante del Gobierno en esta materia”.

Del vino al agua

Además de impulsar el sector vitivinícola, para el consejero “el futuro de la agricultura en Castilla-La Mancha pasa inexorablemente por su acceso al agua” y, precisamente, en el Alto Guadiana, el Gobierno central tiene pendiente resolver los expedientes de explotaciones prioritarias de agricultores de Ciudad Real y Albacete. En este sentido, Martínez Arroyo ha asegurado que está “trabajando activamente con la para tener en cuenta estos expedientes y que en 2017 se puedan quedar resueltos”, recordando que la competencia es del Gobierno central.

Por esta razón, desde la Consejería se está revisando “pozo a pozo” y analizando “expediente a expediente” de los que estaban comprometidos desde el año 2011, por lo que si este año definitivamente quedan legalizados los pozos se resolvería “el principal problema de la cuenca”. No obstante, ha insistido en que, habría que seguir trabajando en garantizar el acceso al agua de los jóvenes a la agricultura en esta zona de la región, haciéndolo compatible con la conservación del medio ambiente.

Ayudas a las comunidades de regantes

Por último, a preguntas de los periodistas, el consejero se ha referido a otra importante orden de ayudas promovida por el Gobierno regional a través del PDR para ayudar a los agricultores en “proyectos en los que se ahorre agua” y en “proyectos de regadío social”. Es decir, priorizando el presupuesto para aquellas comunidades de regantes de Castilla-La Mancha “que más reparten el agua” y que, por tanto, “que más reparten la riqueza” generada por ésta y que en definitiva, “permiten que más agricultores sean empresarios en nuestra Comunidad Autónoma”. La publicación de esta orden de ayudas se prevé que esté lista en esta primavera y está dotada con cerca de 32 millones de euros.