“En Brasil, nuestra cuota de mercado del 5,5% es doblada por nuestros socios europeos: Portugal, Francia e Italia. Ello nos relega a un 6º lugar como proveedor de vino a Brasil, que no se corresponde con nuestro potencial”, ha lamentado Correas.

El delegado del IPEX explica que la cultura del vino en Brasil es relativamente nueva y pese a ser un producto aún minoritario sus consumidores son muy activos. Por eso han proliferado las publicaciones, blogs, especialistas y los formadores de opinión, especialmente en formatos electrónicos pues los medios impresos viven la una profunda crisis global del sector. En este aspecto el periodista Marcel Miwa dará su visión de cómo los creadores de tendencias fomentan esta cultura, ha informado FENAVIN en un comunicado.

“Para aproximarse a estos sectores, el vino español debe, en primer lugar, estar presente en el mercado a través de su importador. Una vez en el mercado, tendrá por delante todo un trabajo de darse a conocer en puntos de venta, restaurantes, eventos y promociones, realizando degustaciones y presentándose ante estos formadores de opinión, que tienen gran influencia entre los consumidores brasileños”, explica Correas.